konzapata.com

La última propuesta de Nicolás Maduro es borrar el plan petrolero de Hugo Chávez

jueves 30 de abril de 2020, 15:16h
Zenaida Amador (ALnavío).- En su urgencia por sostenerse en el poder a cualquier precio Nicolás Maduro lleva meses alejándose de la línea ideológica del chavismo. Esa también es sacrificable. Sin recursos y con un modelo económico fracasado, le ha coqueteado a cualquier opción, incluyendo desandar el camino estatista de la industria petrolera. La PDVSA roja rojita de Chávez parece que pasará a la historia como el registro de un desatino.
Chávez se equivocó en la estrategia petrolera / Foto: PDVSA
Chávez se equivocó en la estrategia petrolera / Foto: PDVSA

Recién se formalizaron algunos cambios en la línea de mando del sector petrolero venezolano que, aunque desvencijado y venido a menos, sigue siendo la principal fuente de ingresos de la nación. De esta manera Nicolás Maduro concretó el nombramiento de Tareck El Aissami como ministro de Petróleo, y de Asdrúbal Chávez, primo de Hugo Chávez, como presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA), en reemplazo del general Manuel Quevedo.

El Aissami y Asdrúbal Chávez llevaban años en la estructura de PDVSA y eran parte de la llamada comisión reestructuradora de la industria petrolera que Maduro designó a inicios de 2020, y que debía buscar una vía para revertir el desplome productivo.

Las designaciones, que implican a su vez un reacomodo de los grupos de poder que acompañan a Maduro, constituyen una vía para terminar de materializar un cambio de dirección en el manejo de la política petrolera, consolidando el apetito privatizador del sector, aunque esto vaya en contravía con el espíritu ideológico de Hugo Chávez.

Lea esta nota completa en ALnavío