konzapata.com

Cuál es la verdadera línea de Diosdado Cabello ante la negociación de Barbados

martes 16 de julio de 2019, 16:02h
Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Rafael Ramírez dice que Diosdado Cabello está en el pacto. Que busca su propio reacomodo en la negociación que desarrollan Juan Guaidó y Nicolás Maduro. Ramírez dice eso pero Cabello se comporta de otra manera. Diciendo que no se negocia. Que no habrá elecciones presidenciales. Y que la oposición está fuera de foco pues ha ido a negociar en su peor momento.
Diosdado Cabello marca la línea dura / Foto: Con El Mazo Dando
Ampliar
Diosdado Cabello marca la línea dura / Foto: Con El Mazo Dando

Diosdado Cabello insiste. No hay nada que negociar. La Constitución es la que manda. Y la Constitución señala que ya hubo elecciones presidenciales, las que le ganó Nicolás Maduro a Henri Falcón por amplia diferencia. Diosdado Cabello se coloca en la línea dura. Y pensando en esa línea dura viajaron a Barbados los negociadores de Juan Guaidó y Nicolás Maduro. Pero Rafael Ramírez escribe que la verdad es que Cabello también quiere negociar. Que él es parte de la negociación. Como también forma parte del fracaso de Maduro. Por el apoyo que le ha brindado a Maduro en todo este tiempo.

Diosdado Cabello tiene una línea de acción para oponerse a las negociaciones:

Diosado Cabello se muestra cómodo. Porque señala, la oposición está en su peor momento histórico. Y así está negociando. Y negociando para qué. Si alguien está débil, como es el caso de la oposición, no va a lograr nada en una negociación. “La derecha se empeña en negociar en su peor momento”. Dice que está dividida, incoherente. Que las ambiciones personales están a la orden del día. Que no tiene poder de convocatoria para llenar las calles. En cambio dice que el PSUV está organizado, y llega a señalar que inclusive, en la Asamblea Nacional, el PSUV es la fracción de todas las fracciones, con más votos. “Tenemos una maquinaria para ganar elecciones”. “Ellos están peleados”, señala.

-Se puede dialogar.

-No negociar. No hay nada que negociar.

-Se pueden hacer concesiones en el marco de la Constitución. Ley de amnistía, por ejemplo.

-Se puede acordar cuándo serían las elecciones a la Asamblea Nacional.

-Que la oposición a cambio de ciertas concesiones gestiones ante EEUU que le quiten las sanciones al país.

-No se negocian las elecciones presidenciales. Aquí no hay nada que negociar.

-Y no se pueden negociar las presidenciales porque la oposición no reconocería que el chavismo volviera a ganarlas.

-Que lo primero es el respeto a la Constitución.

Diosdado Cabello le dijo a Prensa Latina que la oposición no se merece concesiones, que se hagan nuevas elecciones presidenciales. Ni las merecen ni tampoco se puede, según lo que dicta la Constitución. No las merecen por el historial de la oposición, que ni siquiera reconoció las palizas de Hugo Chávez. Que ellos en verdad no quieren elecciones.

Diosado Cabello se muestra cómodo. Porque señala, la oposición está en su peor momento histórico. Y así está negociando. Y negociando para qué. Si alguien está débil, como es el caso de la oposición, no va a lograr nada en una negociación. “La derecha se empeña en negociar en su peor momento”. Dice que está dividida, incoherente. Que las ambiciones personales están a la orden del día. Que no tiene poder de convocatoria para llenar las calles. En cambio dice que el PSUV está organizado, y llega a señalar que inclusive, en la Asamblea Nacional, el PSUV es la fracción de todas las fracciones, con más votos. “Tenemos una maquinaria para ganar elecciones”. “Ellos están peleados”, señala..

Diosdado Cabello hace de policía malo. O policía peor...

Leer más

Es una oposición que tiene presión internacional. Porque no ha entregado resultados. Que está peor que en enero. Que los aliados le exigen que cumpla. Que el 30 de abril era el día, y no cumplió. Que el 23 de febrero era el día, y no cumplió. Que los militares estaban con la oposición, y tampoco era verdad. Dice que la oposición le ha mentido a los Estados Unidos y también lo ha robado. La presión de los EEUU no es solo contra los chavistas, dice, es también contra la oposición. Señala que la oposición está esperando que otros hagan algo por ella o que el chavismo se divida. “No nos vamos a rendir”, sentencia Diosdado Cabello.