konzapata.com

El desastre económico no acaba: prepárese para lo que vendrá en 2020

martes 26 de noviembre de 2019, 18:00h
Caleb Zuleta (KonZ).- Lo dice Consecomercio. El gremio de los comerciantes prevé un escenario en el cual las soluciones no llegan. No hay varita mágica, en economía. De modo que señala que en 2020 la economía enfrentará un entorno en el que las dificultades se harán más profundas que en 2019.
En 2020 la inflación pudiera ubicarse alrededor del 3.000% interanual / Foto: Captura
Ampliar
En 2020 la inflación pudiera ubicarse alrededor del 3.000% interanual / Foto: Captura

El Informe Económico sobre las perspectivas para 2020 de la Comisión de Economía de Consecomercio apunta que como quiera que las condiciones y variables macroeconómicas se mantienen, “una proyección conjunta de los datos provistos por el Banco Central de Venezuela y firmas privadas como Ecoanalítica, permite prever una caída del Producto Interno Bruto (PIB) en alrededor de 10% con respecto al 2019”. Esto por un lado. En lo que refiere al PIB.

Los expertos de la Comisión de Economía de Consecomercio concluyen que “en la medida en que no existan y se implementen un conjunto de políticas públicas que de forma armónica, abierta y consistente se orienten al crecimiento económico de Venezuela y a la consecución de un esquema de libertades económicas, las distorsiones imperantes continuarán existiendo y agravándose. Ningún país ha logrado salir de la pobreza y el estancamiento sin respeto a la propiedad, al empresario y a la dinámica que se gesta a través de un mercado libre”.

Señala el documento que se estima que el volumen total de importaciones estaría cercano a los 5.500 millones de dólares, aproximadamente 1.000 millones menos que en este 2019.

Los expertos de la Comisión de Economía de Consecomercio concluyen que “en la medida en que no existan y se implementen un conjunto de políticas públicas que de forma armónica, abierta y consistente se orienten al crecimiento económico de Venezuela y a la consecución de un esquema de libertades económicas, las distorsiones imperantes continuarán existiendo y agravándose. Ningún país ha logrado salir de la pobreza y el estancamiento sin respeto a la propiedad, al empresario y a la dinámica que se gesta a través de un mercado libre”.

Así, aparece el caso de la inflación. ¿Lo había visto todo en inflación? Pues hay que prepararse. Porque Consecomercio afirma que “el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), principal indicador que permite medir la inflación, pudiera ubicarse alrededor del 3.000% interanual, con lo cual el ciclo hiperinflacionario seguiría presente en el país, con la consecuente destrucción del valor del bolívar -y las funciones dinerarias que éste ejerce- como moneda de curso legal en Venezuela. A su vez, se estima que la moneda pudiera depreciarse cerca de 96,87% con respecto al cierre de 2019”.

Apuntan que como no hay signos de rectificación ni enmienda de las políticas actuales, puede preverse que la economía experimentará las siguientes consecuencias:

Primero, una “mayor informalización en los intercambios económicos”.

Segundo, incremento de las operaciones en moneda extranjera y transaccionalidad en divisas.

Tercero, una mayor restricción del crédito y replanteamiento de la actividad bancaria en Venezuela.

Cuarto, surgimiento de nuevas fuentes de financiamiento.

Quinto, restructuración empresarial (“resizing”) en función del nuevo tamaño y dinámica de la economía venezolana, incluyendo, entre otros, capacidad instalada, capital humano, gama de productos, esquemas financieros, y gestión operativa.

“Todos los indicadores marcan que 2020 será el año de reinicio...

Leer más

Señala que la variable política seguirá jugando un papel determinante en el área económica. “El contexto político seguirá siendo vital para la vida económica del país. Si los niveles de conflicto político se elevan, ello afectará negativamente la actividad económica. Un entorno estable, con respeto a la institucionalidad y al Estado de Derecho, será constructivo para el crecimiento económico. Es de vital importancia que quienes detenten el poder se enmarquen en un conjunto de reformas orientadas hacia la apertura, de forma tal que Venezuela pueda salir de la coyuntura existente, y que todos los venezolanos tengan una mejor calidad de vida. Se trata de una aspiración compartida por todos”.

Explican que:

Primero, a nivel macro, la legitimidad del Ejecutivo Nacional y demás poderes públicos es crucial a los fines de captar inversiones, replantear el esquema de sanciones internacionales al cual están sujetos varios actores de la economía nacional, y desarrollar cualquier proceso de renegociación de deuda externa, apertura a los mercados foráneos, y asistencia internacional y multilateral.

Segundo, de darse algún tipo de proceso electoral en 2020, es muy probable que incida sobre la economía local, especialmente en lo concerniente a la monetización del déficit fiscal.

Tercero, en un nivel micro, si se continúan implementando políticas públicas restrictivas al crédito y a la intermediación financiera, la economía seguirá en el camino de la contracción y el empequeñecimiento.

Cuarto, en la medida que los agentes económicos perciban mayor libertad, mayor respeto a la propiedad privada y a la dinámica del mercado, la economía tenderá a crecer y brindarle mayor bienestar a los venezolanos.