konzapata.com

El éxodo venezolano también es un problema económico para América Latina

jueves 21 de noviembre de 2019, 18:50h
Daniel Gómez (KonZ).- Países como Colombia, Perú y Ecuador son los más afectados por la migración venezolana. El éxodo los obliga estirar los presupuestos para garantizar la educación, la salud y la vivienda, lo cual tiene un impacto en los países de la región. Un impacto social, ya que han crecido los casos de xenofobia. De ello hablan con el diario KonZapata el profesor del IE de Madrid, Juan Carlos Martínez Lázaro, y Juan Vázquez, economista jefe para América Latina de la OCDE.
Colombia, Perú y Ecuador son los más afectados por el éxodo / Foto: @OIMSuramerica
Ampliar
Colombia, Perú y Ecuador son los más afectados por el éxodo / Foto: @OIMSuramerica

Este jueves en la Bolsa de Madrid un grupo de economistas analizó en hora y media la situación de América Latina. Una región golpeada por las crisis de Chile y de Bolivia, por el bajo crecimiento de sus principales economías, Brasil y México, y por un panorama de incertidumbre del que no escapa ningún país de la región. Pero no hicieron mención alguna al éxodo venezolano. Esa avalancha migratoria que ha provocado que desde 2015, más de 4,5 millones de personas abandonen Venezuela por culpa de la gestión de Nicolás Maduro.

“Esto de verdad es un problema”, dijo al diario KonZapata el profesor del IE de Madrid, Juan Carlos Martínez Lázaro.

“Los migrantes venezolanos está muy formados. Y pueden ser una fuente de empleo y de mano de obra importante para la región. Hay que mirar el lado positivo. En el organismo se estudia qué respuestas pueden dar los gobiernos a este fenómeno que, por su magnitud, está provocando ciertas tensiones”, explicó el experto de la OCDE.

“No disponemos de indicadores. Pero sin duda la migración venezolana está afectando el desarrollo de la región”, comentó a este diario Juan Vázquez, economista jefe para América Latina de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Este analista dice que desde la OCDE están analizando este fenómeno migratorio. Sobre todo, el impacto que tiene en los países receptores y en sus sistemas de salud y educación.

Se sabe, porque así lo ha dicho Naciones Unidas, que si nada cambia en 2020 el éxodo venezolano sobrepasará al de Siria con más de seis millones de migrantes. Y esto supondrá un reto para Latinoamérica ya que el 80% busca suerte en la región. Principalmente en Colombia y Perú.

“Los migrantes venezolanos está muy formados. Y pueden ser una fuente de empleo y de mano de obra importante para la región. Hay que mirar el lado positivo. En el organismo se estudia qué respuestas pueden dar los gobiernos a este fenómeno que, por su magnitud, está provocando ciertas tensiones”, explicó el experto de la OCDE.

Cuando habla de tensiones se refiere al esfuerzo presupuestario que tendrán que hacer los países receptores para dar a los migrantes sanidad, educación y vivienda, y también a los recientes casos de xenofobia vividos en la región.

“En Colombia, Perú, Ecuador e incluso Panamá ya se han visto manifestaciones en contra de los venezolanos”, apuntó Martínez Lázaro. “Hay sectores, sobre todo en las clases más bajas, que los ven como una amenaza. Generan competencia en empleo. Como son inmigrantes, y están necesitados, están dispuestos a cobrar salarios más bajos. De ahí las tensiones”.

La verdadera reserva de Venezuela es la diáspora. Expresión...

Leer más

Esther Saavedra, diputada del Frente Popular de Perú, no escondió su xenofobia y en una sesión de octubre en el Congreso dijo: “Los venezolanos entran hasta por las ventanas. No podemos seguir así. No seamos el patio trasero de América Latina. Un millón de migrantes, entre legales e ilegales, entre trabajadores y bandidos, delincuentes, tienen que comer, tienen que dormir. Vienen a quitarle el trabajo a nuestros peruanos”.

Por suerte, voces como esta son minoritarias en América Latina. El gobierno de Martín Vizcarra en Perú, el de Iván Duque en Bolivia, e incluso el de Lenín Moreno en Ecuador, quien al principio fue criticado por declaraciones xenófobas en contra de los venezolanos, tienen un discurso de puertas abiertas con los migrantes del éxodo.

“Los gobiernos están haciendo bien”, apuntó el experto de la OCDE.