Ir a versión MÓVIL

konzapata.com

Maduro toma las precauciones ante el reto de Guaidó de lanzarse a las calles

miércoles 13 de noviembre de 2019, 15:02h
Zenaida Amador (ALnavío).- La convocatoria del 16 de noviembre hecha por Juan Guaidó para retomar la protesta ciudadana de calle y forzar el cese de la dictadura parece haberle movido el piso al régimen venezolano. Nicolás Maduro, que hace tiempo dejó de esforzarse por guardar las apariencias, decidió bloquear cualquier manifestación en su contra. Así, las amenazas suben de nivel hora tras hora, mientras Guaidó despliega una estrategia de reconexión con la gente para tratar de quebrar el miedo y el desánimo sembrados por el chavismo.
Maduro decidió bloquear cualquier manifestación en su contra / Foto: @NicolásMaduro
Ampliar
Maduro decidió bloquear cualquier manifestación en su contra / Foto: @NicolásMaduro

Juan Guaidó sorprendió este martes a los caraqueños. En la mañana hizo un recorrido en el Metro de Caracas para llegar a la Asamblea Nacional y en la tarde caminó el emblemático bulevar de Sabana Grande. En ambas ocasiones se mezcló con los transeúntes y lanzó nuevamente su llamado a seguir en pie de lucha para poner fin a la usurpación del poder por parte de Nicolás Maduro.

El 16 de noviembre fue marcado por Juan Guaidó como el...

Leer más

“El 16 de noviembre marca una agenda clara de conflicto, una agenda orientada a la solución a la problemática de Venezuela. Esto pasa por poner fin a la tiranía, lograr una elección presidencial realmente libre, atender la emergencia humanitaria compleja y estabilizar al país”, sostuvo Guaidó a lo largo de la jornada en la que de forma directa invitó a los ciudadanos a activarse en las protestas. “¡El 16 de noviembre encontrémonos todos y hagamos sentir nuestra fuerza en las calles!”.

Ante sus llamados, que coinciden con el contagio que comienza a sentirse entre los venezolanos a propósito de los recientes hechos ocurridos en Bolivia, el chavismo activó su maquinaria de choque.

La amenaza con fusil

Cuando faltaba una semana para la fecha fijada por Guaidó lo primero que hizo Maduro fue poner a su partido a organizar una serie de actividades bajo la excusa de que eran para expresar su respaldo a Evo Morales. De esta manera se organizó una larga lista de actos en las cercanías del Palacio de Miraflores, que comenzaron este lunes 11 y con los que salieron nuevamente a la luz los grupos de choque del chavismo para sembrar el miedo entre quienes se oponen a su gestión. Lo segundo que hizo, para elevar aún más la presión, fue anunciar que aumentará el patrullaje en el país desde el 14 de noviembre. Lo hará con el refuerzo de la Milicia Bolivariana, que dispondrá de fusiles y armas para cumplir con su trabajo.

Cuando faltaba una semana para la fecha fijada por Guaidó lo primero que hizo Maduro fue poner a su partido a organizar una serie de actividades bajo la excusa de que eran para expresar su respaldo a Evo Morales. De esta manera se organizó una larga lista de actos en las cercanías del Palacio de Miraflores, que comenzaron este lunes 11 y con los que salieron nuevamente a la luz los grupos de choque del chavismo para sembrar el miedo entre quienes se oponen a su gestión. Lo segundo que hizo, para elevar aún más la presión, fue anunciar que aumentará el patrullaje en el país desde el 14 de noviembre. Lo hará con el refuerzo de la Milicia Bolivariana, que dispondrá de fusiles y armas para cumplir con su trabajo.

La Milicia, ese cuerpo que Hugo Chávez definió alguna vez como “el pueblo en armas presto a defender la revolución socialista y bolivariana”, operará como eje central del “reforzamiento del patrullaje de calle para garantizar la paz y las navidades felices en Venezuela”.

Según Maduro, de esta forma se pondrá en práctica el “sistema de protección popular integral” ante las amenazas imperiales. Esto implica que las Unidades Populares de Defensa Integral, que de acuerdo con Maduro son más de 63.000, se activarán para “el patrullaje armado” en avenidas y calles de toda Venezuela.

La Fuerza Armada se ocuparía de la “distribución segura y profesional” de los fusiles y de las armas que los milicianos emplearán para “la felicidad del pueblo”. Serían unos 321.433 fusiles, según dijo. “Hoy están organizados, alistados, prestos para el combate y defensa de la paz y de la revolución 3.295.335 milicianos y milicianas (…) Mientras más fuerza militar tengamos, tendremos más paz en Venezuela”, afirmó.

Rostro cívico

A propósito de la situación de Bolivia, Maduro no perdió oportunidad de evidenciar que la resistencia a abandonar el poder es una constante en quienes comparten su ideología política.

El chavismo sabe que la única institución legítima que se...

Leer más

Aseguró que Morales no renunció a la Presidencia de Bolivia. “Le dije ahorita a Evo por teléfono que es ilegal su renuncia con un fusil en la cabeza (…) Evo sigue siendo el presidente, es el presidente de Bolivia en el exilio”.

Tampoco perdió chance para lanzar comentarios sobre el deber de los militares y criticar a las Fuerzas Armadas de Bolivia, que le recomendaron a Morales que renunciara. “Basta de caos, basta de violencia, basta de golpe de Estado, Evo Morales en el único que puede garantizar la estabilidad y el crecimiento en Bolivia”.

Maduro, cuya represión violenta a la protesta ciudadana a través de los cuerpos de seguridad del Estado ha sido documentada internacionalmente, le ordenó a su ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, que se comunicara con el comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kaliman, para pedirle que “no repriman al pueblo, no asesinen, restituyan el Estado de derecho”.