konzapata.com

El Papa: Los discursos populistas de hoy recuerdan a los de Hitler en 1933

jueves 09 de abril de 2020, 21:17h
Caleb Zuleta (ALnavío).- El Papa Francisco llama a “recuperar la memoria”. Porque la memoria “nos va ayudar” a enfrentar esta crisis que ha generado la pandemia del coronavirus. También llama a actuar con “coherencia”. Le preocupa, dice, “la hipocresía de ciertos personajes políticos que hablan de sumarse a la crisis, que hablan del hambre en el mundo, y mientras hablan de eso fabrican armas”.
El Papa Francisco llama a “recuperar la memoria” / Foto: WC
El Papa Francisco llama a “recuperar la memoria” / Foto: WC

El Papa ha concedido una entrevista a 4 medios de Londres, Roma, Nueva York y Madrid. El de España es el ABC. Cuando el Papa analiza la crisis del coronavirus habla de la memoria y en consecuencia busca llamar la atención sobre lo que ocurre con la naturaleza. Francisco recurre a un dicho español: “Dios perdona siempre, nosotros de vez en cuando, la naturaleza nunca”. Esto para que se tenga presente que hechos recientes de pronto son olvidados como seguramente el mundo se olvidará de esta peste.

“Las catástrofes parciales no fueron atendidas. Hoy día, ¿quién habla de los incendios de Australia? ¿De que hace un año y medio un barco cruzó el Polo Norte porque se podía navegar porque se habían disuelto los glaciares? ¿Quién habla de inundaciones? No sé si es la venganza, pero es la respuesta de la naturaleza”. Y se entiende que esa respuesta es el coronavirus.

El Papa construye entonces todo un discurso de la memoria. Señala: “Tenemos una memoria selectiva. Sobre esto quisiera insistir. Me impresionó cuando se celebró el 70 aniversario del desembarco en Normandía. Había gente de primer nivel de la política y la cultura internacional. Y festejaban. Es verdad que fue el comienzo del fin de la dictadura, pero ninguno se acordaba de los 10.000 muchachos que quedaron en esa playa. Cuando fui a Redipuglia en el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial se veía un bonito monumento y nombres en la piedra, nada más. Yo lloré pensando en Benedicto XV (que se refirió a la Primera Guerra Mundial como «una matanza inútil») y lo mismo en Anzio el día de los difuntos; en todos los soldados norteamericanos allí sepultados. Cada uno tenía una familia, cada uno podía ser yo”.

Lea esta nota completa en ALnavío