konzapata.com

La nueva acusación de EEUU cohesiona y no divide al grupo de poder de Maduro, Cabello y Padrino López

viernes 27 de marzo de 2020, 15:01h
Ysrrael Camero (ALnavío).- En momentos en que la opinión pública mundial se encuentra enfocada en la respuesta de los gobiernos a la pandemia global del coronavirus, William Barr, fiscal general de los Estados Unidos, anuncia la presentación de cargos criminales contra Nicolás Maduro y otros altos personajes del entorno de su régimen, llegando a ofrecer altas recompensas a quienes contribuyan a su aprehensión. ¿Cómo ha de ser leído este paso? ¿Qué consecuencias políticas reales tiene este anuncio en Venezuela? ¿Acerca un cambio político democratizador o contribuye a consolidar el autoritarismo? ¿Obedece esta decisión a factores internos de la política del gobierno de Trump?
El mensaje de Donald Trump es disonante e inoportuno / Foto: Casa Blanca
El mensaje de Donald Trump es disonante e inoportuno / Foto: Casa Blanca

Muchos pueden caer en la tentación de aplaudir lo que parece un paso más en una escalada contra Nicolás Maduro. Los deseos legítimos de que una acción, contundente, termine con el régimen autoritario que ha empobrecido a Venezuela, podría mover al entusiasmo, como en muchas ocasiones previas. Pero en política no todo lo que reluce es oro, y es mejor no celebrar antes de tiempo.

La presión internacional contra el régimen autoritario requiere de coordinación y ha de obedecer a una estrategia, que tome en cuenta a los otros aliados, así como la dinámica que desarrollan las fuerzas democráticas internas en su lucha contra la dictadura.

Las sanciones internacionales forman parte de un esfuerzo coordinado de la comunidad internacional para obligar al régimen de Nicolás Maduro a permitir una transición a la democracia. Esto sólo es posible si el bloque de poder que tiraniza Venezuela se divide internamente. La personalización de las sanciones creaba un efecto diferenciador entre los actores, incrementando el costo de salida para los sancionados, reduciendo el costo para aquellos que no lo están.

Lea esta nota completa en ALnavío