konzapata.com

Qué cambios políticos en el mundo y Venezuela se producirán cuando pase el coronavirus

sábado 21 de marzo de 2020, 15:47h
Ysrrael Camero (ALnavío).- A pesar de lo que muchos dicen, las cifras no hablan por sí solas, dicen aquello que les preguntemos. Así ocurre con los números de la pandemia del coronavirus. Extendida por todos los continentes y afectando a todas las latitudes, en mayor o menor medida, presenta una muy alta tasa de contagio y baja de letalidad. El número que más crece es el de los recuperados, asomando el rostro certero de nuestra supervivencia como civilización, superaremos este trance, pero lo haremos transformados. No seremos los mismos.
El coronavirus surgió en China, donde aparentemente ya está controlado / Foto: WC
El coronavirus surgió en China, donde aparentemente ya está controlado / Foto: WC

A pesar de lo que nos dicen los titulares, esta pandemia no constituye una novedad en sentido absoluto. La humanidad ha sufrido varias pandemias importantes que han marcado nuestra historia. La peste negra de 1348 se llevó a uno de cada tres europeos. Una vez iniciada la conquista de América la viruela, y otras enfermedades, diezmaron a la población americana en proporciones más significativas que cualquier encuentro bélico. La denominada “gripe española” de 1918 acabó con la vida de, aproximadamente, 40 millones de personas tras finalizar la devastadora guerra europea. La gripe asiática, de 1957 a 1958, produjo más de un millón de muertos, número similar a la gripe de Honk Kong una década después. Los casos abundan.

La ruta de expansión de las epidemias nos habla de la densidad de nuestras interacciones sociales, económicas y culturales, es la cartografía de nuestros contactos. El mapa del contagio del Covid-9 nos habla de la densidad de la globalización. Estamos interconectados en más de un sentido. Esa interacción nos ha complejizado y enriquecido como humanidad, y aunque nos hace vulnerables al impacto de nuevos microorganismos, nos hace fuertes en la medida en que nos permite tener más anticuerpos.

Lea esta nota completa en ALnavío