konzapata.com

El chavismo intenta ponerle la mano al sector que nunca pudo doblegar

martes 03 de septiembre de 2019, 22:54h
Ysrrael Camero (ALnavío).- Con la decisión de obligar a unas elecciones con reglas impuestas, el Tribunal Supremo de Justicia, controlado por Nicolás Maduro, decidió abrir un nuevo frente contra las universidades venezolanas, intentando aplastar a una comunidad y a unos gremios que no han podido controlar en dos décadas de hegemonía política. Las universidades han sido el espacio desde el cual profesores, investigadores y estudiantes han resistido a la autocratización, defendiendo la autonomía y los valores democráticos. Hoy, un chavismo menguante reactiva este frente.
Los universitarios han defendido la autonomía y los valores democráticos / Foto: FCU-UCV
Los universitarios han defendido la autonomía y los valores democráticos / Foto: FCU-UCV

Aquello que no controla lo arrincona y asfixia hasta hacerlo desaparecer. Esa ha sido la política del chavismo desde 1999 contra cualquier forma de autonomía. Pero hay núcleos que se han resistido a esta política de destrucción sistemática y sometimiento, entre esos espacios destacan las universidades, con sus gremios docentes, con su labor investigadora y con sus movimientos estudiantiles.

Una y otra vez el chavismo se ha encontrado con un muro de contención al momento de tomar el control de las universidades. Siendo imposible ganar las elecciones internas y siendo incapaces de vencer su resistencia cuando han tratado de violentarlas, como en la toma de la Universidad Central de Venezuela (UCV) de marzo de 2001, decidió el chavismo asfixiarlas negándole los recursos y bloqueando la posibilidad de renovar sus autoridades.

Esta acción del TSJ obedece a un mal cálculo interno, al creer a las universidades debilitadas por el cerco presupuestario y la reducción migratoria de profesores y estudiantes. No perciben que la universidad es altamente valorada por los sectores democráticos y su intervención puede estimular mayores niveles de movilización. También es una maniobra distractora de Maduro en un momento de debilidad, para colocar el debate fuera de los temas que conmueven a la mayoría de los venezolanos, como lo son el incremento de los precios y la destrucción del valor de la moneda.

Lea esta nota completa en ALnavío.com