konzapata.com

Coronavirus: Venezuela entra en su segundo mes de parálisis económica sin paracaídas de ningún tipo

lunes 13 de abril de 2020, 16:09h
Zenaida Amador (ALnavío).- En la última etapa de 2019 Venezuela experimentó una ligera mejora en la oferta de bienes y servicios gracias al sector privado, lo cual fue posible por la flexibilización que Nicolás Maduro les dio a los empresarios al dejar de lado los controles de precios y de cambio. Pero el sector privado, el mismo que hasta inicios de este 2020 lucía como el salvavidas para impedir el colapso general del país, ahora está fuertemente golpeado por la paralización económica aplicada para contener el Covid-19 y sin asomo de que se tome alguna decisión que le ayude a resistir la crisis.
Maduro promete lo que no tiene / Foto: CCN
Maduro promete lo que no tiene / Foto: CCN

“Cuenten con el gobierno revolucionario para cualquier cosa que necesiten: financiamiento, crédito, moratoria en pagos, todo lo que necesite el empresariado. Venezuela, sí se puede, nosotros somos del tamaño del compromiso que se nos presente, seguimos en batalla”, prometió Nicolás Maduro este fin de semana al decretar 30 días más de cuarentena social en Venezuela como medida para contener la propagación del coronavirus.

Si bien este tipo de afirmaciones son recurrentes, la realidad es otra. Según la Cepal, Venezuela se encuentra entre los países de América Latina y el Caribe que menos medidas ha aplicado en materia económica ante la expansión del covid-19, lo que puede profundizar los efectos de la crisis.

Uno de los grupos empresariales emblemáticos del país, Polar, formalmente informó que debido a la crisis actual, sumada al impacto de seis años consecutivos de recesión, ha tenido que paralizar operaciones de forma progresiva en varias de sus plantas de alimentos. Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar, señaló que específicamente a raíz de la cuarentena, que implica restricciones en la venta de licores, detuvo actividades en la línea de cervezas. Dio las gracias a los accionistas y directivos de la empresa por erogar los fondos para pagarles a los trabajadores y mantener la nómina en una coyuntura en la que no se están generando ingresos.

Lea esta nota completa en ALnavío