konzapata.com

Se derrumban los precios del petróleo. ¿Piensa Maduro en el golpe Estado o en el golpe económico?

martes 10 de marzo de 2020, 15:01h
Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Estaba haciendo Nicolás Maduro planes de restructuración en Petróleos de Venezuela, PDVSA, cuando lo alcanza el problema del coronavirus. Otro problema que no estaba en las cuentas. La caída del precio del petróleo. Estaba Maduro entretenido persiguiendo trabajadores y ejecutivos de PDVSA, acusándolos de petroespías, cuando alguien lo alerta: Se derrumban los precios del petróleo. Maduro que no sabe nada del negocio petrolero al menos entiende como todo venezolano, qué significa que los precios caigan por debajo de los 30 dólares. Y se lleva las manos a la cabeza. Y piensa en otros tiempos.
A Maduro lo coge este escenario sin capacidad de respuesta / Foto: Prensa Maduro
A Maduro lo coge este escenario sin capacidad de respuesta / Foto: Prensa Maduro

A Maduro se le derrumbó la producción petrolera de más de 2 millones a 700.000 barriles diarios. Maduro sacó a Venezuela del mapa petrolero mundial. Maduro postró la empresa. Maduro persiguió y sigue persiguiendo ejecutivos. Porque Nicolás Maduro no se siente responsable del desastre. Siempre son los otros. Esto lo aprendió de Hugo Chávez. Pero a Chávez le sobraba dinero, y con el dinero tapaba huecos y vendía ilusiones. Maduro ni tiene dinero y ni siquiera vende petróleo, menos ilusiones. El fracaso lo llevó a entregarle todas las operaciones petroleras a las multinacionales que por ahora se mantienen en el país. Hoy se derrumban los precios del petróleo. Todavía no han tocado piso. Y a Maduro lo coge este escenario sin capacidad de respuesta.

Entonces piensa Maduro en las empresas básicas que destruyó el chavismo. Por allí no habrá ingresos de divisas. Ahora piensa en las empresas que estatizó y destruyó el chavismo. Por allí no habrá producción nacional. Ahora piensa en las arcas vacías del Banco Central de Venezuela, y piensa cómo en 2012 se gastó al extremo para reelegir a Chávez moribundo; y piensa cómo en 2013 se siguió gastando para elegirlo a él, y cómo se vaciaron todos los fondos de ahorro. Allí no hay divisas. Piensa cómo persiguió a empresarios y comerciantes acusándolos de especuladores y acaparadores y esos son los empresarios que podrían invertir si es que hubiese garantías. Pero Maduro piensa que de todos modos, si pudiera, no daría marcha atrás, porque el modelo es el modelo, el socialismo es el socialismo, el poder es el poder, y ellos, la burguesía, la derecha, la oposición, no volverán, no volverán más nunca al Palacio de Miraflores, no volverán a gobernar al país.

Lea esta nota completa en ALnavío