konzapata.com

Cuba se ríe de la OEA porque no ha podido con Maduro

lunes 04 de noviembre de 2019, 22:10h
Juan Carlos Zapata (KonZ).- Ocurrió en La Habana. Donde se dieron cita los mayores exponentes de la izquierda latinoamericana para condenar el imperialismo y el neoliberalismo. En el acto de clausura, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, no se reservó palabras en defensa de Nicolás Maduro. Dijo que la OEA ni los Estados Unidos han podido con él.
Díaz-Canel señala que Maduro no está aislado en la arena internacional / Foto: Presidencia de El Salvador
Díaz-Canel señala que Maduro no está aislado en la arena internacional / Foto: Presidencia de El Salvador

La izquierda de América Latina pasa a la ofensiva. Considera que ha llegado el tiempo. El repliegue fue breve. Estima que ha comenzado un nuevo ciclo. Así lo confirman las protestas en Ecuador y Chile. La victoria electoral de Alberto Fernández en Argentina. El cambio de tendencia en las elecciones locales y regionales en Colombia. La reelección de Evo Morales en Bolivia. Y, ¿por qué no?, el hecho de que el imperialismo y la OEA, no hayan podido aun con Nicolás Maduro en Venezuela, con Daniel Ortega en Nicaragua y con líderes como Lula da Silva en Brasil. Para Díaz-Canel, el neoliberalismo es “un fracaso económico y un desastre social”.

Al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel le correspondió cerrar el evento, que también llevaba entre sus postulados la defensa de la democracia. ¿Cuál democracia? Díaz-Canel tuvo como acompañantes en el presidio a Raúl Castro, su mentor, y a Nicolás Maduro, protegido del poder cubano, el poder que lo propuso como heredero de Hugo Chávez.

Como lo central del evento era el antimperialismo, el dirigente cubano advirtió sobre la política de Donald Trump y su “corte de halcones” en contra de:

La revolución cubana.

La revolución bolivariana.

La revolución sandinista.

El Foro de Sao Paulo.

Los liderazgos progresistas de Brasil.

Los liderazgos de izquierda de Brasil y Argentina.

Pero Díaz-Canel se ríe de la OEA. Lo hace como lo hacían antes, en los años 60, cuando Cuba fue expulsada de la OEA. Se reían, dijo, entonando esta consigna: “Cómo no me voy a reír de la OEA, si es una cosa tan fea, tan fea que causa risa”. Y aquí es cuando entra Nicolás Maduro. Díaz-Canel dice que se ríe de la OEA porque no “no pudo arrodillar a Venezuela”, y, de paso, “quiere sacarse la espina revisando a Bolivia”.

En tal sentido, destacó la activación de los mecanismos del TIAR, el Tratado de Asistencia Recíproca, y el uso de la Organización de Estados Americanos, OEA, “que se consolida como instrumento de presión política de Estados Unidos y de las oligarquías que defienden el neoliberalismo”.

Pero Díaz-Canel se ríe de la OEA. Lo hace como lo hacían antes, en los años 60, cuando Cuba fue expulsada de la OEA. Se reían, dijo, entonando esta consigna: “Cómo no me voy a reír de la OEA, si es una cosa tan fea, tan fea que causa risa”. Y aquí es cuando entra Nicolás Maduro. Díaz-Canel dice que se ríe de la OEA porque no “no pudo arrodillar a Venezuela”, y, de paso, “quiere sacarse la espina revisando a Bolivia”.

Esta fue la primera defensa directa de Díaz-Canel a Maduro. La segunda es que, señaló, “Ahora mismo, en Azerbaiyán se pudo desmentir la falacia que Washington ha pretendido imponer como matriz contra el legítimo gobierno venezolano”.

Díaz-Canel y Maduro estuvieron en Azerbaiyán donde se celebró la cumbre del Movimiento de Países No Alineados. Allí Maduro entregó la presidencia del Movimiento. El mandatario cubano tiene un relato para defender a Maduro. Que entregó la presidencia y “prácticamente todas las delegaciones participantes (alrededor de 120 en diferentes niveles de representación) reconocieron y felicitaron el desempeño de la República Bolivariana al frente del Movimiento de Países No Alineados”. Entonces se preguntó:

¿Dónde quedó el supuesto rechazo de la comunidad internacional a Venezuela?

¿Por qué no hubo una sola expresión de rechazo o crítica al gobierno bolivariano?

¿Por qué no de esos gobiernos “que representan a la mayoría absoluta de las Naciones Unidas”?

Como si desconociera dónde está el rechazo a Maduro, de parte de quiénes y de qué países de América Latina y el Caribe, de Norte América y Europa, Japón y Australia, Díaz-Canel dijo que “sin embargo, como parte de la guerra de símbolos, del linchamiento mediático que se lanzó contra Maduro, en medio planeta los medios han publicado hasta la saciedad que no tiene respaldo internacional”.

En consecuencia, denunció la mentira como arma política. La mentira, apuntó que así se los enseñó Fidel Castro, es “el principal adversario a derrotar en política y que decir la verdad es el primer deber de todo revolucionario”.

En Latinoamérica avanza una coalición política donde juegan...

Leer más

Dijo esto para volver en defensa de Maduro:

Con mentiras han cercado a Cuba.

Atacaron a Irak y Libia.

Han convertido a Siria en polígono de pruebas de armamentos y en teatro de operaciones de los terroristas, a los que han financiado bajo falsas banderas de democracia y libertad.

Con mentiras acusan a Cuba.

Y acusan a Venezuela.

Y al Foro de Sao Paulo.

De promover levantamientos populares.

Dijo que “esa técnica la aplican de modo perverso en el desesperado intento por derrocar al gobierno Bolivariano de Venezuela y al mismo tiempo dañar a Cuba”. Apuntó que “en los últimos meses Estados Unidos ha lanzado con mucha fuerza una mendaz campaña contra cualquier tipo de relación entre nuestros dos países. Se nos acusa de sostener a la Revolución Bolivariana, en una trasnochada versión de la teoría de los satélites que en su momento desataron contra la antigua URSS y apelan a ese pretexto para justificar el bloqueo”.

El libro El Suicidio del Poder de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y en Kindle

Leer más