konzapata.com

Los que critican a Guaidó por el bono de Citgo se olvidan de estos detalles

lunes 29 de julio de 2019, 15:34h
Por Juan Antonio Avellaneda.- La emisión por 1.370 millones de dólares que llevó a cabo Citgo Holdings la semana pasada con el fin de pagar el vencimiento del bono con vencimiento en febrero del 2020 ha desatado todo tipo de comentarios en el mundo político y financiero. Algunos critican la transacción y otros la defienden. Para poder emitir un juicio es importante antes que nada entender qué pasó en Citgo en la era Chávez-Maduro.
Juan Guaidó logra la defensa de Citgo / Foto: @jguaido
Ampliar
Juan Guaidó logra la defensa de Citgo / Foto: @jguaido

Citgo es una empresa aguas-abajo filial de PDVSA. Procesa petróleo en su red de refinerías para convertirlo en productos como gasolina, asfalto, aceites y etc. Cuando Hugo Chávez llegó al poder, Citgo operaba 7 refinerías, 60 terminales y 14.855 estaciones de servicio algunas con un novedoso acuerdo con la tienda de conveniencia 7-Eleven. Todo en los Estados Unidos.

En 2005, Hugo Chávez bajo el argumento de que Citgo no era rentable, inició un proceso de venta que hoy hace que Citgo tenga solo 3 refinerías, 48 terminales y aproximadamente 6.000 estaciones de servicio además de que quedó sin efecto el acuerdo con 7-Eleven. La disminuida empresa se puso en venta a un precio de 10.000 millones de dólares.

Nicolás Maduro hereda esta disminuida Citgo con cartel de venta. La grave crisis económica venezolana se comienza a perfilar y las necesidades de dinero cada vez se hacen más perentorias para el gobierno de Maduro. Es en 2015 cuando decide quitarle el cartel de venta y con una maraña legal logra exprimirla sacándole todo el dinero posible vía endeudamiento.

Antes de 2005, Citgo Petroleum mantenía bajos niveles de deuda, lo cual es común en empresas de este ramo. El negocio de refinación es el que posee menos márgenes de utilidad en la cadena del petróleo. Pero Citgo en su categoria era muy rentable por cierta disciplina financiera, además del valor estratégico de refinar el petróleo pesado de la Faja del Orinoco, convirtiéndolo en productos para el primer mercado mundial, los Estados Unidos.

Nicolás Maduro hereda esta disminuida Citgo con cartel de venta. La grave crisis económica venezolana se comienza a perfilar y las necesidades de dinero cada vez se hacen más perentorias para el gobierno de Maduro. Es en 2015 cuando decide quitarle el cartel de venta y con una maraña legal logra exprimirla sacándole todo el dinero posible vía endeudamiento.

Y es que la constitución legal y estatutos de Citgo, hacían engorroso que la empresa pudiera otorgar un mega dividendo a su casa matriz, PDVSA. Es cuando crean una empresa en Delaware, llamada Citgo Holdings, que pasará a ser dueña 100% de Citgo Petroleum, y es esta empresa de papel la que ese mismo año se endeuda en 2.800 millones de dólares con el fin de entregar todo ese dinero mediante un mega dividendo a PDVSA.

Así es como se exprimió Citgo y no se vendió, pero por la vía de ese endeudamiento y otras operaciones se le extrajo la mayor cantidad de dinero dejándola en delicada situación financiera.

El 26 de enero de 2015 lo adelantamos: “No es casualidad que esto se anuncie unos días después del regreso del presidente Maduro de su gira internacional de la que no obtuvo los recursos solicitados, y luego de que, según mis fuentes, la venta de Citgo no se lograra, dado que ninguna de las ofertas convencieron a PDVSA. Por lo cual se procede a esta transacción que, como explicaré a continuación, es una mala hipoteca de Citgo”.

Entonces se emiten esos bonos de Citgo Holdings al 10,75% y con vencimiento febrero 2020 por 1.500 millones de dólares. Importa destacar que el mercado exigió que los bonos tuviesen como garantía 100% las acciones de Citgo Petroleum. Ese 2015 la deuda de Citgo Petroelum y Citgo Holdings terminó en alrededor de los 4.800 millones de dólares.

Esta mala transacción es perfectamente entendida...

Leer más

Los números no engañan. El pasado viernes, Curtis Rowe, Vice-Presidente de Citgo declara a Bloomberg que esperan que la empresa regrese a una rentabilidad positiva en el segundo trimestre de 2019 dado que en el primer trimestre arrojó pérdidas por 104 millones de dólares.

La misma nota de Bloomberg comenta que se espera que estas ganancias del segundo trimestre estén entre 70 y 110 millones de dólares.

Y es que además de esta poca flexibilidad financiera por el alto endeudamiento, las sanciones que no permiten comprar crudo pesado a PDVSA han hecho complicado a Citgo adquirir este petróleo que es su materia prima. Canadá, México y Colombia son algunos de los lugares donde han tenido que ir a comprar el petróleo pesado que es el que procesan las refinerías de Citgo.

Bajo esta situación propia de la empresa, más la presión de una demanda en una corte de Delaware y el confuso escenario político, se logra un exitoso proceso de emisión de deuda con el fin de poder cumplir con el pago de ese bono Citgo 2020.

Para los críticos de la operación esta pregunta: ¿Asdrúbal Chavez y su administración cómo hubiesen logrado obtener esos 1.800 millones de dólares en el mercado? Probablemente a mayor tasa con mayores condiciones. ¿Qué otra alternativa existe cuando se viene ese vencimiento, y la empresa no genera los recursos para pagar ese monto y el bono a vencerse tiene todos los activos de la empresa como garantía.

Juan Guaido, en el comunicado del pasado viernes sobre esta transacción lo dejó muy claro. Se logró defender el principal activo de Venezuela en el exterior.

Hoy hay quienes critican estas operaciones, pero en 2015 cuando muchos operadores y políticos veían esas mega operaciones de endeudamiento de Citgo y PDVSA guardaban silencio.