konzapata.com

¿Está en capacidad Víctor Vargas de pagar los depósitos de sus bancos en problemas?

jueves 19 de septiembre de 2019, 19:00h
Por José Manuel Rotondaro (KonZ).- Los bancos de Víctor Vargas no están en capacidad de devolver los depósitos que han recibido. Los hechos de Banco Orinoco, Curazao, Allbank, Panamá y ahora BOI Bank de Antigua, así lo confirman. La propia situación del BOD en Venezuela queda entredicho. La última información que se maneja es que el banco en República Dominicana, Bancamérica, ha entrado en revisión.
Víctor Vargas intenta desmentir la situación irregular del grupo / Foto: BOD
Víctor Vargas intenta desmentir la situación irregular del grupo / Foto: BOD

Un supervisor con experiencia en casi toda América Latina resalta la situación irregular del grupo, por más que Víctor Vargas lo desmienta. Pero el efecto en cadena confirma las cuentas de la organización. “La situación es explícita como consecuencia de las sanciones de Estados Unidos, las cuales complican o impiden el entramado de operaciones entre los bancos del grupo que, en sustancia, obedecen órdenes transfronterizas, pero que formalmente están sujetos a leyes bancarias y supervisores de distintos países, no siempre eficientes para tratar complejos bancarios supranacionales”.

El Orinoco fue objeto de medida de intervención. Fue el primero, el 5 de septiembre. Siguió Allbank, y la autoridad en Panamá justificó la medida por los nexos, la dependencia, de este instituto con aquel que opera en Curazao. Luego, la Superintendencia de Bancos de Venezuela, Sudeban, hizo lo propio, siguiendo los argumentos de Panamá y Curazao. La Sudeban 24 horas más tarde intentó corregir lo anunciado, quedando en evidencia el poder que aún mantiene el banquero, Víctor Vargas, en los círculos del régimen de Nicolás Maduro. Este 18 de septiembre, la autoridad de Antigua decidió limitar las operaciones de BOI Bank y fuentes informan que en República Dominicana, hay veedores que revisan cada detalle de Bancamérica. El gobierno de Dominicana quiere recuperar depósitos que mantiene en la institución de Vargas.

La experiencia señala que cuando hay problemas en un conglomerado bancario supranacional, el dueño hace aterrizar todas las obligaciones de la cadena de insolvencia en el país de origen del banquero. Éste, mientras tanto, retiene activos con valor real en empresas personales en otros países.

La estrategia del banquero es comprar tiempo, esperando que las sanciones sean de corta duración, dijo el analista y exsupervisor. Vargas dijo que había liquidado el Orinoco antes de ser intervenido y que su grupo ha entrado en proceso de revisión para definir la estrategia de los próximos cinco años. Explicó que la liquidación “voluntaria” del Orinoco forma parte del plan de abandonar ciertas jurisdicciones y concentrarse en otras. Por los últimos hechos, el tiempo se le acorta a Vargas en los distintos mercados en los que opera.

Vargas intenta cargar la culpa de la situación a las autoridades de Panamá, Curazao y Venezuela. Una manera de quitarse la responsabilidad frente a los depositantes. Ha dicho, en el caso del Orinoco, que de haberse acogido su plan de liquidación, ya los depositantes estuvieran cobrando, pero que ahora la “diatriba” judicial de quién liquida el instituto, si el Banco Central de Curazao o su grupo, retrasa el plan.

Señala el experto que “el lenguaje que emplean los supervisores de Curazao y Panamá está lleno de eufemismos, pero en simple castellano dicen que los bancos están insolventes y que el Estado se encargará de enrumbar sus negocios o liquidarlos evitando grandes pérdidas para los depositantes. Uno de esos depositantes y además accionista es precisamente el banco que opera en Venezuela, el cual tendrá escasas o nulas posibilidades de cobranza”. Vargas ha dicho que el BOD tiene todo provisionado. Y que el Orinoco supera con creces los activos y el patrimonio para darle respuesta a los clientes y a los accionistas. Vargas ha dicho que el dueño del grupo es él.

Dice el experto que “en el caso de Curazao la respuesta del banquero ha sido pretender ‘autoliquidarse’ como si un banco fuera un comercio cualquiera, ignorando, a sabiendas, que, como negocio de concesión pública, en todos los países civilizados el nacimiento y disolución de un banco requiere la previa autorización del supervisor bancario”.

-La experiencia señala que cuando hay problemas en un conglomerado bancario supranacional, el dueño hace aterrizar todas las obligaciones de la cadena de insolvencia en el país de origen del banquero. Éste, mientras tanto, retiene activos con valor real en empresas personales en otros países.

El poder de Vargas en el régimen de Maduro, fue explicado por un experto en Caracas: “Las medidas adoptadas por la Sudeban contra el BOD son inconsistentes con los señalamientos públicos que le ha venido haciendo a ese banco, reflejados en los estados financieros auditados de los últimos años. De igual manera, hay una clara discrepancia entre los elementos presentados por la Sudeban en su resolución del 10 de septiembre y las medidas administrativas adoptadas. Eso podría explicar la forma confusa como Sudeban presentó la decisión, al describirlas como “medidas administrativas de intervención del Estado” (sic), figura que no aparece en la ley”.

Apunta el analista que “no es la primera vez que Sudeban comete ese mismo error, pues en el caso de Banesco utilizó esa expresión. La diferencia es que mientras las causales en el caso del banco de Juan Carlos Escotet apenas daban pie para medidas administrativas menores, en el del BOD los argumentos justificarían una intervención como lo establece el artículo 247 de la Ley de Instituciones del Sector Bancario”.

Las intervenciones el fin de semana de dos instituciones...

Leer más

Explica que “luego, el lunes 13, la Sudeban envía una circular al sistema financiero, difundida a los medios por el BOD, en la cual insólitamente se enmienda la plana, aclarando que no hay intervención. En este ambiente, los actores clave del sector oficial han mantenido un silencio estruendoso, a diferencia de lo ocurrido el año pasado con Banesco, cuando el propio Nicolás Maduro salió anunciando la medida. Ello evidencia que la capacidad de Víctor Vargas para lograr decisiones favorables del gobierno se mantiene. La imposición de las medidas administrativas por parte de Sudeban debe entenderse entonces como una acción forzada por decisiones en Panamá y Curazao”.

Ahora habrá que preguntarse si están el Banco Central de Venezuela y el Estado venezolano en condiciones de asumir a fardo cerrado las deudas de los bancos de Vargas. Es una pregunta del experto regional, secundado por el analista local.