konzapata.com

Otro peligro para Maduro: la excesiva confianza que pone en Rusia y Putin

viernes 23 de agosto de 2019, 16:00h
Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Nicolás Maduro pone todos los huevos en una sola canasta. Y esa canasta se llama Rusia. Maduro depende cada vez más del apoyo político que le brinda Rusia en la ONU, en el Consejo de Seguridad, en las declaraciones para contrarrestar la ofensiva de los Estados Unidos. Maduro quiere más de Rusia y se entrega a Rusia. No le basta con la presencia de Rosneft, soportando la producción petrolera. Maduro quiere que Rusia lo apoye en la explotación minera, en tecnología, en operaciones financieras, y lo siga asistiendo en cooperación militar. ¿Le conviene esta política a Maduro?
Maduro no puede sacarle todo lo que quiere a Putin / Foto: Kremlin
Maduro no puede sacarle todo lo que quiere a Putin / Foto: Kremlin

El general Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa, y la vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, han visitado Moscú en estos últimos días tras diversos acuerdos con Rusia. El militar y la vicepresidenta civil no han dejado de soltar frases de reconocimiento a Rusia. El general en Jefe del Ejército de Venezuela dice que el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu, es su amigo. Y Rodríguez, es generosa en palabras de reconocimiento y agradecimiento hacia el presidente Vladímir Putin.

Rusia responde. El canciller, Serguéi Lavrov, confirma la solidaridad con Maduro. Y sigue diciendo que Moscú hará lo posible por contrarrestar la posición de Washington. Los voceros rusos, en general, se han manifestado en contra de las sanciones impuestas por el gobierno de Donald Trump. Condenan el bloqueo contra el régimen de Maduro y dicen que Rusia siempre estará allí. Al lado de Maduro.

¿Será cierto? Putin ha dicho, en referencia a Siria, que Rusia no abandona a sus aliados. Pero en el caso venezolano, la fórmula puede no aplicarse. Es cierto que nadie imaginaba que Putin iba a jugar tan a fondo con Maduro. Pero no siempre puede ser así. El margen de acción es limitado. Y la Casa Blanca está dispuesta a que las cosas cambien en Venezuela y Maduro se vaya del poder. Rusia puede perturbarle los planes a Trump, pero hasta allí. Rusia no va a tomar riesgos de alto calibre por Maduro. Por ello es que para Maduro luce inconveniente colocar los huevos en una misma canasta, aunque la realidad lo obliga, pues a Maduro ya no le quedan aliados de peso. Desde China llegan señales contradictorias igual que de Turquía.

Siga leyendo esta información en ALnavío.com