konzapata.com

Ni en Noruega observan condiciones para una nueva negociación entre Guaidó y Maduro

viernes 24 de abril de 2020, 15:19h
Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Las negociaciones están aparcadas. No hay señales de ningún tipo. Uno de los negociadores del equipo de Juan Guaidó dijo: Nada. Nadie ha tomando la iniciativa. Desde Noruega se lo confirman al diario ALnavío. Las condiciones para recomenzar son difíciles.
Elliott Abrams niega contactos formales entre Guaidó y Maduro / Foto: Departamento de Estado
Elliott Abrams niega contactos formales entre Guaidó y Maduro / Foto: Departamento de Estado

Solo rumores. Algunos contactos informales entre dirigentes. Pero esos contactos no determina que se hayan tendido puentes de alto nivel para reiniciar las negociaciones entre Juan Guaidó y Nicolás Maduro. En 2019, por esta época, el equipo de mediación de Noruega ya había adelantado buena parte del recorrido que ni siquiera la megaconspiración del 30 de abril logró parar. Porque es después de la operación que buscaba sacar a Maduro del poder que comenzó la primera ronda en Oslo, en secreto, tal como lo informó en exclusiva el diario ALnavío.

Pero en esta ocasión, las partes niegan que haya adelantos. Lo niega Elliott Abrams. A pesar de que Abrams, enviado Especial para Venezuela del gobierno de Donald Trump, fue el primero en asomar el regreso al formato noruego, a la vez que admitía que se seguía en contacto con el equipo de Oslo. Pero claro. Abrams sigue poniendo la misma condición en caso de que se comience un nuevo capítulo de la historia: La salida de Nicolás Maduro, sobre quien pesa ahora, nada más y nada menos, que una acusación de narcoterrorismo.

Este es el punto que terminó de cambiar la historia. El primero punto fueron las sanciones anunciadas por John Bolton que le dio la excusa a Maduro en agosto del año pasado de no volver a le mesa. El equipo de Guaidó dejó una propuesta y esa propuesta seguía allí. Pero llegó el segundo punto: la acusación del fiscal General de los Estados contra Maduro por narcoterrorismo.

Lea esta nota completa en ALnavío