konzapata.com

Aquí la historia del piloto que salvó 96 pasajeros pero violó los códigos de la vida y la profesión

martes 28 de abril de 2020, 15:15h
Enrique Vélez (ALnavío).- En estos días de encierro y cuarentena he vuelto a ver y comentar una película protagonizada por el magnífico actor Denzel Washington. Se llama El vuelo, Flight. Como película de acción y drama, es excelente. Desde el punto de vista de la actuación, Denzel Washington fue nominado al Oscar de la Academia. Adicionalmente los efectos visuales y del vuelo están muy bien logrados y simulados.
Una lección moral con Denzel Washington / Foto: Captura
Una lección moral con Denzel Washington / Foto: Captura

El desarrollo de la trama nos conlleva a un conflicto moral muy interesante que es al que me voy a referir más adelante. Pero aun cuando creo que todos los amantes de la aviación y de películas de acción deben haber visto la película, y para todos aquellos que no la han hecho, les hago este recuento.

El 14 de octubre de 2011, el Comandante de Aerolínea o Transporte de Línea Aérea (TLA) William Whip Whitaker (Denzel Washington), después de pasar una noche de sexo, alcohol y dormir muy poco, inhala algo de cocaína para "recomponerse", antes de pilotar un McDonnell Douglas MD-80 cuyo vuelo chárter es el 227 de SouthJet cuyo destino es Atlanta. Al momento de ingresar a la cabina, el copiloto Ken Evans (Brian Geraghty) nota que el capitán está distraído y su conciencia situacional aparenta estar fuera de concentración.

Después del despegue, mientras el copiloto Evans vuela el avión, el piloto discretamente mezcla vodka en jugo de naranja y duerme una siesta. Luego se despierta por una sacudida, justo antes del descenso final y la aeronave entra en picada como resultado de una falla en el estabilizador horizontal, perdiendo además del control ambos motores en el descenso.

Lea esta nota completa en ALnavío