konzapata.com

El proyecto que explica por qué el general Padrino López sigue al frente de la Fuerza Armada

martes 09 de julio de 2019, 21:00h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Padrino López sigue allí. Como factor de sostén fundamental de Nicolás Maduro. Como líder de la Fuerza Armada. Como punto de equilibrio de los distintos factores. ¿Y por qué? Las claves se encuentran en el discurso que pronunció el 8 de agosto de 2017 ante la recién designada Asamblea Nacional Constituyente, convocada por Maduro. Hoy vale la pena recordar a ese general Padrino López que ¿sigue siendo el mismo?
Padrino López es militante de un proyecto político / Foto: Wikipedia
Padrino López es militante de un proyecto político / Foto: Wikipedia

Desde los Estados Unidos, desde Colombia, desde adentro del país, se le ha dicho al general Vladimir Padrino López que dé un paso al frente y le quite el apoyo a Maduro. Desde la oposición se le ha enviado el mensaje. Y también desde el chavismo disidente. Pero Padrino López se mantiene al lado de Nicolás Maduro. Se le ha vinculado a presuntas conspiraciones. Pero sigue al lado de Maduro. Una vez dijo de Maduro que era un líder de gran fortaleza espiritual para resistir todo lo que ha resistido. Hay quienes dicen que lo dicho por Padrino López es solo un discurso formal, de rutina si se quiere, necesario para mostrar una imagen. Sin embargo, todo este tiempo, la acción ha acompañado al discurso. Ha habido una consecuencia entre palabra y acción. Porque sigue de lado de Maduro. Y sigue siendo el líder de la Fuerza Armada. ¿Por qué? No hay otra explicación de que el general es un convencido del proyecto bolivariano. Del proyecto de Hugo Chávez. Y del rol de la Fuerza Armada, de una Fuerza Armada, dice, refundada por Chávez.

Así, para Padrino López, la Fuerza Armada adquirió desde los inicios de la república, un carácter imbatible para el resto de la historia, y ese no es otro que el antimperialismo. Y que esa Fuerza Armada con Chávez, con la Constitución de 1999, dio un “salto cuántico” en su rol, que ya no es la Fuerza Armada de la IV República, vista como una fuerza de ocupación y de represión, y que atendía a los jefes del imperio. No, esta Fuerza Armada, la suya, la de Chávez, la bolivariana, es una Fuerza Armada para garantizar la independencia del país, un aspecto que, apuntó, no estaba contemplado de forma clara en la Constitución de 1961, como sí lo está ahora en la Constitución de 1999. Y este es un sublime propósito, dijo. No es la Fuerza Armada, dijo entonces Padrino López, que cuidaba las fincas y las empresas de los dirigentes de la vieja partidocracia. “No estamos aquí para cuidar intereses particulares sino los de la Patria”. De Venezuela y del pueblo de Venezuela.

Para comenzar, que Padrino López, con aquel discurso, con su presencia, la de él y de todo el Alto Mando Militar, fue a manifestar el respaldo de los militares a la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente. Y la respaldó diciendo que era legítima, originaria, depositaria de la voluntad del pueblo, fuente legítima de autoridad y árbitro del futuro de la nación. La comparó, incluso, con el Congreso de Angostura convocado por Simón Bolívar. La declaró “augusta” Asamblea Nacional Constituyente. De modo que ese día, Padrino López fue a despejar cualquier duda en torno a una Asamblea de la que el mundo ya decía que no iba reconocer acto alguno emanado de ella. Y fue esa ANC la que llamó a elecciones más tarde, las que ganó Maduro, reconocidas por la Fuerza Armada, y por tanto, Maduro reconocido para un nuevo periodo, que es el periodo que buena parte de la comunidad internacional no admite hoy como legítimo. Para Padrino López, en cambio, no hay dudas. Esa ANC es soberanísima y plenipotenciaria. Y desde ese momento dijo que la Fuerza Armada ofrecía los servicios a la ANC.

