konzapata.com

Por qué Maduro ahora le mete la mano al crédito de la banca en Venezuela

lunes 03 de febrero de 2020, 21:30h
Zenaida Amador (KonZ).- Luego de más de un año de aplicación de férreos mecanismos que limitaban el financiamiento en Venezuela, Nicolás Maduro decidió echar mano del crédito del sector bancario público y privado para apuntalar sus políticas. Si bien afirma que la medida busca reactivar la economía, lo que intenta es un nuevo esquema para forzar a los distintos sectores a usar el petro y así aumentar su control sobre los recursos que fluyen en la economía.
Maduro decidió echar mano del crédito del sector bancario / Foto: @NicolasMaduro
Maduro decidió echar mano del crédito del sector bancario / Foto: @NicolasMaduro

El régimen de Nicolás Maduro le dio forma a una Ley de Cartera Única Productiva Nacional, aprobada la semana pasada por su Asamblea Nacional Constituyente, que le vende al país como una vía para incentivar la producción en un país que transita su séptimo año de recesión en línea.

El esquema unifica las carteras crediticias que antes estaban establecidas de manera obligatoria para sectores como el hipotecario, agrícola, turístico, manufacturero y de microcréditos. Ahora se concentran en un solo portafolio, que debe representar de 10% a 25% del total de la cartera bruta de los bancos.

Se trata de una medida llamativa, ya que el propio Maduro a fines de 2018 inició un esquema de incrementos drásticos en el encaje legal exigido a los bancos que limitó el financiamiento a los sectores productivos. Dicha medida obliga a las instituciones financieras a congelar en el Banco Central de Venezuela una porción fija de los recursos captados y que, en consecuencia, no pueden canalizar al crédito.

El argumento de fondo de tal decisión era que el financiamiento era utilizado por los actores económicos para disponer de bolívares que luego canalizaban a la compra de dólares para la especulación cambiaria, lo que estimulaba la devaluación de la moneda. Sin embargo, a lo largo de 2019 -en plena vigencia del incremento del encaje legal- el bolívar se devaluó en 98%. Es decir, que la medida no logró su objetivo, pero sí se convirtió en un peso para la economía, que se contrajo en alrededor de 35%, según estimaciones de varios analistas.

Acorralados

Ahora Maduro decide centralizar el financiamiento, no sólo al unificar las distintas carteras obligatorias, sino al crear un Comité Rector estatal que tomará las decisiones sobre esa porción de la cartera de la banca nacional. Al menos cuatro ministros del área económica, el presidente del Banco Central de Venezuela y quienes “establezca el Presidente de la República mediante Decreto” estarán concentrados en dicho Comité para el “direccionamiento, regulación y evaluación de los recursos que se dispongan para el financiamiento de dicha cartera, así como su impacto en la materialización de los planes productivos y el establecimiento de requisitos de desempeño”.

“El fenómeno de la dolarización se va a detener con el impuesto”, afirmó Jesús Faría al opinar sobre el tema. Firmas como Ecoanalítica creen que es cuesta arriba que se logre el objetivo, porque todo indica que florecerán las transacciones en negro antes que migrar al petro.

A juicio del diputado a la Asamblea Nacional, José Guerra, en verdad lo que se busca es “disponer directamente de hasta el 25% de la cartera de crédito de la banca nacional, que al final se trata del dinero del público”.

Pero hay más. Jesús Faría, que fue ministro del área económica de Maduro y ahora integra su Asamblea Nacional Constituyente, asegura que esta medida es parte de una estrategia para abrirle posibilidades de financiamiento a la producción, lo que podrá hacerse de manera centralizada mediante el petro.

El petro es una criptomoneda creada por el régimen de Nicolás Maduro hace dos años que por sus inconsistencias no ha logrado operar como tal. Luego fue impuesta como unidad de cuenta y ahora se intenta forzar su uso como medio de pago.

De hecho, ya Maduro ha establecido ciertas tasas y servicios que únicamente pueden pagarse en petros, precisamente para inducir su uso.

En este contexto aparece la opción de entubar hacia el petro el financiamiento requerido por los diversos sectores productivos. Vale decir que se trata de otra imposición de uso de un instrumento que algunos actores económicos están imposibilitados de emplear debido a las sanciones internacionales que pesan sobre él.

Vía de control

“La idea es convertir el petro en una palanca para el desarrollo productivo del país”, adelantó meses atrás José Javier Morales, presidente del estatal Banco de Venezuela, quien ya hablaba del otorgamiento de créditos en petros para estimular a los distintos sectores. El Banco de Venezuela ha sido piloto de los distintos ensayos de Maduro para convertir el petro en medio de pago y su plataforma, en coordinación con el llamado Sistema Patria, se ha ido adecuando para un nuevo nivel de uso de esta moneda digital.

Anuncio tras anuncio, Maduro impone el petro en casi todas las áreas de la economía


Leer más

A la par de esto, Maduro impulsó una reforma a la Ley del Impuesto al Valor Agregado que establece una sobretasa de hasta 25% sobre los bienes y servicios pagados en divisas o criptomonedas distintas al petro. La medida buscaría impulsar el petro y desestimular las transacciones en dólares, que hoy representan cerca de 70% del total de las operaciones que se realizan en la economía, y sobre las cuales el régimen venezolano no tiene control.

“El fenómeno de la dolarización se va a detener con el impuesto”, afirmó Jesús Faría al opinar sobre el tema. Firmas como Ecoanalítica creen que es cuesta arriba que se logre el objetivo, porque todo indica que florecerán las transacciones en negro antes que migrar al petro.

Aun así, es una de las estrategias a las que Maduro le ha dado impulso en el despegue de 2020, porque al desplomarse el ingreso de petrodólares perdió sentido el control cambiario, que le confería al régimen el poder de administrar el flujo de divisas. Esto dio paso a una relativa flexibilización cambiaria, gracias a la cual la economía logró algunas bocanadas de oxígeno en 2019. Pero para el chavismo el control de los recursos es una estrategia de sobrevivencia política.

De allí que esté tratando de trasladar la masa de recursos hacia el petro, que sí es un instrumento que administra y con el que además intenta evadir las sanciones internacionales que le han impuesto. Estas acciones se traducen en un nuevo callejón al que está conduciendo a todos los actores de la economía nacional.

El libro Los Midas del valle de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle


Encuentralo Aquí