konzapata.com

Cómo Maduro y Daniel Ortega se destaparon crueles e implacables en el poder

lunes 27 de enero de 2020, 21:00h
Caleb Zuleta (KonZ).- O la gente se equivoca. O los dirigentes engañan. O la gente se autoengaña, lo cual no está descartado. Pasa con Nicolás Maduro. Pasa con Daniel Ortega. Ortega fue mandatario antes que Maduro. Pero el Maduro cruel e implacable, ¿fue antes que Ortega? El poder transforma a los hombres, reza el refrán. ¿Transformó a Maduro? ¿Transformó a Ortega? ¿Ya eran así? Desde Nicaragua llega una versión.
Maduro y Ortega cortados con el mismo patrón / Foto: MPPRE
Ampliar
Maduro y Ortega cortados con el mismo patrón / Foto: MPPRE

La oposición en Venezuela se equivocó con Nicolás Maduro. Aquel político entrador que manejaba la mano izquierda y la mano derecha fue considerado la mejor opción para suceder a Hugo Chávez. Le temían más a Diosdado Cabello. Pero se equivocaron. Lo que apareció después fue el Maduro cruel e implacable. Factores internos del chavismo como los exministros de Chávez, Rafael Isea, Jorge Giordani, Héctor Navarro y Rafael Ramírez, se llevaron similar sorpresa.

Que Ortega “aprovechó la noción que tenían los demás de él como apocado para hacerse con el poder”. Eso es lo que veían otros en Maduro. Al chavista más político de todos, y hasta simpático. Nadie le adivinaba la ambición por el poder que ha mostrado después.

De Daniel Ortega habla la escritora nicaragüense Gioconda Belli. Dice que la revolución sandinista “no se quedó en el intento” sino que “peor: dio la vuelta completa” hasta “convertirse en otra dictadura”. La escritora le habló a la revista El País Semanal y la entrevistadora es quien le pregunta sobre ese quedarse en el intento.

Gioconda Belli fue sandinista. Estuvo en la lucha armada, y se desencantó. Es ella la que afirma que en “política, el líder no suele ser el mejor, sino el más hábil y el más astuto”.

Esto en referencia a Daniel Ortega, descripción que bien puede funcionar para el caso de Maduro. Que Ortega “aprovechó la noción que tenían los demás de él como apocado para hacerse con el poder”. Eso es lo que veían otros en Maduro. Al chavista más político de todos, y hasta simpático. Nadie le adivinaba la ambición por el poder que ha mostrado después. Dice Gioconda Belli de Daniel Ortega:

- La timidez fue una máscara que todavía usa, para esconder el tigre que lleva dentro.

Entonces confiesa que “jamás pensé que fuera a ser tan cruento y falto de compasión. No pensé que se fueran a sentir tan amenazados en su poder como para reaccionar de la manera violenta como lo hacen”.

Por qué Maduro y Ortega son una amenaza para la democracia en América Latina


Leer más

Por supuesto, Gioconda Belli no deja por fuera a Rosario Murillo, mujer y vicepresidenta de Ortega, como tampoco se puede dejar por fuera a Cilia Flores, mujer y primera asesora de Maduro, primera combatiente, como dice Maduro, la única primera dama.

La periodista comenta que Gioconda Belli escondió a Rosario Murillo en su casa. Y la escritora responde:

- Sí, pero hace un año escribí acusándola de convertir adversarios a los que no están a su lado y de hacer pasar a los agredidos por agresores. Le decía que no tuviera miedo, que su pueblo no es asesino.

El libro Los machetes de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y en Kindle


Encuentralo Aquí