konzapata.com

Entre John Bolton y Mike Pompeo cuál es el policía malo en la crisis de Venezuela

lunes 19 de agosto de 2019, 21:20h
Por Juan Antonio Avellaneda (KonZ).- A finales de julio cuando la Casa Blanca debía decidir la suerte de las compañías petroleras de los Estados Unidos con la extensión o no de la licencia especial que les permite evitar las sanciones y seguir operando en Venezuela, se evidenciaron, y así fue reseñado, dos visiones sobre cómo abordar el caso Venezuela. Una visión estaba encabezada por John Bolton y otra por Mike Pompeo.
Pompeo y Bolton son dos piezas clave para Trump. / Foto: Montaje KonZapata
Ampliar
Pompeo y Bolton son dos piezas clave para Trump. / Foto: Montaje KonZapata

John Bolton, Asesor de Seguridad Nacional para los Estados Unidos, es conocido en Washington como un “halcón republicano”. De carrera política dentro del partido Republicano ha tomado parte en las administraciones de Ronald Reagan y los dos Bush, padre e hijo, siempre asesorando en materia de seguridad internacional. Bolton se proclama nacionalista y conservador. Graduado en Yale, no ha ocultado que su misión es un cambio de gobiernos en Irán, Siria, Venezuela, Cuba, Yemen y Corea del Norte.

Mike Pompeo, Secretario de Estado, es 20 años más joven que Bolton. Es un veterano del ejercito con estudios posteriores en Harvard University. Incursiona en el terreno político en 2011 como representante por el estado de Kansas hasta el 2017. Ese es el año en que Donald Trump sorprende al Partido Republicano cuando lo nombra Jefe de la CIA, para luego designarlo en abril de 2018 Secretario de Estado.

Estas diferencias entre el veterano político ultraconservador John Bolton y el llamado “nuevo estilo republicano” de políticos más jóvenes como Mike Pompeo sobre Venezuela, parecen difíciles de creer dentro de una administración tan particular y personalista como la de Donald Trump, por lo que no hay que descartar que la Casa Blanca esté jugando con ellos a la operación del “policía bueno y el policía malo”, siendo Pompeo el bueno, el diplomático, el que busca la negociación y transición, cuestión que además va con su cargo de Canciller. Bolton queda como el malo, el que quiere el cambio de gobierno a cualquier costo, posición que también se adapta a su cargo de Asesor en Seguridad Nacional.

El tema de las licencias petroleras, y en especial el caso de Chevron, puso dos tendencias sobre la mesa. La de Bolton que no quería la extensión y la de Pompeo, más pragmática, que estaba a favor de ella, dado que considera que la presencia de Chevron en Venezuela es importante a la hora de una transición.

De hecho, Bolton, el pasado 6 de agosto, en rueda de prensa, cuando se le preguntó sobre la presencia de Chevron en Venezuela dijo: “Yo preguntaría a la junta directiva y accionistas de cualquier compañía de Estados Unidos: ¿Está en tu cultura corporativa mantener relaciones comerciales que soportan una brutal dictadura?”.

Estas diferencias entre el veterano político ultraconservador John Bolton y el llamado “nuevo estilo republicano” de políticos más jóvenes como Mike Pompeo sobre Venezuela, parecen difíciles de creer dentro de una administración tan particular y personalista como la de Donald Trump, por lo que no hay que descartar que la Casa Blanca esté jugando con ellos a la operación del “policía bueno y el policía malo”, siendo Pompeo el bueno, el diplomático, el que busca la negociación y transición, cuestión que además va con su cargo de Canciller. Bolton queda como el malo, el que quiere el cambio de gobierno a cualquier costo, posición que también se adapta a su cargo de Asesor en Seguridad Nacional.

Pero al final la decisión en las tácticas y estrategias son hechas probablemente por Donald Trump, su estilo lo indica así, por lo que esas supuestas diferencias pueden serle útiles. Se puede saber lo que piensan Bolton y Pompeo. Pero saber lo que tiene Donald Trump en su mente, eso sí que es complicado.