konzapata.com

El plan de Arabia Saudita para recuperar la producción después de los atentados

jueves 19 de septiembre de 2019, 16:00h
María José Castillo (KonZ/Rendivalores).- El sábado por la mañana, Arabia Saudita experimentó una crisis petrolera como consecuencia de la interrupción del suministro de crudo más significativa de su historia, cuando aviones no tripulados atacaron las instalaciones de la planta Abqaiq a las afueras de la capital del país del Medio Oriente -pieza clave de la infraestructura en la petrolera estatal Saudi Aramco- afectando el suministro del 5% de la oferta mundial de crudo.
Arabia Saudita asegura que recuperará su capacidad de producción / Foto: Sputnik
Ampliar
Arabia Saudita asegura que recuperará su capacidad de producción / Foto: Sputnik

Durante los últimos meses, se ha observado una caída en la demanda petrolera a nivel global como consecuencia de la desaceleración económica causada, en gran parte, por la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Sin embargo, el pasado lunes y como respuesta del mercado a los atentados, los precios del crudo escalaron casi 15% en un solo día de operaciones, el mayor alza en casi 30 años.

Ese aumento histórico de los precios pone en evidencia la sensibilidad de los mercados ante cualquier tipo de ataques directamente vinculados, puesto que la suspensión de la producción saudita de 5,7 millones de barriles diarios puso de manifiesto la insuficiencia de la reserva de suministros para el resto del mundo.

Arabia Saudita afrontó la crisis petrolera asegurando al mundo que las exportaciones de crudo no se verán afectadas, y que sus instalaciones dañadas se han reiniciado parcialmente, por lo que la capacidad de producción volverá a la normalidad, de manera que el reino señala que alcanzará una capacidad de 11 millones de barriles por día a fines de septiembre y 12 millones de bpd al final de noviembre.

Mientras tanto, otros participantes en los recortes de la OPEP, como Rusia, Kazajstán y los Emiratos Árabes Unidos, podrían restaurar una mayor capacidad productiva como medida para compensar las pérdidas sauditas, pero se estima que no sería suficiente para abastecer los mercados.

Arabia Saudita afrontó la crisis petrolera asegurando al mundo que las exportaciones de crudo no se verán afectadas, y que sus instalaciones dañadas se han reiniciado parcialmente, por lo que la capacidad de producción volverá a la normalidad, de manera que el reino señala que alcanzará una capacidad de 11 millones de barriles por día a fines de septiembre y 12 millones de bpd al final de noviembre.

Abqaiq está procesando ahora cerca de dos millones de barriles al día, dijo el director ejecutivo de Aramco, Amin Nasser. Además, también se aclaró a los clientes que las exportaciones de crudo de Aramco no se verán disminuidas este mes debido a la reducción de las reservas estratégicas y la ampliación al máximo de yacimientos en alta mar.

Entre las medidas para garantizar el abastecimiento, se incrementó temporalmente la velocidad a la que las demás refinerías nacionales procesan el petróleo, en aproximadamente un millón de barriles al día, de forma que exista disponibilidad de crudo para cumplir con cualquier compromiso.

Por su parte la respuesta del mercado fue inmediata, ya que los precios del petróleo se hundieron alrededor de un 6% el martes y 1,5% en la jornada del miércoles, después de que el ministro de Energía de Arabia Saudita dio sus declaraciones.