konzapata.com

Así fue la rabia de Evo Morales cuando le preguntaron por qué no se exilió en Venezuela

lunes 18 de noviembre de 2019, 14:56h
Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Lo menos que quiere Evo Morales es que lo vinculen a Venezuela. Y a Nicolás Maduro. Pese a que Venezuela, como Cuba, pueda ser un país en el que termine refugiándose para dirigir la resistencia en Bolivia, ya que el plan que está desarrollando puede terminar incomodando las relaciones entre México y Estados Unidos. El caso es que Maduro, por ahora, no es un tema que lo ponga cómodo. Y en tal sentido, no despeja la duda de por qué prefirió México y no Caracas y Maduro.
Evo Morales evita nombrar a Maduro / Foto: Captura
Ampliar
Evo Morales evita nombrar a Maduro / Foto: Captura

Evo Morales sigue en México. Se está cumpliendo una semana desde su renuncia y salida de Bolivia; una semana que parece un siglo. Evo Morales desde México libra una batalla para ganarse la opinión pública internacional. Por ello concede entrevistas a medios de América Latina y Europa. En esta reciente con BBC Mundo es que salió a relucir el tema Venezuela. Y Evo Morales se molestó. Le incomoda que le pregunten sobre Venezuela. Tanto que evita hablar de Nicolás Maduro, aunque habla de Hugo Chávez. Sigue el patrón de Alberto Fernández, Argentina, y de Rafael Correa, Ecuador, aunque este sigue siendo asesor de Maduro.

La pregunta ha estado en el ambiente todos estos días. Pero fue el periodista de BBC Mundo, Gerardo Lissardy, quien se la formuló:

-¿Por qué no fue a Venezuela en lugar de venir a México?

-¿Por qué Venezuela, dígame? ¿Por qué insinúa eso?

-Porque es su aliado más cercano en la región…

En esa respuesta está casi todo dicho. Evo Morales reconoce que el aliado es Venezuela. Hugo Chávez. El pueblo de Venezuela. Pero evita nombrar a Maduro. De Venezuela salta a Cuba, e inclusive prefiere hacer la referencia del apoyo recibido por gobiernos de derecha antes que hablar de Maduro. Evo Morales lo reconoce sin decirlo. Maduro es tóxico. Y de allí su reacción, molesta

-Tengo tantos aliados: Rusia y China, países en Europa, países que nos admiran bastante, Francia, España

La pregunta es una pregunta. Pero Evo Morales replica con aquello de “¿por qué insinúa eso?”. El expresidente observa en una pregunta obvia un trasfondo sospechoso. Y no puede ser otro que el hecho de que el periodista quiere perjudicarlo porque Venezuela perjudica, porque Maduro perjudica, porque Maduro no es un aliado que pueda ser colocado como ejemplo. De hecho, la siguiente respuesta así lo confirma.

-Pero su aliado más próximo ha sido Venezuela en todo este tiempo.

-Es nuestro aliado. Respeto y admiro mucho. Mi admiración a Hugo Chávez, derrotó al golpismo, al intervencionismo y la guerra económica. Es el pueblo venezolano. Le tengo mucha admiración. Así como el pueblo de Cuba, tantos años y pese al bloqueo, sigue vigente. Y no por eso me voy a ir allá. Me pidieron en la primera llamada: que se venga a Paraguay. Digo, ¿Paraguay es mi aliado ideológico? Gobiernos de derecha e izquierda apoyan y expresan solidaridad. Tengo tantas llamadas telefónicas….

En esa respuesta está casi todo dicho. Evo Morales reconoce que el aliado es Venezuela. Hugo Chávez. El pueblo de Venezuela. Pero evita nombrar a Maduro. De Venezuela salta a Cuba, e inclusive prefiere hacer la referencia del apoyo recibido por gobiernos de derecha antes que hablar de Maduro. Evo Morales lo reconoce sin decirlo. Maduro es tóxico. Y de allí su reacción, molesta, porque enseguida le pide al periodista lo siguiente:

-Por eso espero que me pase una grabación de esta entrevista. Con usted no es una entrevista, es un debate ideológico. Estoy dispuesto, debatamos. Porque se queda sin argumentos y salta a Venezuela. Ese es mi derecho.

En esta parte de la entrevista Evo Morales deja al descubierto el asunto. Señala que como el periodista se queda sin argumentos está obligado a “saltar” al tema Venezuela. Insinúa que como el periodista no tiene argumentos en torno a puntos como el golpe de Estado, la violencia, la paz, su gestión, el fraude electoral, su huida de Bolivia, tiene que recurrir, el periodista, al caso Venezuela, porque con Venezuela el que se queda sin argumentos es Evo Morales. Porque Maduro es indefendible. ¿Cómo justificar que no se haya ido a Venezuela si de este país lo recibió casi todo para ganar la primera elección? Tanto le molesta que hasta pide que se le entregue la grabación de la entrevista, tal como ocurrió.

Luego de esta respuesta, más preguntas, y Evo Morales en el mismo tono, a la defensiva con el tema Venezuela. No le gusta que le insinúen “eso”: por qué no se fue a Venezuela. “¿Por qué salta con eso?”, pregunta. “Eso”, como si Venezuela fuese un espanto. Entonces llega a decir: “Esto no es una entrevista”.

-No, no le acepto que es un debate. Yo le estoy haciendo preguntas.

-Cuando no tienen argumentos sobre algún tema, directamente saltan ‘ah, porque Venezuela’. Ese es mi derecho, usted no puede insinuar que me vaya a Cuba o a Venezuela.

-Pero nadie está cuestionando su derecho…

-Pero entonces, ¿por qué salta con eso? Esto no es una entrevista.

¿Pero por qué le molesta que le pregunten por qué no se fue a Venezuela? No entiendo, es una pregunta.

-¿Por qué insinúa usted eso?

-Yo no insinúo, se lo pregunto concretamente.

-Yo te estoy diciendo, tanta solidaridad... Más cerca hubiera sido para mí irme a Paraguay. Pero tampoco había logística para ir a Paraguay. Ofrecieron asilo y acogerme. Usted sabe que el presidente de Paraguay no es un aliado ideológico, pero nos la llevamos bien, trabajamos bien, siempre ha sido mi posición.