konzapata.com

Casi todos los partidos se preparan para una batalla electoral en Venezuela

martes 03 de septiembre de 2019, 16:02h
Zenaida Amador (KonZ).- Si bien Juan Guaidó, quien en enero asumió las funciones ejecutivas de la República, estableció el cese de la usurpación de la Presidencia por parte de Nicolás Maduro, el establecimiento de un Gobierno de transición y la celebración de elecciones libres como la ruta de acción a seguir para regresar a Venezuela a la senda democrática, estos pasos no se han cumplido hasta ahora. Aun así la maquinaria política venezolana ya comienza a activarse.
La maquinaria política venezolana ya comienza a activarse / Foto: @AsambleaVE
Ampliar
La maquinaria política venezolana ya comienza a activarse / Foto: @AsambleaVE

Este sábado Juan Guaidó participó en una concentración en el estado Aragua. Se trataba de un acto de la Maquinaria Electoral de Acción Democrática (AD), uno de los partidos que concentró más poder en el país antes de que el chavismo gobernara. Guaidó, que en las dos últimas semanas ha estado llamando a la movilización popular, aprovechó el acto para destacar que “es indispensable la reinstitucionalización de los poderes (púbicos) en Venezuela. Tener un nuevo Consejo Nacional Electoral, y todas las condiciones que requieren elecciones realmente libres”.

El secretario general de AD, Henry Ramos Allup, destacó la fuerza que todavía tiene su partido. “La maquinaria adeca es de carne y hueso, no se trata de una fantasía, no es fantasma, como tampoco es un truco (…) Hay adecos para rato”.

Pero AD no es el único partido que está aceitando su maquinaria. Voluntad Popular, que es la organización a la que pertenece Guaidó, también está reordenando sus fuerzas, así como el partido Un Nuevo Tiempo. Todos están enfocados en optimizar procesos, en articularse de cara a la celebración de unas eventuales elecciones y revisando el padrón electoral por centro de votación, tomando en cuenta factores críticos como el éxodo de venezolanos.

A propósito del espíritu de la concentración dijo que “luchar por la maquinaria electoral es luchar por unos de los objetivos prioritarios que se ha propuesto la unidad (el núcleo de los partidos de la oposición). No es ninguna traición, no es ninguna entrega o colaboracionismo, es hacer realidad la posibilidad de acercarnos a la liberación de Venezuela por los medios pacíficos”.

Pero AD no es el único partido que está aceitando su maquinaria. Voluntad Popular, que es la organización a la que pertenece Guaidó, también está reordenando sus fuerzas, así como el partido Un Nuevo Tiempo. Todos están enfocados en optimizar procesos, en articularse de cara a la celebración de unas eventuales elecciones y revisando el padrón electoral por centro de votación, tomando en cuenta factores críticos como el éxodo de venezolanos.

En esta preparación los partidos de la oposición no están solos. El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que encabeza Maduro, viene haciendo el mismo recorrido a nivel regional y municipal, reagrupando sus fuerzas y su poder de control en unos comicios.

El propio Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Maduro, aseguró hace dos semanas que el PSUV tiene un despliegue “a nivel de calles, a nivel de comunidades”, con lo cual la maquinaria del partido está actuando sobre “comunidades geo-referenciadas” y ahora los contactos serán “casa por casa, y eso significa caso por caso y cara por cara”. Aseguró que este trabajo conducirá además a una optimización electoral, con “menos costo logístico”.

Preparándose, pero ¿para cuáles elecciones?

El tema electoral ha sido medular en las conversaciones entre representantes de Guaidó y Maduro que se han dado con mediación de Noruega, pero sobre las condiciones para que el proceso ocurra todavía no hay humo blanco.

Guaidó aseguró a mediados de agosto que con Maduro en el poder “no habría una elección realmente libre y tenemos que aproximarnos hacia una elección competitiva”.

Desde el ámbito internacional Estados Unidos también ha enfatizado que no puede haber elecciones con Maduro en el poder, pero tampoco con Guaidó en funciones. El comisionado especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, explicó que si quieren postularse, primero deben dejar sus cargos para evitar conflictos sobre si se manipuló la votación.

En todo caso, el objetivo es allanar el terreno para que el acuerdo para una salida electoral en condiciones justas se logre próximamente, lo que dará pie a un proceso de entre seis y nueve meses para la limpieza institucional del sistema electoral.

Si todos los partidos de la oposición estuvieran haciendo lo...

Leer más

Aunque este es el tema de fondo en las negociaciones, en el discurso público del chavismo dicha opción no existe. Diosdado Cabello ha sido tajante: “Aquí no va a haber elecciones presidenciales, porque hay presidente y se llama Nicolás Maduro”.

Cabello viene desde hace semanas asegurando que el PSUV se prepara, pero para unas elecciones parlamentarias que, aunque por ley están previstas para diciembre de 2020, desde la ANC amenazan con adelantar.

“Como dicen por ahí, o corren o se encaraman, elecciones pa’l 31 de diciembre y aquí hay un nuevo Parlamento, el 31 de diciembre del 2020, pero pudiera ser enero o en febrero, pudiera ser, eso lo determinará la Asamblea Nacional Constituyente (…) para ver qué fecha es la más conveniente para nuestro país”.

Esta postura es cuestionada por la oposición por considerar que es una vía inconstitucional para neutralizar a la Asamblea Nacional, que es la única institución democrática venezolana reconocida internacionalmente como tal.

¿Oposición a la medida?

Mientras el panorama sigue sin aclararse, en la escena pública comienzan a aparecer algunos liderazgos políticos que se mantienen en una zona ambigua entre el chavismo y la oposición. Este fenómeno ya ha ocurrido en el pasado y le sirve al chavismo para afirmar que los procesos son limpios y competitivos, porque tiene contendores políticos, cuando en realidad ha inhabilitado a los partidos de más peso político y a sus líderes.

De hecho, Guaidó ya señaló que como parte de las condiciones para celebrar elecciones es necesario que ocurra el levantamiento de las prohibiciones e inhabilitaciones de partidos políticos y dirigentes venezolanos.

La negociación entre Guaidó y Maduro vuelve a cambiar de...

Leer más

Aun así los posibles candidatos ya se lanzan al ruedo. Henri Falcón, líder de Avanzada Progresista, es un exchavista que en los últimos años se ha colocado del lado opositor. Él viene haciendo un trabajo de lobby internacional, para impulsar su plan de petróleo por alimentos, y en paralelo ha sido crítico de algunas decisiones adoptadas por Guaidó mientras apoya de manera frontal el proceso de diálogo con Maduro.

También se han dado alianzas entre líderes radicales del chavismo, ahora distanciados de las filas del PSUV, como Juan Barreto, y dirigentes políticos ligados a la oposición, aunque con posturas intermedias, como Claudio Fermín. Ambos, por ejemplo, coinciden en que más que cambiar el Consejo Nacional Electoral lo que se debería es buscar el acompañamiento internacional para garantizar el proceso. Sostienen que desde sus partidos, Redes y Soluciones, asistirán a cualquier elección que se convoque.

Para Diosdado Cabello, si la oposición “tuviese un líder como Claudio Fermín sería diferente, él sí sabe de política”.