konzapata.com

Aquí está el anillo del poder de Maduro y su guardaespalda, ministro y general

miércoles 08 de enero de 2020, 18:00h
Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Son los cinco y el guardaespaldas. Los cinco que constituyen el anillo del poder. Y aquí no hay policía malo ni policía bueno. Todos juegan en la misma operación. A sostenerse en el poder, sin que les importen los costos que ello le genera a Venezuela. Los cinco y el guardaespaldas: Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez y el general Vladimir Padrino López.
Son los cinco y el guardaespaldas. Los cinco que constituyen el anillo del poder / Foto: Captura
Son los cinco y el guardaespaldas. Los cinco que constituyen el anillo del poder / Foto: Captura

No hay duda de que constituyen el anillo del poder. En el que domina Nicolás Maduro. Y deciden. Y ejecutan. Y bajan la línea. En el círculo más cerrado siempre operan Maduro, Cilia Flores, Delcy Rodríguez y Jorge Rodríguez. Cuando se trata de una operación de envergadura, incorporan a Diosdado Cabello que desde el 30 de abril amplió su radio de poder.

Maduro logra el milagro de unir a toda la oposición en torno a Guaidó


Leer más

La captura es elocuente. Es de este domingo 5 de enero. Habían terminado de ejecutar la movida con la que la Policía Nacional y la Guardia Nacional impidieron el acceso de Juan Guaidó a la Asamblea Nacional. Habían terminado de montar la chapuza de designar a una junta directiva de la Asamblea Nacional presidida por un diputado que habían comprado y a quien le dictan órdenes, le dicen qué debe hacer, cómo actuar, y hasta cómo sentarse en la silla presidencial del Parlamento. Habían terminado y ahora daban el parte de la operación. Maduro hablaba, y lo que decía reflejaba que son ellos los responsables de la operación. Maduro como maestro de ceremonia, distribuye tareas. Y los demás acatan, y sonríen, y aplauden y se aplauden, jactándose de la maldad, de la mentira, de la manipulación.

Allí están los cinco. El G-5 y el guardaespaldas. Los verá por TV Luis Parra y los verán sus compañeros de fórmula, Franklin Duarte, José Noriega, Luis Brito y Negal Morales, entre otros. Que no son disidentes, sino mercenarios, comprados por el régimen. “Estiércol”, diría el diputado y expresidente de la AN, Henry Ramos Allup. Estiércol comprado “a conciencia” por el régimen, apuntará el parlamentario. Maduro dirá esa tarde, con el guardaespaldas mirando muy serio, que “ya se verá” lo que pasará con esa directiva de la AN. Y se vio este martes. Corrieron, sorprendidos por el ingreso de Guaidó y los 100 diputados que lo apoyan.

Elocuente la captura porque atrás, muy serio, está el otro. El guardaespaldas. Oye y aplaude. Nunca sonríe. Los guardaespaldas no sonríen. Sólo actúan. El guardaespaldas después escribirá, suerte de protector, que está de acuerdo con la actuación de la Guardia Nacional. Pero en esa transmisión el general Vladimir Padrino López no dice nada. Guarda silencio. Silencio cómplice al fin y al cabo. Hay un momento en que Cabello voltea y lo mira. Es cuestión de un segundo. Lo mira como si quisiera constatar que el general, ministro de Defensa y guardaespaldas, sigue allí. Tal vez la mirada sea la expresión de un código que desafortunadamente no logramos descifrar.

Maduro se jacta de la operación. De cómo ha culminado, con Luis Parra en la presidencia de la AN, sin saber que tres días después, Luis Parra huirá porque Juan Guaidó volvía al hemiciclo a juramentarse como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente Encargado de la República. Maduro le reconoce a Cabello puesto y lugar en el montaje de la chapuza. Cabello sonríe como sonreía en Apocalypto (película de Mel Gibson) el brujo malo, cruel, terrible, cínico, despiadado, brutal, que manipula a las masas con el eclipse de sol. De hecho, Maduro concede que Cabello ha pronosticado en su programa (condenado en el informe Bachelet) Con el Mazo Dando, lo que iba suceder en la AN.

Allí están los cinco. El G-5 y el guardaespaldas. Los verá por TV Luis Parra y los verán sus compañeros de fórmula, Franklin Duarte, José Noriega, Luis Brito y Negal Morales, entre otros. Que no son disidentes, sino mercenarios, comprados por el régimen. “Estiércol”, diría el diputado y expresidente de la AN, Henry Ramos Allup. Estiércol comprado “a conciencia” por el régimen, apuntará el parlamentario. Maduro dirá esa tarde, con el guardaespaldas mirando muy serio, que “ya se verá” lo que pasará con esa directiva de la AN. Y se vio este martes. Corrieron, sorprendidos por el ingreso de Guaidó y los 100 diputados que lo apoyan.

Juan Guaidó y sus 100 diputados vencen la represión de Maduro e ingresan a la Asamblea Nacional


Leer más

Mientras, el guardaespaldas está obligado a dar muestras de lealtad suprema a Maduro con el fin de disipar toda duda sobre las actividades conspirativas en las que se vio involucrado en abril de 2019. No hay que olvidarlo. El guardaespaldas Padrino López aparece entre los nombres mencionados en las filtraciones del exjefe del Sebin, general Cristopher Figuera.

El libro Café Italia. Ambiente Familiar de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle


Encuentralo Aquí