konzapata.com

En la historia de Venezuela los militares nunca han estado bajo el control de los civiles

martes 21 de abril de 2020, 19:21h
Hernán Castillo (ALnavío).- “Nada es tan peligroso como un Ejército en medio de una nación pacífica”, dice Alexis Tocqueville. Y de aquí partimos para decir que el tema esencial para comprender el proceso político venezolano, paradójicamente es uno de los temas menos estudiado por la sociedad civil. Me refiero a las relaciones civiles y militares y la seguridad y defensa del Estado democrático.
Con Hugo Chávez los militares coparon el espacio estatal / Foto: YouTube
Con Hugo Chávez los militares coparon el espacio estatal / Foto: YouTube

Hay varias razones que explican por qué la academia venezolana, con importantes excepciones, no ha tenido entre sus prioridades la investigación rigurosa de este problema. Entre otras, no nos hemos propuesto hacer el esfuerzo por eliminar el tabú que existe en Venezuela sobre los estudios militares. Estos trabajos, en cierta forma, son percibidos como peligrosos, con los que el investigador académico corre riesgos; especialmente en el estudio de los temas relacionados con el control civil de las Fuerzas Armadas y la seguridad y defensa del Estado.

Las relaciones civiles y militares en sociedades como Venezuela tienen características dramáticas, en donde entre otros problemas importantes, el lugar y la función que deben ocupar los militares en la sociedad y el Estado, no están absolutamente claro y bajo control. Brian Loveman (1999) así lo plantea en su libro For la Patria, este es probablemente el estudio más completo sobre la evolución histórica del rol político que han desempeñado los militares en América Latina, desde la Colonia hasta finales del siglo pasado, aunque lamentablemente no estudia en detalle el caso Venezuela.

Nuestra élite civil, particularmente la representada en el Parlamento, en ciertas ocasiones ha mantenido en igualdad de plano la relación entre civiles y militares; incluso, a veces ha auspiciado la supremacía militar sobre la sociedad civil, cuando de lo que se trata es de asegurar la supremacía civil sobre lo militar y garantizar la subordinación militar al sector civil, tal como funciona en las sociedades democráticas modernas del mundo occidental. La idea de la unión cívico militar es una desviación civilizatoria que amenaza la supervivencia de la sociedad civil, ya que los militares están armados y los civiles disponemos sólo del ejercicio de la libertad de información y expresión del pensamiento, y de la organización democrática.

Lea esta nota completa en ALnavío