konzapata.com

Maduro, Cabello, Cilia Flores, El Aissami, Delcy y Jorge Rodríguez: Culpables de la destrucción de PDVSA

lunes 21 de octubre de 2019, 22:50h
Por Caleb Zuleta (KonZ).- La destrucción de PDVSA con Maduro es tres veces más profunda que cuando el paro petrolero. Lo dice el exZar de PDVSA, Rafael Ramírez. Porque con Maduro se han destruido la imagen de la empresa, los yacimientos, la capacidad productiva, los recursos humanos, las instalaciones. Se ha destruido todo. Hasta la “moral, la autoestima, la conciencia, el compromiso”. En una escala de 1 a 10, con el paro de 2002 la destrucción fue de nivel 3 mientras que con Maduro alcanza nivel 10.
Cilia Flores tiene una mente estratégica y sabe hacer uso del poder / Foto: @ConCiliaFlores
Ampliar
Cilia Flores tiene una mente estratégica y sabe hacer uso del poder / Foto: @ConCiliaFlores

Con Nicolás Maduro, apunta Rafael Ramírez, entraron los grupos de poder a disputarse el control de PDVSA. “A partir de 2014, el madurismo convirtió a la Junta Directiva de PDVSA en terreno de la pugna entre los grupos que se disputaban el control de la empresa, y del país”, dice Ramírez.

-Nombraron directores con responsabilidades operacionales claves que no tenían ningún tipo de competencias técnicas, ni conocimiento, sino que eran las cuotas de poder de los distintos grupos. Los ministros incluidos en la Junta, sin saber nada de nada sobre la industria petrolera, se convirtieron en “jefes” operacionales, “aprendices de brujos”, tomaban decisiones claves sobre las operaciones y estrategias de la empresa. Esto constituyó un craso error.

El mayor general de la Guardia Nacional, Manuel Quevedo...

Leer más

Los grupos que menciona Rafael Ramírez son los que responden a:

Nicolás Maduro

Cilia Flores

Diosdado Cabello

Tareck El Aissami

Delcy y Jorge Rodríguez.

Son los mismos nombres que enumera el general exjefe del Sebin, Manuel Cristopher Figuera, que siguen operando y controlando el poder en torno a Maduro y con Maduro.

Pero Ramírez no deja por fuera a Asdrúbal Chávez. El primo de Hugo Chávez. Que también tuvo mucho poder con Hugo Chávez y con Ramírez. Este escribe que Asdrúbal Chávez llegó al Ministerio de Petróleo “con hambre vieja, con mucha miseria humana, de la mano de los hermanos Rodríguez, desmantelaron las capacidades técnicas del Ministerio, botaron más de 200 trabajadores y los sustituyeron por igual número de empleados de la Alcaldía del municipio Libertador. Borraron discursos, desaparecieron documentos, persiguieron hasta los almanaques y fotos, colocaron a su personal de confianza en los procesos claves para descabezar al Ministerio y sus capacidades de control y Fiscalización”.

Diosdado Cabello tiene que salirle al paso a la especie de que...

Leer más

En la presidencia de PDVSA estaba Eulogio Del Pino -hoy un preso de Maduro. Y Del Pino, apunta Ramírez, “le abrió las puertas de la empresa al madurismo, la entregó a factores extraños a la misma, quienes iniciaron una persecución y un ensañamiento en contra de los trabajadores y gerentes de lo que el madurismo identificó como ‘ramiristas’; es decir, se inició una persecución contra los cuadros Chavistas de la empresa. Del Pino no fue capaz de proteger a sus trabajadores o compañeros de trabajo, evitar el atropello y que se vulneraran los procedimientos y normas, el marco legal que regulaba las relaciones y funcionamiento de la empresa. Se instaló el miedo y el silencio, muchos agachaban la cabeza, pensando que esa ‘razzia’ no los tocaría a ellos. Del Pino cometió el peor error de su vida, pensó que el madurismo lo aceptaría como a uno de ellos. Caro pagaría ese error”.

Se crearon vicepresidencias. Se crearon cargos. Se creó aquel cargo para la almiranta Maribel Parra: Vicepresidenta Ejecutiva. Ya nadie la recuerda. Ni siquiera Ramírez la nombra por su nombre. Pero de ella señala que “cada uno de los personeros del madurismo quería tener su propia vicepresidencia. Es decir, a partir de ese momento, todas las decisiones ejecutivas pasaban por las manos de ‘la Almiranta’, y necesitaban su aprobación. Lo mismo pasaba en Finanzas, en Comercio y Suministro, en los asuntos internacionales, en RRHH, en las designaciones, se perdió la jefatura de la empresa. Eulogio sólo daba la cara, ya no controlaba nada”.

Rafael Ramírez y Nicolás Maduro no se dan tregua. Maduro...

Leer más

Recuerda que “entre 2014 y 2019, se han nombrado 7 Juntas Directivas de PDVSA donde ha habido de todo: un presidente Mayor General de la Guardia Nacional; una Vicepresidenta Ejecutiva, Almirante; un Jefe de Comercio y Suministro, especialista en tuiter, que llevaba la sala de twitter en Miraflores, luego un General; un Vicepresidente de Exploración y Producción que venía de ser jefe de un distrito en oriente; el actual, es arquitecto; un Vicepresidente de Refinación, militar; Vicepresidentes de Finanzas, personas que venían de administrar el edificio de Cancillería o llevar las minutas del Canciller; personal sin experiencia, sin capacidades”.

Luego vino el tiempo de Nelson Martínez que no se entendía con Del Pino. Señala que fueron leales a Maduro. Pero este se aprovechó de ellos para imponer sus planes. Después los encarceló. Nelson Martínez, como se sabe, murió en cautiverio.

Ratifica Ramírez que “la llegada de (Manuel) Quevedo a la presidencia de PDVSA se produjo de la mano de Diosdado (Cabello) y manchada por los atropellos cometidos por el madurismo en la empresa. Su designación le dio la estocada final a la empresa; una compañía que está en venta y Quevedo es el gestor”. Ahora Cabello habla de petróleo y política petrolera en Rusia. Es el nuevo experto petrolero. Señala Ramírez que “PDVSA se militarizó. Oficiales de la Guardia Nacional, sus familiares y amigos ocupan los puestos claves de la empresa, especialistas en maltratar a los trabajadores y escamotear las conquistas obreras”.