konzapata.com

Amenaza otra hambruna en Venezuela porque a Maduro se le hará más difícil importar alimentos

viernes 24 de abril de 2020, 19:00h
Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- La escasez de alimentos puede agudizarse en los próximos meses en Venezuela. Ya de por sí el problema es grave, si se toma en cuenta el más reciente informe de la ONU de que 9,3 millones de venezolanos sufrieron hambre extrema en 2019. El Banco Mundial acaba de hacer público un análisis en el cual advierte que el coronavirus impondrá más restricciones a las exportaciones y al mismo tiempo “compras extraordinarias” que afectarán el comercio mundial de alimentos y harán más frágil la seguridad alimentaria.
Qué hará Maduro con menos capacidad de compra y precios más altos / Foto: NicolásMaduro
Ampliar
Qué hará Maduro con menos capacidad de compra y precios más altos / Foto: NicolásMaduro

Venezuela no logró la seguridad alimentaria que se propuso en los años de fabulosos ingresos petroleros. Por el contrario, el chavismo expropió tierras, fincas de ganado y empresas agroindustriales que terminó destruyendo o en niveles mínimos de producción. No es casual la escasez, el desabastecimiento y la hambruna que se desataron en estos años de Nicolás Maduro en el poder, con la consecuencia de un éxodo de más de 6.000.000 millones de personas.

No es un panorama para nada positivo para un país como Venezuela que depende de la importación de alimentos, y sobre todo para abastecer el programa social de asistencia a los más pobres.

Maduro no ha logrado resolver el abastecimiento de productos. La escasez se mantiene en rubros básicos. Venezuela sigue dependiendo de importaciones. Ahora las importaciones son limitadas. No se importa en los volúmenes del pasado. La importación de alimentos se convirtió en un negocio que enriqueció a dirigentes militares y civiles. Se importó hasta el punto de que se pudrieron toneladas de productos sin que hubiera consecuencias. La corrupción campeaba con Hugo Chávez y sigue en vigor con Maduro.

El Banco Mundial aun prevé que “en 2020 los precios mundiales de los productos agrícolas se mantengan en general estables, ya que los niveles de producción y las existencias de la mayoría de los alimentos básicos se encuentran en máximos históricos”.

Pero esto puede cambiar. Porque a pesar de lo bien abastecidos que están los mercados, el Banco Mundial admite que “la preocupación por la seguridad alimentaria ha aumentado”. ¿Y por qué? Porque la pandemia del coronavirus va a impactar los esquemas de comercialización. ¿De qué manera?

El Banco Mundial lo explica. Dice que en la medida en que

“Los países anuncian restricciones comerciales”.

Se prohíban exportaciones de productos básicos.

Algunos “realizan compras extraordinarias”.

Aparezcan “perturbaciones en el comercio”.

Se vean afectadas “la distribución de insumos como fertilizantes, plaguicidas y la disponibilidad de mano de obra”.

De hecho, el Banco Mundial admite que “los desajustes de las cadenas de suministro ya han afectado a las exportaciones de productos perecederos como flores, frutas y hortalizas de algunos mercados emergentes y economías en desarrollo”.

ONU dice que Venezuela es el 4º país del mundo afectado por el hambre y necesitado de asistencia urgente

Leer más

No es un panorama para nada positivo para un país como Venezuela que depende de la importación de alimentos, y sobre todo para abastecer el programa social de asistencia a los más pobres. Si hay compras extraordinarias en los mercados, la competencia por algunos rubros y productos va a ser más feroz. Algo similar ha ocurrido con los insumos médicos en el mercado global. El Banco Mundial llama a esto “compras extraordinarias”, pero en realidad serían operaciones de acopio por parte de algunos países o empresas que temen quedar desabastecidos. Sin descartar a los especuladores de oficio.

De paso, es de prever que aumenten los precios. Tres factores pueden influir en ello.

El cierre de fronteras se mantendrá durante un tiempo.

El costo de transporte aumentará debido a estas restricciones fronterizas.

La competencia por abastecerse será una competencia en precios.

-Las decisiones de hacer acopio de ciertos productos básicos podrían afectar a los flujos comerciales y repercutir en los precios mundiales, señala el Banco Mundial.

Para Maduro el problema es triple. Más competencia para abastecerse. Precios más elevados. Y menos capacidad de compra por la debacle de PDVSA y los precios del petróleo.

El libro El Suicidio del Poder en Venezuela de Juan Carlos Zapata ya está disponible en Amazon y Kindle


Encuentrálo Aquí