konzapata.com

El cambio de modelo de Telefónica abre espacio a Huawei y China

viernes 29 de noviembre de 2019, 15:02h
Zenaida Amador (KonZ).- La economía venezolana no sólo lleva seis años contrayéndose, sino que además es un entramado donde las regulaciones, los controles y los manejos difusos del gobierno marcan la agenda económica, ambiente que juega en contra de cualquier iniciativa de negocios y más en sectores como el de las telecomunicaciones, que requieren de inversión permanente para mantenerse a la vanguardia tecnológica. Por eso no resultó sorprendente que una empresa como Telefónica analice “todas las opciones” sobre sus operaciones en este mercado, lo difícil es pensar en quién verá en esa decisión una oportunidad para hacer negocios en Venezuela.
Nicolás Maduro: “Huawei va a continuar en Venezuela” / Foto: Pixabay
Nicolás Maduro: “Huawei va a continuar en Venezuela” / Foto: Pixabay

Telefónica anunció esta semana que concentrará sus negocios en España, Alemania, Reino Unido y Brasil, y por ello, informó la empresa, “ponemos en marcha la revisión de nuestro portafolio de activos en Hispanoamérica con el doble objetivo de modular nuestra exposición a la región, al tiempo que se crean las condiciones para maximizar su valor, tanto vía crecimiento, como consolidación y posibles operaciones corporativas”.

De inmediato se interpretó que se abría la posibilidad de venta de las filiales de Telefónica en Chile, Perú, Uruguay, Colombia, México, Ecuador y Venezuela. “Todas las opciones están abiertas”, remató este jueves el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en una conferencia.

Sin embargo, el presidente de Movistar Venezuela, que es la unidad de Telefónica en el país, aseguró que la compañía está dispuesta a abrir la puerta a nuevos capitales para mantener andando el negocio. José Luis Rodríguez Zarco dijo así que “la estrategia será contar con nuevos inversores” y no irse de Venezuela.

Telefónica no descarta ninguna opción con sus filiales de...

Leer más

Indicó que las empresas de telecomunicaciones, tomando en cuenta su tamaño, invierten entre 50 y 200 millones de dólares al año y “no poder mantener este ritmo” impacta en la continuidad y calidad de los servicios. “Es indispensable que las empresas cuenten con el flujo de caja necesario para ejecutar el plan de inversión que garantice la sostenibilidad de los servicios”, señaló mientras informaba que este año invirtieron 16 millones de dólares en Venezuela para instalar 192 nuevos nódulos de tecnología 4G+.

Es decir que Movistar Venezuela, que es operada por Telefónica desde 2005, se abre a nuevos capitales para poder responder al ritmo de inversiones que demanda el mercado y sostener así el negocio local. ¿Y quién tendrá el interés de inyectar esos recursos en el contexto actual del país?

El Estado venezolano

El sector de las telecomunicaciones en Venezuela, donde el Estado es actor y regulador a la vez, trabaja a 95% de su capacidad y sufre el rigor del rezago tecnológico. Aun así, desde agosto Nicolás Maduro viene insistiendo en un supuesto plan especial de inversiones para mejorar el sistema de fibra óptica a nivel nacional, que denomina “Internet al hogar”, más sus promesas de poner al país a la vanguardia en tecnología móvil.

Basta recordar lo dicho por Maduro en mayo pasado: “He ordenado hacer una inversión inmediata junto a nuestros hermanos chinos, y la tecnología de China, la tecnología de Huawei, de ZTE, y de todas las empresas chinas y de todas las empresas rusas, para nosotros elevar las capacidades de todo el sistema de comunicaciones y hacer realidad el sistema 4G”.

El tema, a los ojos de la ciudadanía, no pasa de ser un anuncio más, pues el nivel de deterioro de las telecomunicaciones es una realidad palpable y la ausencia de recursos para invertir es obvia para todos. De hecho, la oferta de Maduro incluía llevar internet de alta velocidad a hogares y oficinas en breve. “Para el mes de noviembre de este año el 80% de los municipios estarán conectados con el sistema de fibra óptica”, prometió entonces.

Pero noviembre concluyó y Venezuela sigue entre los países del mundo con peor conexión de internet y las fallas son recurrentes en los servicios de telefonía, no sólo por la desinversión sino por los recurrentes robos de cableado y de partes y piezas de las antenas de las empresas que prestan el servicio.

El régimen de Maduro no dispone de fondos para llevar adelante estas promesas ni para atender a sus propias empresas operadoras (Cantv y Movilnet), lo que hace cuesta arriba que de forma directa el Estado pueda aparecer como una opción ante las necesidades de capital que esboza Telefónica.

Los aliados estratégicos

Desde hace meses es claro que cualquiera que sea el desarrollo en materia de telecomunicaciones que se dé en el país bajo el amparo del régimen de Nicolás Maduro se hará de la mano de sus aliados estratégicos internacionales, que parecen perfilarse en estos momentos como la opción más clara de posibles inversionistas ante los espacios que abre Telefónica en Venezuela.

Basta recordar lo dicho por Maduro en mayo pasado: “He ordenado hacer una inversión inmediata junto a nuestros hermanos chinos, y la tecnología de China, la tecnología de Huawei, de ZTE, y de todas las empresas chinas y de todas las empresas rusas, para nosotros elevar las capacidades de todo el sistema de comunicaciones y hacer realidad el sistema 4G”.

Dice el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete...

Leer más

En varias oportunidades Maduro ha adelantado que “con inversión internacional” el país avanzará en el despliegue masivo de las tecnologías 4G y 5G, pero China despunta en esta línea.

“La cooperación en telecomunicaciones para fortalecer, mejorar todo lo que son los servicios de telefonía, datos, comunicación, internet a través de las líneas 4G. Y muy pronto vamos a empezar a instalar, de forma experimental, la línea 5G en Venezuela. Llega la 5G a Venezuela de la mano de la Cooperación Estratégica Integral China-Venezuela, de manera experimental para ir expandiendo”, aseguró Maduro en junio en la celebración del “45° aniversario de las relaciones de cooperación y hermandad entre China y Venezuela”.

El gigante asiático marca la pauta mundial en tecnología 5G, pero el tema ha entrado en la escena política luego de que Estados Unidos señalara a la empresa china Huawei de ser una amenaza a la seguridad por espionaje y le aplicara un veto, que entra en vigor en febrero de 2020.

Maduro, a propósito de esta postura de la administración de Donald Trump, dijo que la empresa “se ha convertido en la más avanzada en tecnología y comunicaciones del mundo entero y ya va con todos los equipos hacia la instalación del sistema 5G”.

“Huawei va a continuar en Venezuela”, afirmó tajante. Además, no pierde chance en sus alocuciones televisivas de mencionar la marca o de comentar que él usa sus dispositivos. “Pásame mi teléfono ahí, éste es un teléfono chino, un Huawei, que me regaló la empresa Huawei. Tengo mi Huawei”.