konzapata.com

Récord de empresas buscando dinero en la Bolsa de Valores de Caracas

jueves 19 de diciembre de 2019, 21:30h
José Miguel Farías (KonZ/Rendivalores).- Desde la actualización de la Ley de Mercado de Valores el 31 de diciembre de 2015, el mercado de capitales ha mantenido un lento pero constante crecimiento. Es importante destacar, que a pesar de la crisis económica severa -que ya alcanza en 2020 su séptimo año consecutivo de recesión-, los distintos agentes económicos han considerado al mercado de valores no sólo como un instrumento de cobertura sino también como una opción de financiamiento.
Este 2019 ha sido un año de gran importancia para la Bolsa de Valores de Caracas / Foto: Captura
Ampliar
Este 2019 ha sido un año de gran importancia para la Bolsa de Valores de Caracas / Foto: Captura

Este 2019 ha sido un año de gran importancia para la Bolsa de Valores de Caracas. En primera instancia, tomó ventaja de un nicho de mercado afectado por las decisiones en materia de política monetaria aplicadas por el Banco Central de Venezuela (BCV). Como es bien sabido, desde el año pasado el BCV decretó una serie de medidas con la finalidad de combatir el crecimiento continuo del tipo de cambio paralelo a través de la restricción de la liquidez monetaria.

En el transcurso del año se ha iniciado una campaña educativa hacia distintos sectores, gremios y universidades promovidos por entes reguladores, Bolsas de Valores y Casas de Bolsa. El objetivo de dicha campaña, nace de la premisa de culturizar a los ciudadanos acerca de la importancia de los mercados de valores como plataforma eficiente para la asignación de recursos.

La restricción al crédito, la situación imperante en 2019

El mecanismo del encaje legal es una de las principales herramientas en política monetaria que puede utilizar un banco central a la hora de trazar sus objetivos, debido a que puede expandir o –en este caso- contraer la capacidad de la banca para la emisión secundaria de dinero a través de los créditos, con el posterior cobro de la tasa de interés activa en donde se incluye el multiplicador monetario, partiendo principalmente de los depósitos del público.

El 22 de enero de 2019, se eliminó el encaje especial, afectando el encaje ordinario y marginal, los cuales aumentaron a 57% y 100% respectivamente, lo que agudizó las restricciones de liquidez monetaria. Como consecuencia de esto, los bancos han tenido que emigrar al mercado de créditos interbancarios u operaciones overnight. Así, en noviembre se registró la mayor tasa de interés en el interbancario desde que se realiza algún tipo de seguimiento, con un récord de 999%.

Ante esta coyuntura, es imperante preguntarse a dónde se dirigen los factores –tanto naturales como jurídicos- en busca de financiamiento.

El Mercado de Valores se posiciona como plataforma para el financiamiento

Según datos proporcionados por la Superintendencia Nacional de Valores (Sunaval), en el período de enero a noviembre de 2018 se hicieron 39 ofertas públicas de diferentes tipos en la Bolsa de Valores de Caracas (BVC). En el mismo periodo de este año se pueden contabilizar 75 ofertas públicas. Es decir, un aumento de aproximadamente 93%.

Entre estas emisiones, podemos encontrar desde acciones, papeles comerciales, obligaciones quirografarias, títulos de participación, e incluso una nueva unidad de inversión correspondiente al Fondo Mutual de Capital Abierto, perteneciente a Rendivalores Casa de Bolsa.

Se suman nuevos actores a los mercados de valores

Hoy por hoy, el de valores es un mercado minúsculo. En 1994, la cantidad de empresas inscritas en bolsa alcanzaba la cifra de 155, y actualmente son sólo 32, con 25 empresas cotizando en pizarra. Ante esto, luce imperativo promover las ventajas de un mercado de valores dinámico para el crecimiento productivo de un país.

Es de suponer que mientras se mantengan las estrictas condiciones en contra de la banca, mayor cantidad de empresas acudan al instrumento bursátil. Y es que, en las economías desarrolladas, los mercados financieros son las principales fuentes de liquidez de las empresas.

Asimismo, y a pesar de números poco significativos, tanto en operaciones como en volumen transado, cada vez son más las empresas que se suman a la dinámica del mercado bursátil desde cualquier sector, pasando por el agropecuario, el bancario, el industrial y el manufacturero.

Entre estas nuevas emisiones se pueden encontrar gigantes en sus industrias como Avior Airlines, Automercados Plaza’s, Central Madeirense, Net Uno, Moore de Venezuela, Destilería Carúpano, Domínguez y Cía, Cargill de Venezuela, entre otras. Así como también empresas de menor envergadura como Alimentos Difresca, Inversiones Simbi, Soluciones Nutricionales, Purolomo, Inelectra, Montana Gráfica, Venfruca, entre otras.

Queda en evidencia que existen diferentes alternativas para la incursión de las empresas en el mercado de valores venezolano, y es importante desmitificar el común pensamiento de que tiene gran dificultad este proceso.

Es de suponer que mientras se mantengan las estrictas condiciones en contra de la banca, mayor cantidad de empresas acudan al instrumento bursátil. Y es que, en las economías desarrolladas, los mercados financieros son las principales fuentes de liquidez de las empresas.

Un plan de estabilización macroeconómico para enderezar el mercado

Hasta tanto la economía no se estabilice y se retome la senda del crecimiento económico, será complicado que el mercado entre en una fase de crecimiento orgánico. Además, resulta vital privatizar las empresas que han sido estatizadas en los últimos años y darle un mayor dinamismo al mercado de capitales. Claro está, que esto requerirá de un lapso de tiempo y no se deberían privatizar empresas hasta tanto no se haya logrado estabilizar la economía, de manera qué el Estado pueda captar la mayor cantidad de recursos posibles y qué se logre generar un interés entre los potenciales compradores.

El profesor de Finanzas del IESA, Urbi Garay, ha destacado en reiteradas ocasiones que de haber una apertura económica exitosa, en los primeros momentos el capital extranjero y una parte del dinero de los venezolanos en el exterior pudiera retornar al país y ayudar a financiar a las empresas locales en el mercado de capitales.

Para que el ahorro interno fluya al mercado será necesario, sin embargo, que la economía crezca y se generen condiciones que permitan e incentiven el ahorro y la inversión, algo que en los actuales momentos no existe.