konzapata.com

El coronavirus toma velocidad en Venezuela y Maduro tiene poco margen de maniobra

lunes 16 de marzo de 2020, 21:50h
Zenaida Amador (KonZ).- Venezuela pasó de tener dos casos de pacientes con coronavirus confirmados a reportar 17 en tan sólo tres días. La velocidad a la que crecen estos números, más la precaria situación en la que se encuentra el sistema de salud del país, han llevado al régimen venezolano a adoptar con contundencia y celeridad medidas como la cuarentena masiva. “O vamos a la cuarentena o la pandemia nos acaba”, aseguró Nicolás Maduro quien para salir de la crisis apela a todo, desde el apoyo privado hasta el “milagro” cubano.
“O vamos a la cuarentena o la pandemia nos acaba”, aseguró Maduro / Foto: @NicolasMaduro
Ampliar
“O vamos a la cuarentena o la pandemia nos acaba”, aseguró Maduro / Foto: @NicolasMaduro

“Ya suman 17 casos de coronavirus detectados y confirmados en Venezuela”, dijo Maduro este domingo, un día después de que su ministro de Información, Jorge Rodríguez, reportó la existencia de ocho casos. Tan sólo el viernes Delcy Rodríguez, la vicepresidenta de Maduro, había divulgado los dos primeros.

Frente a esta situación comienza este lunes la “cuarentena social y colectiva” en Caracas y cinco estados del país: Vargas, Miranda, Táchira, Apure y Cojedes. “Vamos a dar el primer paso en las zonas donde se ha detectado la mayor incidencia de este virus”, aseguró Maduro al formalizar que la medida incluye la suspensión de actividades laborales.

El régimen de Maduro apela a estas soluciones en medio de la pandemia, ya que el país vive una emergencia humanitaria compleja, el sistema de salud está desmantelado y una alta porción de la población es vulnerable debido a los altos niveles de desnutrición.

Vale decir que también están suspendidas las clases a todo nivel en el país y están prohibidas las aglomeraciones públicas, por lo que no hay funciones de cine y teatro, ni espectáculos públicos, y además están cerrados los museos y las bibliotecas, entre otros espacios.

Vladimir Padrino López, ministro de la Defensa de Maduro, señaló que la Fuerza Armada se desplegará para controlar el tránsito y los accesos a las localidades en cuarentena. Los sectores exceptuados de la suspensión laboral son agroindustria, producción y distribución de alimentos, salud, transporte público, farmacéutico, los servicios esenciales (electricidad, gas, agua, telecomunicaciones) y medios de comunicación.

Para todos los trabajadores de estos sectores se exigirán sus identificaciones laborales como salvoconducto para que puedan circular en las zonas restringidas “por supuesto a las horas de inicio y al final de la tarde para retornar a sus hogares”.

Buscando apoyo

Frenar la velocidad de la propagación parece ser el objetivo de las autoridades venezolanas que, sin sus acostumbradas actuaciones destempladas y antiempresariales, en esta oportunidad han propiciado acercamientos con sectores clave del país antes de actuar. De hecho, plenamente conscientes de que no tienen capacidad de respuesta, han buscado el respaldo del sector privado para coordinar acciones que permitan la estabilidad del abastecimiento básico en un país cuyo aparato productivo está destruido.

Lejos de sancionar o de imponer controles de precios, como en el pasado, las autoridades han recurrido a los exhortos sin alterar la conducta del mercado aun en medio de la voracidad de consumo preventivo desatada por el coronavirus. Hasta ahora han tratado de facilitar procesos, por lo que algunos esperan que incluso se dicten en breve medidas de flexibilización tributaria en la coyuntura para allanar el camino del sector privado, que resultará fuertemente golpeado con esta crisis.

Por qué ante el coronavirus los pobres de Venezuela son altamente vulnerables


Leer más

En su alocución al país de este domingo Maduro instruyó a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) a garantizar la plena distribución de alimentos en las comunidades. “Vamos a una situación que no hemos vivido”, afirmó. Sin embargo, es bien sabido que estas estructuras no tienen capacidad para atender las necesidades de alimentación de la población.

Diversos analistas estimaban al cierre del año pasado que los ingresos petroleros de Venezuela tendrían en 2020 una caída de 48% con respecto a sus menguados resultados de 2019, pero con las más recientes sanciones internacionales contra el régimen de Maduro -más el efecto contractivo del Covid-19- el desplome será mayor.

La precariedad es tal que recientemente la agencia Reuters reportó que Petróleos de Venezuela (PDVSA) estaba entregando unos 10 millones de barriles de petróleo a dos empresas mexicanas a cambio de alimentos.

Es decir, que prácticamente las autoridades se quedan sin margen de maniobra para atender sus dos únicas prioridades: los programas sociales, como los CLAP, y la importación de combustibles para suplir parcialmente la demanda interna.

Sin los privados o sin apoyo externo es complejo para el régimen de Maduro resistir esta coyuntura.

Y qué pasa si llega el coronavirus a Venezuela que se quedó sin políticas de Salud


Leer más

¿El milagro cubano?

Maduro ha usado la crisis del coronavirus para cuestionar las sanciones internacionales en su contra e intentar, por razones humanitarias, su flexibilización. Además, aprovechó la coyuntura para reactivar las comunas, que son parte esencial del modelo desarrollado por Hugo Chávez, pero que nunca pudieron consolidarse más allá del tejido político sostenido desde el Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, y las demás organizaciones que apoyan a la llamada revolución bolivariana.

Está activando a los consejos comunales para que produzcan tapabocas para distribuir en las comunidades, argumentando que es la respuesta contra las sanciones internacionales que le impiden al país contar con insumos para hacer frente a la crisis.

Pero más allá de esto, el régimen también estrecha sus nexos con Cuba y promete el milagro de la salud de la mano de sus aliados. “¡Cuba, siempre Cuba, va a la vanguardia con el Interferón, una medicina creada con tecnología médica cubana!”, señaló Maduro la semana pasada al asegurar que el Interferón Alfa 2B servirá para atender a los pacientes afectados por el Covid-19 en Venezuela, pues tiene “resultados excelentes” en la crisis del coronavirus.

El coronavirus pasa de pandemia sanitaria a pandemia de confrontación política


Leer más

Este domingo 15 de marzo llegó una delegación de especialistas cubanos “para reforzar las medidas preventivas y atención a los pacientes que han contraído el Covid-19”, según informó la Vicepresidencia Ejecutiva de Venezuela.

“Damos la bienvenida al creador del medicamento cubano Interferón Alfa 2B, Dr. Luis Herrera, y otros especialistas que han llegado a nuestro país en el marco de la cooperación médica con Cuba para prestar asistencia técnica a la Comisión Presidencial Covid-19”, sostuvo Delcy Rodríguez al informar del arribo a la nación del grupo donde también se encuentra el director del Ministerio de Salud Pública de Cuba, José Ernesto Betancourt.

El régimen de Maduro apela a estas soluciones en medio de la pandemia, ya que el país vive una emergencia humanitaria compleja, el sistema de salud está desmantelado y una alta parte de la población es vulnerable debido a los altos niveles de desnutrición.

Sin embargo, el milagro parece no ser tal. A juicio del médico infectólogo Julio Castro, “no se le puede atribuir al Interferón beneficio alguno en estos momentos. Es básicamente propaganda”.

El libro Los Midas del valle de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle


Encuentralo Aquí