konzapata.com

Financial Times plantea que “este es el momento de suspender las sanciones a Venezuela”

martes 31 de marzo de 2020, 16:00h
Por Redacción (KonZ).- Lo plantea Financial Times en un editorial de este martes. Señala que el estado de Venezuela “merece una consideración especial”. Pero, en medio de la pandemia del coronavirus, Donald Trump en vez de bajar ha decidido aumentar la presión contra Maduro. Dice el diario de Londres que “la administración Trump ha optado por redoblar su estrategia de ‘presión máxima’ sobre el señor Maduro. Washington lo acusó el jueves pasado de ser narcotraficante, ofreciendo una recompensa de $15 millones por su captura”. A continuación, el editorial de Financial Times.
Trump en vez de bajar ha decidido aumentar la presión contra Maduro / Foto: Capitolio
Trump en vez de bajar ha decidido aumentar la presión contra Maduro / Foto: Capitolio

“Puede parecer injusto señalar que una nación requiere ayuda especial en medio de una pandemia global, pero el desesperado estado de Venezuela merece una consideración especial. El desastre económico y humanitario causado por el desgobierno del presidente socialista Nicolás Maduro está bien documentado: la producción se ha derrumbado en casi dos tercios desde que asumió el poder en 2013 y casi 5 millones de personas han huido del hambre y la represión por nuevas vidas en el extranjero.

Pese a que la pandemia del coronavirus amenaza uno de los países más débiles del mundo en su área más vulnerable, la atención médica, la administración Trump ha optado por redoblar su estrategia de ‘presión máxima’ sobre el señor Maduro. Washington lo acusó el jueves pasado de ser narcotraficante, ofreciendo una recompensa de $15 millones por su captura.

“Tal solución podría salvar miles de vidas sin otorgar legitimidad a un régimen ilegítimo. La administración Trump, sin embargo, parece ir en la dirección opuesta. Estados Unidos y sus aliados deberían cambiar de rumbo y negociar rápidamente un programa humanitario.”

Las clínicas y hospitales de Venezuela estaban en un estado desesperado incluso antes del coronavirus: una encuesta reciente de médicos realizada por un grupo local sin fines de lucro encontró que sólo una cuarta parte tenía acceso a suministros confiables de agua y dos tercios carecían de guantes, máscaras y jabón. El país también se enfrenta a una amenaza mortal a lo que queda de su economía. El desplome del precio del petróleo, su única exportación significativa se agrega a las sanciones estadounidenses que ya habían limitado severamente la capacidad del gobierno de Maduro para exportar crudo. Ahora, en un mercado global con exceso de oferta, Caracas tendrá dificultades para encontrar compradores.

Las remesas de la diáspora venezolana, otra fuente clave de escasos dólares, van a disminuir drásticamente. Los refugiados venezolanos que trabajan en la extensa economía informal de América Latina han perdido ingresos debido a las drásticas medidas de aislamiento en países como Colombia, Perú y Chile. Muchos todavía en Venezuela dependen de un empleo informal para sobrevivir y no pueden acatar la cuarentena impuesta por el gobierno.

En estas circunstancias, no es de extrañar que el Sr. Maduro haya solicitado 5.000 millones de dólares en ayuda de emergencia a su otrora némesis capitalista, el FMI. El fondo lo rechazó rápidamente, citando la falta de claridad sobre quién gobierna Venezuela: el Sr. Maduro o Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional. El Sr. Guaidó es reconocido por Estados Unidos, la UE y la mayoría de las naciones latinoamericanas como el legítimo presidente de Venezuela porque es líder del único órgano elegido democráticamente del país. Su administración en la sombra controla algunos fondos venezolanos retenidos en el extranjero, pero el Sr. Guaidó no tiene poder dentro de su propio país.

Bin Laden, ‘El Chapo’, Noriega… ¿cómo será el futuro de Maduro tras ser acusado de narcoterrorismo por EEUU?


Leer más

Los esfuerzos para resolver la crisis política de Venezuela se han basado en la falta de voluntad del Sr. Maduro para aceptar una repetición justa de las elecciones amañadas que lo devolvieron al poder en 2017. La administración Trump ha estado endureciendo las sanciones, con la esperanza de desencadenar un cambio de régimen, siendo la última la acusación del Sr. Maduro.

Venezuela necesita un gobierno democrático y libremente elegido, pero el alivio de la crisis humanitaria inmediata es aún más urgente. Esto fue reconocido por António Guterres, el secretario general de la ONU, quien ha pedido una renuncia mundial a las sanciones para permitir un esfuerzo antivirus eficaz. Los emigrados venezolanos han propuesto un acuerdo entre el Sr. Maduro, el Sr. Guaidó y los Estados Unidos para permitir que se desbloqueen miles de millones de dólares de fondos venezolanos recluidos en el extranjero, para comprar suministros vitales en el marco de un plan administrado por las Naciones Unidas.

Cuáles otras pruebas maneja el Departamento de Justicia para poner precio a la cabeza de Maduro


Leer más

Tal solución podría salvar miles de vidas sin otorgar legitimidad a un régimen ilegítimo. La administración Trump, sin embargo, parece ir en la dirección opuesta. Estados Unidos y sus aliados deberían cambiar de rumbo y negociar rápidamente un programa humanitario. El sufrimiento venezolano debe aliviarse antes de que la propagación del coronavirus sea demasiado tarde”.

KonZapata