konzapata.com

PDVSA pasó de caja negra con Chávez a olla podrida con Maduro

lunes 14 de octubre de 2019, 15:37h
Por Caleb Zuleta (Konz).- Rafael Ramírez y Nicolás Maduro no se dan tregua. Maduro señala a la corrupción que lideró el exZar de PDVSA como la principal causa de la destrucción de la empresa, y dice que Ramírez vive en un palacete en Italia. Ramírez insiste que son Maduro y los grupos de poder los que destruyeron la industria, pues antes que gerencia, lo que hicieron fue repartirse las cuotas de poder. Esta pelea no va a terminar. Esta pelea no tiene fin.
Ramírez propone que se interpele al presidente de PDVSA. Al general Manuel Quevedo / Foto: PDVSA
Ramírez propone que se interpele al presidente de PDVSA. Al general Manuel Quevedo / Foto: PDVSA

Rafael Ramírez escribe que PDVSA no rinde cuentas. Eso a partir de 2014. Desde que gobierna Nicolás Maduro. Maduro tomó el mandato en 2013. Pero Ramírez todavía era parte del poder. Como presidente de PDVSA, como jefe de la Economía, como canciller, como embajador ante la ONU. Es después de que Maduro lo dejara al margen y comenzara a señalarlo que Ramírez recapitula y ataca y contraataca como esta vez, como cada fin de semana en su artículo semanal.

Ramírez no habla de caja negra. Esa sería una imagen que lo afectaría directamente a él. Recurre a otra: “Han convertido al sector público en una inmensa olla podrida”. Olla podrida. Aquí está la nueva comparación. Y apunta que a esa “olla podrida” la “mantienen sellada para ocultar la situación real del país, y el profundo daño que han hecho a nuestra economía y a la institucionalidad del Estado”.

Señala en el más reciente que “PDVSA no ha vuelto a rendir cuentas a nadie, ni a presentar sus informes auditados. Se violaron todos los mecanismos de control y supervisión, así como se fracturó su sistema de toma de decisiones y manejo presupuestario”.

Ramírez sabe que con él y con Hugo Chávez en la presidencia de la República, nació la PDVSA oscura. La verdadera caja negra. Y como bien ha descubierto Maduro, y como bien ha denunciado el fiscal General de Maduro, Tarek William Saab, en ese periodo del chavismo con Chávez, se hizo fiesta con los recursos de PDVSA. Y se levantaron fortunas.

Escribe ahora Ramírez que con PDVSA “se ha actuado de la misma forma en que se ha hecho en el BCV, en el ministerio de Finanzas y todas las instituciones financieras y empresas del Estado: total opacidad y falta de transparencia”.

Ramírez no habla de caja negra. Esa sería una imagen que lo afectaría directamente a él. Recurre a otra: “Han convertido al sector público en una inmensa olla podrida”. Olla podrida. Aquí está la nueva comparación. Y apunta que a esa “olla podrida” la “mantienen sellada para ocultar la situación real del país, y el profundo daño que han hecho a nuestra economía y a la institucionalidad del Estado”.

-Para saber qué ha sucedido en la empresa en este periodo madurista -apunta- sería muy útil exigir a los actuales administradores que publiquen los estados financieros auditados de PDVSA, de acuerdo con las normas internacionales que aplican para empresas petroleras, las NIIF, avalados por una empresa auditora externa, de rango internacional.

Según el reporte de la Organización de Países Exportadores...

Leer más

Ramírez propone que se interpele al presidente de PDVSA. Al general Manuel Quevedo. El hombre que en menos de dos años terminó de enterrar a la corporación. Que el partido de Maduro y Diosdado Cabello, el PSUV, tome la iniciativa. Que interpelen a Quevedo en la Asamblea Nacional, o en todo caso en la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente de Maduro y Cabello, la cual “nadie sabe si todavía existe, luego del reconocimiento a la AN”.

En todo caso, Ramírez apunta que “deberían exigir a los actuales administradores la rendición de cuentas y números de su gestión al frente de la empresa”. Que el PSUV “debería tener el valor de, al menos, interpelar a Quevedo y que explique qué ha hecho en la empresa”.

El mayor general de la Guardia Nacional, Manuel Quevedo...

Leer más

También propone que “otra forma efectiva de saber el origen del desastre de PDVSA, sería permitiendo que los más de 100 gerentes y trabajadores de la empresa encarcelados-secuestrados por el gobierno, pudiesen dar su testimonio de qué sucedió”.

Pero, afirma, “el gobierno no va a permitir nunca que hablen, van a dejar que se mueran en cautiverio, como sucedió con el exministro Nelson Martínez, o los mantendrán sepultados en vida hasta que ellos quieran”.