konzapata.com

Lula le reclama a Bolsonaro lo que nunca le reclamó a Chávez… ni a Maduro

viernes 29 de noviembre de 2019, 18:00h
Por Caleb Zuleta (KonZ).- Lula señala que Jair Bolsonaro no “valora la democracia”. Tampoco sus hijos. Tampoco el partido de Bolsonaro. Lula anda en campaña. Lula enfrenta a Bolsonaro. Y el libreto que sigue desde que salió de la cárcel, tiene pegada. Pero a Lula se le olvida que apoyó a Hugo Chávez, que abogó por él para que Venezuela ingresara a Mercosur, aun a sabiendas de que para Chávez la democracia tenía poco valor.
Lula señala que Jair Bolsonaro no “valora la democracia” / Flickr: Partido dos Trabalhadores
Lula señala que Jair Bolsonaro no “valora la democracia” / Flickr: Partido dos Trabalhadores

Lula le dice a El País que en el gobierno de Jair Bolsonaro “hay personas que no comprenden bien lo que es la democracia”. ¿Lo dice porque le conviene? Pero era lo que pasaba con Hugo Chávez. Es lo que pasa con Nicolás Maduro. Y Lula guardó silencio con Chávez, y guarda silencio con Maduro. ¿Quién es peor que el otro? ¿Quién ha violado más veces la Constitución? ¿Quién secuestró o ha secuestrado los poderes? ¿Quién los atacó o los ataca? ¿Quién limitó o limita más la libertad de expresión? Son tiempos distintos. Pero en el fondo es lo mismo.

Dice Lula que para Bolsonaro y quienes gobiernan con él, “la democracia no es fundamental”. Lula no vio y no ve lo mismo en Venezuela. Lula como que no se percató del asalto al poder que el chavismo ejecutó en Venezuela. Un poder que, dicen, les pertenece y que no soltarán jamás, a pesar del evidente fracaso del modelo. Remata Lula señalando que “Brasil necesita más democracia, más manifestaciones porque eso garantiza la consolidación de las instituciones”. La frase aplica para Chávez y Maduro.

El caso es que Lula apoyó a Chávez. Y Chávez no era un demócrata. No le importaba la democracia. No le importaba la alternancia en el poder, que es lo que Lula dice ahora de Evo Morales, que cometió un error en buscar otra presidencia. Lula le dio oxígeno a Chávez. En el Mercosur, lo apoyó a pesar de que entonces ya eran evidentes los signos de que Chávez no valoraba la democracia y ello contradice los postulados del acuerdo.

Lula dice que ni los hijos ni el partido de Bolsonaro valoran la democracia. Qué queda para el PSUV, y qué queda para la familia Chávez que gobernó con Chávez, que sigue gobernando con Maduro, que se enriqueció con Chávez, que hizo del estado Barinas un feudo particular, que guarda silencio ante el desastre de Maduro. Chávez no respetaba la democracia ni en su propio partido donde imponía a dedo quién debía ser vicepresidente así hubiese perdido las elecciones internas.

Dice Lula del gobierno de Bolsonaro que “varias veces han hablado de cerrar el Tribunal Supremo, el Congreso, de restituir el AI5 [el decreto que dio inicio a la peor represión de la dictadura], ya han hecho ni sé cuántos decretos para autorizar [la posesión de] armas. Cree que todo se resuelve con el pueblo armado en las calles, cuando, la verdad, creo que todo se resuelve con más tecnología, más educación y más empleo”.

Lula olvida que Chávez llegó a más allá con el Tribunal Supremo. Y es lo que ha hecho el régimen de Maduro. A controlarlo. El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, salvo los primeros tres años, no ha gozado de autonomía en las dos décadas de chavismo. El Parlamento, aun dominado por el partido de Chávez, era un Poder rendido a los pies del Ejecutivo, y cuando la oposición obtuvo la mayoría en 2015, Maduro y el Tribunal Supremo de Justicia lo declararon en desacato. Chávez no solo introdujo el militarismo en la política. Sino que armó grupos paramilitares. Comenzó con los círculos bolivarianos y terminó en los llamados colectivos. Y Lula guardó silencio. Guarda silencio. Chávez perseguía y mataba y torturaba e inhabilitaba a los adversarios políticos. Maduro sigue matando y torturando y persiguiendo e inhabilitando. La crisis gestada por Chávez y Maduro ha empujado a más de cinco millones de venezolanos a irse del país.

El expresidente Lula Da Silva insiste en que Evo Morales...

Leer más

Dice Lula que para Bolsonaro y quienes gobiernan con él, “la democracia no es fundamental”. Lula no vio y no ve lo mismo en Venezuela. Lula como que no se percató del asalto al poder que el chavismo ejecutó en Venezuela. Un poder que, dicen, les pertenece y que no soltarán jamás, a pesar del evidente fracaso del modelo. Remata Lula señalando que “Brasil necesita más democracia, más manifestaciones porque eso garantiza la consolidación de las instituciones”. La frase aplica para Chávez y Maduro.