Y el general dijo lo anterior porque cree que la república ha sido refundada. Que Venezuela fue refundada con el proyecto chavista. Por Hugo Chávez. Que la república adquirió con la Constitución de 1999 la esencia bolivariana. Que es una refundación que procede para todas las instancias del Estado, lo cual implica la refundación, también de la Fuerza Armada. Padrino López asume este proyecto. Y es claro al apuntar que factores de poder todavía no entienden lo que ha ocurrido. Que la vieja partidocracia, así llama a la dirigencia del pasado, no ha terminado de interpretar que la Fuerza Armada ha sido refundada. Que la nueva Fuerza Armada es:

Bolivariana

Revolucionaria

Antimperialista

Que el germen revolucionario está vivo desde 1810. Y que Chávez lo que hizo fue rescatarlo. Y, por supuesto, ese día, ese 8 de agosto, con su discurso, Padrino López no hacía más que tomar el testigo, y seguir la línea de Chávez, marcando así la política, que es la política seguida todo este tiempo por la Fuerza Armada, y ratificada en el discurso que este 5 de julio pronunció ante la ANC, el almirante Remigio Ceballos. Porque el discurso de Ceballos recoge en esencia lo que ya había dicho Padrino López dos años antes, con lo cual pone en evidencia que el ministro de la Defensa es el líder indiscutido.

Así, para Padrino López, la Fuerza Armada adquirió desde los inicios de la república, un carácter imbatible para el resto de la historia, y ese no es otro que el antimperialismo. Y que esa Fuerza Armada con Chávez, con la Constitución de 1999, dio un “salto cuántico” en su rol, que ya no es la Fuerza Armada de la IV República, vista como una fuerza de ocupación y de represión, y que atendía a los jefes del imperio. No, esta Fuerza Armada, la suya, la de Chávez, la bolivariana, es una Fuerza Armada para garantizar la independencia del país, un aspecto que, apuntó, no estaba contemplado de forma clara en la Constitución de 1961, como sí lo está ahora en la Constitución de 1999. Y este es un sublime propósito, dijo. No es la Fuerza Armada, dijo entonces Padrino López, que cuidaba las fincas y las empresas de los dirigentes de la vieja partidocracia. “No estamos aquí para cuidar intereses particulares sino los de la Patria”. De Venezuela y del pueblo de Venezuela.

Con menos pueblo y más Fuerza Armada, el discurso...

Leer más

Ese discurso es el de un militar convencido de un proyecto. Que rechaza el tratamiento que se la dio a la Fuerza Armada en la IV República y en cambio rescata lo que Chávez y también Maduro han hecho por ella para fortalecerla. Y allí estriba la diferencia. Ello explica, señaló, por qué ha resistido a los ataques del imperio. Y si los señores imperialistas no entienden lo que ha pasado, lo que ha cambiado en la refundada Fuerza Armada, les va a costar mucho pasar por encima de esa Fuerza Armada. Hagamos un paréntesis. Padrino López dijo esto hace dos años, y en estos dos años, han resistido en el poder. Y dijo: que de la combinación con el pueblo nadie los va a sacar; que de la defensa integral nadie los va a sacar; y dijo que el arma silente es la milicia bolivariana, “es la más poderosa porque es el pueblo en armas”, y esta es una frase casi que copiada por el almirante Ceballos este 5 de julio de 2019.

Aquel discurso, Padrino López lo cerró hablando del proyecto bolivariano. Del “proyecto que nosotros tenemos”. Lo cual indica que el general es parte de ese proyecto. Y dicho allí, en la ANC de Maduro, lo convertía en un oficial militante de ese proyecto y esa causa. ¿Alguien lo sigue dudando? Señalaba que ese proyecto bolivariano es “hermoso, de patria”. Dijo que es un proyecto completo. Y por ello llamaba a no perder el horizonte, a batallar en medio del bloqueo sin perder el horizonte, que no es otro que la independencia nacional.

Si se suma lo dicho por Padrino López en todo este tiempo, después de ese discurso, se puede completar un cuadro político, una política, y una línea política. Padrino López no es solo un militar. Es dirigente y líder de un proyecto. Hasta dónde llegará, es la pregunta. Cuándo se impondrá el político sobre el militar.