konzapata.com

Brewer-Carías explica qué hay que hacer con la Constitución si hay cambio en Venezuela

miércoles 27 de noviembre de 2019, 15:02h
Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Si hay cambio en Venezuela no hay necesidad de cambiar la Constitución de 1999. Lo dice Allan Brewer-Carías. El constitucionalista más reputado de Venezuela, residenciado en Nueva York y que este otoño ha sido objeto de reconocimientos en Madrid. Brewer-Carías es una obra escrita. Un pensamiento jurídico. Es toda una trayectoria. Brewer acaba de cumplir 80 años y los celebra, además, con la publicación de Una vida, una aproximación biográfica escrita por el periodista Sergio Dahbar.
La insistencia de Allan Brewer-Carías es que se cumpla la Constitución / Foto: Captura Youtube
Ampliar
La insistencia de Allan Brewer-Carías es que se cumpla la Constitución / Foto: Captura Youtube

Brewer-Carías señala que las constituciones no tienen la culpa. La tienen los gobiernos que gobiernan mal. Los líderes que se equivocan. Los partidos que se deterioran. Dice que en Venezuela, de haber cambio, no hay que cambiar la Constitución de 1999 sino aplicarla. Tampoco la de Bolivia y tampoco la de Ecuador. Y señala esto por lo que está ocurriendo en la región. Por lo que acaba de pasar en Bolivia con Evo Morales. En cambio, admite que en Chile la experiencia puede ser otra. Porque es posible que la Constitución, que proviene de los tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet, presente un rezago de adaptación al sistema democrático. Es la propuesta que hay en el escenario político chileno, aunque ya desde los tiempos de Michelle Bachelet se había adelantado en ese sentido.

“Este libro se aproxima a la vida de Allan Brewer-Carías… que ha escrito 200 libros propios, otros 40 compartidos y cerca de 1221 artículos, conferencias, monografías y opiniones jurídicas en 60 años de vida intelectual ininterrumpida. Es sin duda uno de los especialistas en Derecho Constitucional y Administrativo más respetados a nivel internacional…Cuando lo conocieron en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, lo tocaron para ver si era real ese autor que mandaba y mandaba libros”.

Sergio Dahbar en Allan Brewer-Carías, Una Vida.

La insistencia de Allan Brewer-Carías es que se cumpla la Constitución. La de 1999 nació violada. Y las violaciones reiteradas y sistemáticas conducen a concluir que se trata de una Constitución de embuste pues nadie la cumple. Ni los mecanismos de participación han sido respetados, señala.

El punto es que la Constitución se convierte en la primera víctima de los regímenes populistas. Y ello obedece a que los populismos, cuando llegan al poder no quieren dejarlo. Luego, si ese poder cuenta con un Tribunal Constitucional controlado, la situación es peor. Ese Tribunal pasa a ser un instrumento atroz del autoritarismo.

Todo comienza con la constituyente. El cometido del proceso constituyente fue el asalto del poder. Y ello se consumó con el control de la Asamblea Nacional Constituyente por parte de Hugo Chávez. Brewer-Carías era apenas una voz solitaria, una voz disidente, en aquella Asamblea Constituyente de la que era miembro. Dice que de allí salió una Constitución que es un derivado de la de 1961. Una Constitución, la de 1999, con agregados de principios que son “puras mentiras”.

-Asaltaron el poder con la Constituyente y desde ese momento se comenzó a violar la Constitución.

Brewer-Carías aclara que, sin embargo, no todas las constituyentes son malas. Que ellas pueden ser útiles para recomponer el sistema político. Claro, esa constituyente tiene que ser producto de un pacto. Y no fue lo que ocurrió en Venezuela ni en Bolivia ni en Ecuador. Brewer-Carías coloca como ejemplo la constituyente que celebró Colombia en 1991, pactada. Después, lo que ha habido son constituyentes impuestas, ninguna pactada.

-Lo que ha ocurrido en Ecuador y Bolivia es consecuencia de que fueron procesos constituyentes no pactados. Se hicieron para asaltar el poder y manipular los derechos sociales. Con los derechos sociales controlan y acaparan más poder.

El experto recuerda que desde el siglo XIX los factores políticos han pactado. Podían ser adversarios pero coincidir, por ejemplo, en reconocer la particularidad y la autonomía del Poder Judicial, no asaltar el Poder Judicial y tampoco el servicio social.

El expresidente de Chile Ricardo Lagos hizo este miércoles una...

Leer más

Una democracia no funciona sin pacto, sentencia. La democracia es pacto, y el resto hegemonía. Pero a ese pacto hay que renovarlo. Hay que cuidarlo. Hay que regarlo, abonarlo y podarlo como una planta. Ese fue el problema en Venezuela con el Pacto de Punto Fijo. Todo un ejemplo que con el tiempo se fue descuidando. “Los partidos políticos hicieron el Pacto de Punto Fijo y después se olvidaron de que habían pactado”.

-Después de que nos dieron la democracia no quisieron seguir dándonos más democracia.