konzapata.com

Los líderes del mundo reaccionan tarde ante el coronavirus, pero Maduro se lleva el premio

martes 17 de marzo de 2020, 22:00h
Por José Manuel Rotondaro (KonZ).- El premio por la reacción tardía, desordenada y con un enfoque autoritario ante el coronavirus sin duda se lo lleva Nicolás Maduro. El uso desproporcionado de la fuerza militar para hacer cumplir unas medidas draconianas, anunciadas en forma intempestiva y dejando a un gran número de personas varadas a lo largo del país, pareciera que responde al temor del régimen a la propia ciudadanía y no al virus.
Las medidas de Maduro parecieran responder al temor a la ciudadanía y no al virus / Foto: @NicolasMaduro
Ampliar
Las medidas de Maduro parecieran responder al temor a la ciudadanía y no al virus / Foto: @NicolasMaduro

La mayoría de los reportes de los medios de prensa y la forma en la que han respondido líderes tanto de gobiernos como del sector privado dan la impresión de que los efectos de la pandemia ocasionada por el Covid-19 han sido una sorpresa. Pero no ha sido así. ¿Por qué?

La escala en que la actividad económica y la vida cotidiana han sido severamente afectadas por las medidas de contención adoptadas en ya casi todo el mundo ha dejado perplejo a más de un analista, cuyo único punto de referencia pareciera que son películas y libros post-apocalípticos.

Ante el deteriorado servicio sanitario, ante el colapso de los servicios públicos, ante la falta de comida y medicinas e insumos y kits para atender la enfermedad, ante la carencia de recursos, Maduro hace hincapié en la fuerza militar.

Pero lo que está ocurriendo había sido previsto en una buena cantidad de análisis realizados luego de episodios recientes como el SARS de 2003 y el H1N1 de 2014. Un buen ejemplo de estos estudios es un artículo publicado en la edición de mayo de 2006 de la Harvard Business Review, titulado Preparing for a Pandemic (Preparándose para una pandemia). En forma muy sucinta, las personas que colaboraron en el artículo presentan los potenciales efectos de una nueva pandemia, como la actual, en diversas esferas: salud, legal, economía, negocios, etc, y cómo podrían las organizaciones prepararse para esos retos. Es interesante leer la descripción de los efectos del SARS en Hong Kong y Toronto, prefigurando lo que ahora se vive a nivel global.

Un año más tarde, la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo organizó un seminario para la creación de la Red para el Manejo Financiero de Catástrofes de Gran Escala. Entre los distintos escenarios que ha analizado el grupo está el de las pandemias y sus efectos potenciales en la economía. Una de las participantes, Ana García Barahona, del Consorcio de Compensación de Seguros de España, centró su presentación en los efectos de una pandemia en el sector seguros (Pandemics: An insurance point of view). Allí describe las consecuencias económicas de una pandemia previsible, tanto por sus efectos directos como por las medidas que tendrían que adoptar las autoridades para contenerla. Nada de lo ocurrido en estas semanas está ausente de esas breves notas.

El coronavirus toma velocidad en Venezuela y Maduro tiene poco margen de maniobra


Leer más

Incluso el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, institución que hoy luce poco preparada para lo que está ocurriendo, había venido preparándose para una pandemia como la del coronavirus. El plan que diseñó inicialmente luego del evento del SARS y más tarde actualizado con las epidemias del MERS y el H1N1, aún está disponible en su página web: Pandemic Influenza Plan. Cabe notar que la fecha de ese documento (2017) coincide con la llegada a la presidencia de Donald Trump, bajo cuya administración el presupuesto del CDC ha sufrido importantes recortes.

Con el coronavirus llegan todos los miedos a Venezuela. ¿Qué puede hacer Maduro?


Leer más

Planes similares han sido preparados por otros gobiernos, como los europeos contenidos en esta lista, sin dejar de mencionar los de la Organización Mundial de la Salud. También empresas privadas, conscientes de los severos efectos que sobre la actividad ordinaria tendría una pandemia, desarrollaron planes, principalmente aseguradoras. Por ejemplo, Lloyds de Londres, donde converge una gran parte de los reaseguros a nivel mundial, publicó en 2008 su análisis del impacto en la industria (Pandemic Insurance Impacts).

Está claro que lo que está ocurriendo no debería sorprender. La respuesta errática de mercados, empresas y algunos gobiernos obedece más a la complacencia que siguió a los relativamente moderados efectos de los episodios anteriores.

Por qué ante el coronavirus los pobres de Venezuela son altamente vulnerables


Leer más

Pero el premio por la reacción tardía, desordenada y con un enfoque autoritario sin duda se lo lleva Nicolás Maduro. El uso desproporcionado de la fuerza militar para hacer cumplir unas medidas draconianas, anunciadas en forma intempestiva y dejando a un gran número de personas varadas a lo largo del país, pareciera que responde al temor del régimen a la propia ciudadanía y no al virus. Ante el deteriorado servicio sanitario, ante el colapso de los servicios públicos, ante la falta de comida y medicinas e insumos y kits para atender la enfermedad, ante la carencia de recursos, Maduro hace hincapié en la fuerza militar.