konzapata.com

ExZar de PDVSA denuncia la cubanización de la administración pública en Venezuela

martes 18 de febrero de 2020, 18:00h
Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Hay muchas formas de agredir a los trabajadores. A los más humildes. A los más pobres. A los asalariados. Hay muchas formas de ejercer la violencia contra ellos. Ya se ejerce la violencia usando al FAES, usando al Conas, a la Guardia Nacional, a la Policía Nacional, a los grupos paramilitares y parapoliciales. Ya hay una política de Estado contra los que tienen menos. Y contra los trabajadores del Estado. Contra los que trabajan en las empresas públicas. Se ejerce incluso otro tipo de violencia. Y es la cubanización del sector público.
Ramírez denuncia la violencia que Maduro está ejerciendo contra los más humildes / Foto: Sputnik
Ampliar
Ramírez denuncia la violencia que Maduro está ejerciendo contra los más humildes / Foto: Sputnik

Rafael Ramírez, expresidente, exZar de PDVSA, hace un diagnóstico crudo en su más reciente artículo. Ramírez escribe sobre la violencia que el régimen de Nicolás Maduro está ejerciendo contra los más humildes. Una violencia, señala, que “tiene su más cruel expresión” en:

Los organismos parapoliciales.

Los organismos paramilitares.

En el FAES

En el Conas.

Señala que “las decisiones antiobreras” del régimen de Maduro violan las convenciones colectivas. Violan los derechos conquistados. Violan los acuerdos salariales. Y ello conduce a “la cubanización” de la administración pública. De esa manera se viola la “progresividad de los derechos laborales”, garantizados por la Constitución.

Son organismos que, dice, “actúan imponiendo el terror en los barrios y en los campos de Venezuela”. Eso es contra los más pobres, y Venezuela es más pobre con Maduro. Escribe Ramírez que las ejecuciones extrajudiciales -ya eso aparece en el Informe Bachelet- “claramente identifican una forma de acción y una política del Estado venezolano de imponer verdaderas campañas de lo que se ha convertido en ‘razzias’, de ‘limpiezas’ en los barrios y zonas populares y campesinas, para someter al pueblo por el miedo y la violencia”.

Esto por un lado. Porque también explica otro tipo de violencia. La que se ejerce contra los trabajadores en la administración pública y las empresas del Estado. Y esto abarca el Estado central. Las gobernaciones. Las alcaldías. Señala que como el modelo económico de Maduro es la privatización de las empresas del Estado, ello conduce a que hay que eliminar los beneficios sociales obtenidos por los trabajadores. Como los beneficios se traducen en costos laborales, no pueden existir, no pueden estar presentes en el esquema de privatización. Se puede interpretar que hay que venderlas limpias de costos laborales.
Pero la arremetida tiene otras características. Señala que “las decisiones antiobreras” del régimen de Maduro violan las convenciones colectivas. Violan los derechos conquistados. Violan los acuerdos salariales. Y ello conduce a “la cubanización” de la administración pública. De esa manera se viola la “progresividad de los derechos laborales”, garantizados por la Constitución. Es “la eliminación de los derechos laborales, incluidas las prestaciones sociales y el robo del trabajo de los obreros, a través de las políticas monetaristas y mecanismos de devaluación implementados por el gobierno, a partir de sus anuncios del paquetazo del mes de agosto de 2018”.

Michelle Bachelet le recuerda a Nicolás Maduro que la tragedia sigue golpeando a Venezuela


Leer más

Sin embargo, apunta, “contrasta esto con los privilegios groseros de los funcionarios del gobierno, amigos y empresarios del madurismo, ese pequeño 20% del país que está viviendo del saqueo de nuestros recursos y que tienen su expresión más chocante en los bodegones (antiguos Abastos Bicentenarios), cedidos por Maduro a sus empresarios, los hoteles de 5 estrellas en El Ávila, las mansiones construidas en Los Roques y en La Tortuga para disfrute del madurismo, así como, la Zona Rosa de Caracas, donde ‘se vive la vida loca’ del derroche”.

Agrega que “es para adelantar la violencia de los trabajadores en las Empresas del Estado y la Administración Pública, que el gobierno de Maduro ha utilizado a la Guardia Nacional. Las empresas estatales más importantes y que están en vía de privatización, como PDVSA, Corpoelec, Empresas Básicas, de Alimentos, Telecomunicaciones, Transporte, han sido militarizadas y han colocado al frente de ellas, oficiales de derecha, el ejemplo más emblemático es el general (Manuel) Quevedo, a quien el Presidente (Hugo) Chávez nunca le dio un rol protagónico en su gobierno, pero que, de la mano de Maduro, hoy día se ha encargado de reprimir y maltratar a los trabajadores”.

El libro Los machetes de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y en Kindle


Encuentralo Aquí