konzapata.com

Nicolás Maduro no se cansa de cerrar medios de comunicación social

viernes 20 de diciembre de 2019, 21:30h
Zenaida Amador (KonZ).- Sólo en la última semana el régimen de Nicolás Maduro cerró otros dos medios de comunicación social como parte de la permanente arremetida contra la libertad de expresión en Venezuela. En noviembre sacó del aire a tres emisoras de radio y a un servicio informativo. Desde 2013, cuando llegó al poder, Maduro lleva 80 medios clausurados y la lista no deja de crecer.
Maduro lleva 80 medios clausurados y la lista no deja de crecer / Foto: PSUV
Maduro lleva 80 medios clausurados y la lista no deja de crecer / Foto: PSUV

El más reciente modus operandi del régimen venezolano es el envío de funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) o del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) a las instalaciones de los medios, procedimientos que concluyen con el cierre de las instalaciones, la confiscación de equipos e incluso con la detención de su personal.

Sólo en la última semana el régimen de Nicolás Maduro cerró otros dos medios de comunicación social como parte de la permanente arremetida contra la libertad de expresión en Venezuela. En noviembre sacó del aire a tres emisoras de radio y a un servicio informativo. Desde 2013, cuando llegó al poder, Maduro lleva 80 medios clausurados y la lista no deja de crecer.

Se trata de dos cuerpos de seguridad del Estado que han sido responsables de detenciones arbitrarias, maltratos y tortura, entre otros desmanes, contra quienes se oponen al régimen de Nicolás Maduro, tal como determinó en julio pasado Michelle Bachelet, alta comisionada de los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, en su informe sobre Venezuela.

Este 18 de diciembre Bachelet hizo la actualización oral de su informe y volvió a alertar sobre estas prácticas de la administración de Maduro y las violaciones a los derechos humanos en el país. Se refirió a Belén Tovar, gerente de operaciones de la empresa de servicios informativos Venmedios, quien desde el 19 de noviembre “estuvo más de 10 días incomunicada y, hasta la fecha, sigue detenida en la sede de DGCIM en Caracas”.

Al momento de estos comentarios de la alta comisionada, los cuerpos de seguridad de Maduro volvieron a actuar, esta vez contra los medios de comunicación Venepress y Telecaribe, que fueron cerrados. “La medida es arbitraria y significa un ataque a la libertad de expresión”, determinó la ONG Espacio Público, para la que hay un “incremento en los abusos para quien busca, recibe y difunde información sobre temas de interés público”.

Las cifras de este primer año de mandato ilegítimo de Maduro son contundes:

  • Entre enero y noviembre de 2019 hubo 1.017 violaciones documentadas a la libertad de expresión, segúnEspacio Púbico.
  • Entre enero y octubre unos 173 periodistas, reporteros gráficos y videógrafos y 34 medios de comunicación fueron víctimas de agresión y violencia, reportó elInstituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS).
  • A lo largo del año, alrededor de 60 periodistas han sido detenidos de forma arbitraria, de acuerdo con elSindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP).

Cerco total

A mediados de año la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la OEA expresó que “el cierre de medios de comunicación como castigo por mantener una línea editorial crítica, así como el bloqueo de señales para evitar el acceso a información de interés público, suprime de manera arbitraria el derecho de todos los venezolanos a expresarse y a recibir información plural, y constituye además una forma de censura”.

Ninguno de estos señalamientos y alertas ha hecho mella en el ímpetu de Maduro por silenciar las voces disidentes y todas las vías por donde circule información que difiera de la línea aprobada por su régimen.

Según el informe “La libertad en la Red 2019. La crisis de las redes sociales”, elaborado por Freedom House, Venezuela tiene un nivel de 30 en una escala donde 100 es la máxima libertad. Ese nivel coloca al país en la categoría “sin libertad” tras evaluar obstáculos de acceso, censura y las violaciones a los derechos de los usuarios. En el caso de la región sólo Cuba está por debajo de Venezuela con un nivel de 22.

Un reciente estudio realizado por IPYS sobre la censura digital mostró que en Venezuela se aplican bloqueos de acceso a sitios web a través de la teleoperadora estatal Cantv, pero también a través de otras empresas privadas, como Movistar (de Telefónica) y Digitel. “IPYS Venezuela tuvo acceso a correos internos de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) en los que ordenaba a las teleoperadoras móviles privadas Movistar y Digitel ejecutar algunos de estos bloqueos. Sin embargo, estas acciones se han ejecutado sin cumplir el principio del debido proceso y bajo un patrón de poca transparencia pues se desconocen los criterios y no hay información clara sobre este tipo de medidas”, añade el informe.

Hegemonía comunicacional

“En los últimos años el Gobierno ha tratado de imponer una hegemonía comunicacional, imponiendo su propia versión de los hechos y creando un ambiente que restringe los medios de comunicación independientes”, denunció Bachelet en julio.

Esa hegemonía comenzó a gestarse con la expansión de la llamada revolución bolivariana, durante los primeros cuatro años de Gobierno de Hugo Chávez, y luego se potenció con las oleadas expropiatorias y de censura impulsadas en su gestión.

El Plan de la Patria 2007-2013, que marcó la profundización del socialismo en Venezuela bajo la conducción de Chávez, hablaba de “seguir construyendo la soberanía y democratización comunicacional” bajo la idea de que los medios debían ser “instrumentos de formación de valores bolivarianos”.

Con Maduro sólo se ha avanzado en esta hoja de ruta. Y ahora, tal como ya escribimos en ALnavío, la idea es impulsar esa hegemonía a nivel internacional como se pactó en el XXV Encuentro del Foro de Sao Paulo, para lo cual el régimen venezolano ya aprobó la creación de la Universidad Internacional de la Comunicación, con sede en Caracas.

El Foro de Sao Paulo lo dejó muy en claro: “Es vital avanzar más rápidamente en consolidar una red de comunicadores continental”. Y, como aseguró Maduro, con la nueva universidad se preparan “para la batalla mundial”.