konzapata.com

Cómo la crisis en América del Sur favorece la opción política de Guaidó

viernes 15 de noviembre de 2019, 21:30h
Juan Carlos Zapata (KonZ).- Ecuador y aun lo que pasó con las elecciones en Argentina, en las que perdió Mauricio Macri y ganó el peronismo. Guaidó quiere aprovechar la coyuntura. De allí el reto de la nueva jornada de protesta contra Maduro.
A Guaidó lo favorece la agenda latinoamericana / Foto:  @jguaido
A Guaidó lo favorece la agenda latinoamericana / Foto: @jguaido

Estaban aquellos que venían alertando sobre el cansancio de la Casa Blanca en el tema Venezuela. En el tema de Juan Guaidó. Pero ya no será así. Porque los acontecimientos en América Latina son una advertencia para los Estados Unidos. Todo es frágil en la región. Y así lo confirman las crisis de Ecuador, Chile y Bolivia.

¿Quién iba a pensar que Chile estallaría en protestas y que los hechos desencadenarían en una crisis de Estado, tal como la ha definido el expresidente Ricardo Lagos?

¿Quién iba a pensar en la renuncia de Evo Morales?

¿Evo Morales el del milagro económico?

¿Evo Morales que ya había torcido la voluntad popular y nada había ocurrido?

En Ecuador, las protestas contra el paquete de medidas dejaron al gobierno de Lenín Moreno en posición de franca debilidad.

Los dos principales herederos del régimen chavista están...

Leer más

“Todo cambia muy rápido en América Latina”, dijo este jueves en Brasilia el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en referencia a estos acontecimientos.

Todo va tan rápido que se pasa de la frustración a la posibilidad de que en Venezuela se produzcan eventos que le pongan fin al régimen de Nicolás Maduro, o por el contrario, que otros países entren en crisis permanente, y entonces la región se convierta en un peligroso polvorín.

¿Quién ganaría en un escenario así?

Por eso es que a los Estados Unidos le conviene que el caso Venezuela tenga un desenlace.

Ya no se colocan fechas.

Pero la presión contra el régimen de Maduro no va a cesar y menos si se toma en cuenta el elemento contagio. El factor contagio que representa el chavismo para la región.

Guaidó entiende el momento. Y lo entiende Maduro. Guaidó anuncia volver a la calle. Y Maduro amenaza con represión. Y el régimen de Maduro sabe ejercer la represión. Guaidó insiste en la presión. Pero entiende que antes de que en Venezuela se instale el caos, lo ideal sería una solución negociada que conduzca a elecciones libres y confiables, sin fraude.

Sobre esta realidad, es que Guaidó sigue constituyendo la apuesta más decidida de la Casa Blanca. Semanas atrás, analistas conocedores de la política en Washington decían: “No es que los Estados Unidos vaya a dejar solo a Juan Guaidó. No por ahora. Pero no se descarta que ello ocurra en un corto plazo. El tema Venezuela cansa en Washington. Se pasó de las contradicciones en los equipos de la Casa Blanca y el Departamento de Estado a una situación de ‘no me hables de ese problema’”. Resulta que la crisis en la región está marcando otra agenda. Y la solución regional pasa porque en Venezuela haya solución. Una fuente dice:

Venezuela es un problema regional.

El problema del éxodo, que sigue.

El problema del narcotráfico.

Un problema de contagio político e ideológico.

Cuando Putin dice desde Brasilia que Rusia quiere mantener relaciones con sea quien sea el que se quede con el poder en Bolivia, está señalando que la estabilidad es lo prioritario, y que lo peor es el caos, es el vacío de poder, o una situación extrema como la de Libia.

Guaidó entiende el momento. Y lo entiende Maduro. Guaidó anuncia volver a la calle. Y Maduro amenaza con represión. Y el régimen de Maduro sabe ejercer la represión. Guaidó insiste en la presión. Pero entiende que antes de que en Venezuela se instale el caos, lo ideal sería una solución negociada que conduzca a elecciones libres y confiables, sin fraude. Rusia respalda la celebración de elecciones. Argentina ha dirimido la controversia con elecciones. Es la primera vez que un presidente peronista recibirá el poder de uno que no es peronista. En Chile, la protesta violenta siembra el terror y afecta la economía, afecta la gobernabilidad y obliga plantearse opciones creativas como el cambio en la Constitución. En Bolivia, un evento electoral fraudulento ha conducido a un vacío de poder, y a esta situación de un gobierno interino pero con trecho largo de riesgo que sólo acabará cuando se celebren elecciones libres. Por ello lo importante para Guaidó es que la ruta sean las elecciones libres. La Asamblea Nacional está avanzando con el primer paso que puede terminar en la escogencia de un nuevo Consejo Nacional Electoral.

Tal vez hoy Guaidó sea más importante para Washington que hace un mes. “Los Estados Unidos están amarrados con esta agenda”, afirma una fuente. “A Donald Trump no le gusta perder”, apunta. La prioridad sigue siendo la salida de Maduro. Pero tal vez la solución negociada gane espacio dentro de la agenda. Porque hay un hecho cierto en el escenario de Venezuela: Ningún sector está en capacidad de imponerse sobre el otro. La alternativa es el caos, es el conflicto. Evo Morales ejecutó una operación que le está saliendo costosa a Bolivia. Y la presidenta interina tiene el trabajo inmenso de enrumbar el país a pesar del apoyo que recibe de los militares y la policía. Maduro tiene la opción de escoger la vía de Evo Morales. ¿Y las consecuencias? Guaidó puede plantearse el conflicto. ¿Pero tiene fuerza para ello? La renuncia de Evo Morales motiva a Guaidó y a la oposición. Pero las crisis no se decretan. Tampoco los estallidos sociales.

El libro Los midas del valle de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle.

Encuentrálo aquí