konzapata.com

El duelo secreto de dos banqueros: Víctor Vargas y Juan Antonio Galeazzi

viernes 04 de octubre de 2019, 23:00h
Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Esta historia se remonta a cuando Víctor Vargas ejecutaba el plan de expansión del Banco Occidental de Descuento. Ahora que Vargas es otra vez noticia, vale la pena recordarla. Vargas había comprado el BOD a Bancor que se derrumbó en la crisis financiera de 1994-1995. Pero el BOD era un banco regional, cuyas operaciones estaban concentradas en el Zulia. Vargas iría a comprar Valencia entidad de ahorro y préstamo y también a Norocco, un pequeño instituto. Vargas quería más. Y le había puesto el ojo a Sofitasa. Entonces pasó lo siguiente.
Víctor Vargas trató de comprarle Sofitasa a Juan Antonio Galeazzi / Foto: BOD
Víctor Vargas trató de comprarle Sofitasa a Juan Antonio Galeazzi / Foto: BOD

Vargas se hacía notar como casi todos los banqueros. Entre 1999 y 2001 los banqueros andaban comprando bancos y entidades de ahorro y préstamo. Compraban bancos pequeños y medianos. Compraba Banesco, compraba el Mercantil, compraba el Santander con el Venezuela. Banesco creaba Caja Familia a la que luego fusionó con el Banco Unión, pactando así la primera megafusión bancaria en Venezuela.

Vargas tenía otro propósito en mente. Quería dominar el occidente del país. Dominaba el mercado del Zulia pero le faltaban los Andes. Y por ello pensó en Sofitasa, el banco líder en los Andes, el banco de Juan Antonio Galeazzi. El Banco de Occidente, de Luis Jugo, se había ido con el Provincial, controlado por el BBVA. Sofitasa en ese momento es un coto feudal de Galeazzi, exgobernador del estado Táchira, amigo y paisano de Carlos Andrés Pérez. Galeazzi es un hueso duro de roer. Tras su banco han ido varios banqueros. Había ido antes José Francisco Otero del Italo, caído en desgracia en la crisis. Ha ido Carlos Gill Ramírez. Ha ido Nelson Mezerhane. Ha ido José María Nogueroles. Ha ido la familia Branger, accionista del banco. Han ido otros y Galeazzi a todos les ha dicho que no. Que no es vendedor.

A Galeazzi le pregunté una vez.

-¿Por qué no vende? Ponga el precio, ya que quieren tanto el banco.

-¿Y qué hago después?

-Bueno, es tiempo de descansar.

-En Miami me muero. En Caracas me siento incómodo. En Margarita me aburro.

La verdad es que Juan Antonio Galeazzi ni siquiera Italia, la tierra de sus antepasados, había visitado. Galeazzi decía que tampoco quería sufrir el síndrome de su paisano Luis Jugo, quien al vender el Occidente al Provincial, desapareció de escena. Galeazzi era así. Le importaba San Cristóbal. Ese mundo le era suficiente. Y se sentía cómodo allí, en el Táchira. Viendo hacia los Andes, hacia el Alto Apure, hacia Barinas.

Ante ese banquero muy terco llegó Víctor Vargas a negociar la Navidad de 1999. Sólo que Vargas cometió un error. Se precipitó pactando con algunos accionistas minoritarios la compra de sus acciones, lo cual fue considerado por Galeazzi delito de alta traición. Pero Galeazzi le dio el sí a Vargas.

Ante ese banquero muy terco llegó Víctor Vargas a negociar la Navidad de 1999. Sólo que Vargas cometió un error. Se precipitó pactando con algunos accionistas minoritarios la compra de sus acciones, lo cual fue considerado por Galeazzi delito de alta traición. Pero Galeazzi le dio el sí a Vargas.

Galeazzi murió en 2012 al frente de Sofitasa. Y sólo en 2013 algunos de los protagonistas hablaron de la maniobra. Galeazzi le dijo sí a Vargas sólo para saber quiénes lo habían traicionado.

Hubo un momento en que Galeazzi y Vargas estaban a punto de anunciar la fusión entre BOD y Sofitasa. En enero de 2000 las diligencias aún caminaban. Vargas creía tenerlo todo bajo control, hasta el último encuentro en Maracaibo en el que Galeazzi entró íngrimo y solo al despacho de Vargas para decirle:

-Esta operación no va.

La cara de Vargas fue la de un caballo de carreras sin pista. Dicen que al marcharse Galeazzi, Vargas juró destruirlo, decretando una expansión agresiva del BOD en el Táchira. Nada de eso ocurrió. Galeazzi murió siendo rey en su patio. A los traidores les había comprado su parte.