konzapata.com

Al general presidente de PDVSA ya Maduro le quitó el poder

lunes 24 de febrero de 2020, 14:51h
Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Maduro arranca la restructuración de PDVSA. Pero lo que hay en fondo es la misma lucha por el poder. No se detiene esa lucha. Maduro tiene que justificar la operación, anunciando una nueva etapa para PDVSA. No es nuevo tampoco el plan de restructuración de PDVSA. Allí ha fracasado. Allí fracasó. Ahora va por la cabeza del general Manuel Quevedo. Y esto es parte de la lucha contra Diosdado Cabello.
Maduro va por la cabeza del general Manuel Quevedo / Foto: PDVSA
Maduro va por la cabeza del general Manuel Quevedo / Foto: PDVSA

Maduro de pronto ha decidido ajustar algunas cuentas con Diosdado Cabello. Y el terreno en que lo va a hacer se llama PDVSA. En la empresa fracasó el general Manuel Quevedo. Quevedo llegó a PDVSA mintiendo, diciendo que ya la producción se estaba recuperando. No sólo no se recuperó sino que llegó a mínimos. El fracaso de Quevedo es el argumento de Nicolás Maduro para definir otra batalla frente a Diosdado Cabello, que es el protector de Manuel Quevedo.

KonZapata maneja la información de que Maduro quiere a Delcy Rodríguez en la presidencia de PDVSA. Pero eso será para un poco más adelante. Cuando el plan haya cogido curso.

La semana pasada adelantamos que este combate estaba en curso. Y escribimos que Maduro, en privado, critica a Quevedo, y criticando al general critica al capitán Cabello, y señala que este es un fracasado, que fracasó en los ministerios, que fracasó en la gobernación de Miranda, aunque reconoce que en Conatel hizo un buen trabajo.

El exZar de PDVSA, Rafael Ramírez, señala en su más reciente artículo que Quevedo ya está fuera. Dice que en esta otra fase de PDVSA, “ceden los factores que apoyaron a Quevedo y ahora toman el control los factores que han venido implementando el paquetazo de derecha de Maduro”. Revela Ramírez que “al día siguiente de los anuncios de Maduro, Quevedo fue desalojado de la Oficina de la Presidencia de PDVSA y comenzó la lucha a cuchillo entre los factores y grupos de interés del madurismo. Con Maduro, siempre ha sido así. Durante su gestión ha habido 7 Juntas Directivas, cuyos miembros reflejan la lucha interna por el control de la empresa que a su vez es la lucha interna por el poder en el país”.

KonZapata maneja la información de que Maduro quiere a Delcy Rodríguez en la presidencia de PDVSA. Pero eso será para un poco más adelante. Cuando el plan haya cogido curso.

La operación petrolera de Maduro es para quitarle poder a Diosdado Cabello


Leer más

En tal sentido, señala Rafael Ramírez que ya “despidieron a Quevedo, sin que éste ni siquiera se haya dado cuenta. Quevedo está fuera de la conducción de la empresa, por su incapacidad e irresponsabilidad en prometer que recuperaría un millón de la producción, cuando, por el contrario, en su gestión, se perdió un millón de barriles diarios. Recibió la empresa en 1,7 millones de barriles día (con la finalización de la gestión Eulogio-Martínez) y se la entrega a Tareck El Alissami, en menos de 700.000 barriles día”.

Apunta Ramírez que “los defensores de Quevedo dirán que no es su culpa, porque él no sabía lo que hacía. Pero en realidad, es tan culpable como Maduro, porque no sólo aceptó una responsabilidad que a todas luces desbordaba sus capacidades y conocimientos, sino que, además, participó activamente en todas y cada una de las acciones orientadas a desmantelar la industria petrolera, perseguir y maltratar a los trabajadores y militarizar la empresa”.

En apenas 2 años este general enterró a la industria petrolera de Venezuela


Leer más

Entre los defensores de Quevedo se encuentra Cabello. Que por años quiso ponerle la mano a PDVSA. Quería controlar PDVSA. Y ahora se ve lo que ocurrió. Pero como dice Ramírez. Todos son responsables del desastre. Cabello, Maduro, Quevedo, Tarek El Aissami, Delcy Rodríguez, el general Vladimir Padrino López. El mismo Ramírez.

Ramírez asegura que “Quevedo corre con la suerte de que su fuero militar le impide a Maduro humillarlo y maltratarlo, como hicieron con Nelson Martínez y Eulogio Delpino. Quevedo no saldrá esposado y en ‘chores’ de pijama, en una madrugada de su casa. Lo dejarán allí. Maduro no se atreverá, como no se ha atrevido a tocar a ningún militar de rango que haya asumido funciones de gobierno, y que son su apoyo real”.

El libro Los Midas del valle de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle


Encuentralo Aquí