konzapata.com

Dos pesos pesados del chavismo se insultan y revelan algunos secretos

martes 16 de julio de 2019, 16:01h
Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Dos hijos de Chávez ya no se muerden la lengua para insultarse. O para asomar secretos. Tal vez aún los frena lo delicadas que son algunas materias, y que algunas comprometen a la memoria de Hugo Chávez, y que siendo así pueden desatar tormentas inconvenientes para el conjunto, que bien está en el poder, o que bien estuvo en el poder, y que ahora se ubica en el bando de la disidencia chavista.
Cabello y Ramírez ya no se muerden la lengua para insultarse / Montaje: KonZapata
Cabello y Ramírez ya no se muerden la lengua para insultarse / Montaje: KonZapata

Esos dos hijos de Chávez son Diosdado Cabello y Rafael Ramírez. Estaban, ambos, en la línea de sucesión. En 2012 se les veía a los tres, junto a Nicolás Maduro, en la línea del poder. Primero Maduro, el vicepresidente Ejecutivo; después Ramírez que entonces tenía el poder del dinero en cuanto era el presidente de Petróleos de Venezuela, PDVSA; después Cabello, que era presidente de la Asamblea Nacional.

Ahora Ramírez y Cabello no encuentran cómo atacarse. Ramírez no le perdona a Cabello que se haya cuadrado con Maduro, que le haya brindado todo el apoyo y que prácticamente lo haya sostenido en el poder; le cobra que desde la posición de presidente de la Asamblea Nacional Constituyente no haya hecho nada por desalojar a Maduro de la Presidencia; le cobra que no se haya interpuesto ante Maduro y evitara la purga que lo sacó del poder; le cobra que no diga nada sobre la cacería, sobre la persecución que le ha impuesto Maduro. Cabello se cobra la soberbia de Ramírez, la del pasado, cuando controlaba PDVSA; no le perdona que Ramírez conspiró contra él para alejarlo de Chávez; que también se alió al grupo que le metió a Maduro por los ojos a Chávez para que lo escogiera sucesor; que haya pactado con el enemigo y que viva en Italia, o escondido o protegido; le cobra que ande por allí, rumiando odio, y soltando información, soltando datos.

Siga leyendo esta información en ALnavío.com