konzapata.com

Guaidó lanza un plan de presión total para acorralar a Maduro

domingo 25 de agosto de 2019, 12:17h
Por Juan Carlos Zapata(KonZ).- Juan Guaidó ya trazó la línea de la presión. De la escalada contra Maduro. Juan Guaidó no puede dar una fecha de cuándo terminará la usurpación. Pero está seguro de algo. Que el proceso es irreversible. Que los días de Nicolás Maduro está contados. “Yo lo sé”, asegura Guaidó y le dice a la dirigencia que no se vaya, que se quede, y que en vez de hacer maletas hay que hacer país.
Guaidó está seguro del cambio y nadie lo saca de ahí / Foto: @AsambleaVE
Guaidó está seguro del cambio y nadie lo saca de ahí / Foto: @AsambleaVE

Este Guaidó está montado en una estrategia. En un plan envolvente. Porque si hay presión internacional, y si está aumentando la presión internacional, también tiene que aumentar la presión interna. Solo así se logrará el cese de la usurpación. Guaidó traza la línea:

Organización

Movilización

Planificación

Activismo

Unidad de todos los sectores

Suma de todos los sectores

Tomar las calles

Salir al encuentro de los ciudadanos

Ejercer la mayoría porque la oposición es mayoría

De modo que para Guaidó comienza otra etapa. Con variantes en la lucha. Con la incorporación de sectores diversos y dirigencia diversa. Para Guaidó, se trata de copar espacios. Y potenciar esos espacios. No se trata de sustituir a los partidos. Pues hay que conquistar el poder. Tomar el poder para hacer el bien. El bien de Venezuela. Hay que tomar en cuenta el siguiente aspecto. Este parece otro Guaidó. Un Guaidó decisivo.

Todo esto lo dijo Guaidó en el encuentro con 1.500 dirigentes regionales y municipales de buena parte del país. Si alguien no se amilana es Guaidó. La gente de su entorno revela: Este tipo está convencido de lo que dice. Por eso, este jueves volvió a aglutinar. Volvió a emocionar. Porque apunta hacia una nueva etapa en la lucha. Una lucha que reconoce, admite, que no es fácil. Y cómo puede ser fácil, si se trata de una dictadura. De un totalitarismo que copa los espacios, asfixia, y recurre a cualquier método para desarticular a quienes se le oponen. Hasta el punto que, dice Guaidó, un recorrido casa por casa, como el que realizó la semana pasada en La Guaira, es subversivo.

No obstante, Guaidó, de algo está seguro. Lo dice: “Estamos a tiempo para el cambio”. Y dice: No tengo fecha. No tengo hora. Pero “tengo la certeza” del cambio. Y más si cada quien hace su trabajo. Y el trabajo son los puntos expresados allá arriba. Más el adicional de que los líderes nacionales, aquellos como Henrique Capriles Radonski, aquellos como Andrés Velásquez. Ellos y otros. El mismo Guaidó. Todos se van a desplegar por el país. Van a girar. Se lo dijo Capriles a Guaidó. Hay que ir a cada punto. Hay que visitar cada pueblo, cada caserío. En eso consiste esta nueva etapa de lucha. Pues, dice Guaidó, llegó el momento del replanteamiento. La Operación Libertad tiene que librarse en cada municipio. Y a la cabeza debe estar la dirigencia organizada. La que llama la vanguardia.

Venezuela es un hervidero donde se producen más de 200...

Leer más

Guaidó parte de estos elementos:

Tenemos la fuerza

El reconocimiento internacional

Somos mayoría

La gente quiere cambio

Ya no hay polarización

El régimen desapareció de los barrios

Porque mintieron

Se burlaron

Robaron y muestran lo que se robaron

Porque tienen contradicciones

Y el régimen está aislado

No olvides poner el enlace a la imagen y a "Leer más"

Leer más

De modo que para Guaidó comienza otra etapa. Con variantes en la lucha. Con la incorporación de sectores diversos y dirigencia diversa. Para Guaidó, se trata de copar espacios. Y potenciar esos espacios. No se trata de sustituir a los partidos. Pues hay que conquistar el poder. Tomar el poder para hacer el bien. El bien de Venezuela. Hay que tomar en cuenta el siguiente aspecto. Este parece otro Guaidó. Un Guaidó decisivo.