konzapata.com

Maduro sacrifica a Chávez y a Ramírez y reivindica la PDVSA del último gobierno de la democracia

lunes 04 de mayo de 2020, 15:23h
Juan Carlos Zapata (ALnavío).- La fuente dice. El resumen global es que el proyecto petrolero de Nicolás Maduro es una forma de deshacer todo lo que se hizo en los años de chavismo para volver a la PDVSA de 1998, la de la apertura de Luis Giusti y Rafael Caldera, y toda la democracia.
Se impone la visión petrolera de Rafael Caldera y Giusti / Foto: Captura Youtube
Se impone la visión petrolera de Rafael Caldera y Giusti / Foto: Captura Youtube

La fuente mira el proyecto de la Comisión de Reestructuración de PDVSA, Alí Rodríguez Araque. La Comisión está presidida por el nuevo gurú petrolero y de la economía de Nicolás Maduro, el abogado Tareck El Aissami. La fuente señala: “Otra conclusión es que quieren hacer una empresa que no demande dinero. Y para que no demande dinero tienen que entregar todas las operaciones a terceros”.

La diferencia es que la PDVSA de 1998 generaba dividendos, utilidades, ganancias y dólares. En cambio, “la PDVSA de 2020 no da ni un clavo”, dice la fuente. Es una PDVSA de costos y deudas. Es una PDVSA en default. Es una PDVSA sin transparencia. Es una PDVSA en la que se enquistó la corrupción. Una PDVSA de burócratas.

Señala la fuente. El proyecto es claro. “La intención es quitarse de encima todo lo que metió Hugo Chávez, lo que le metió Rafael Ramírez”. Y estos le metieron una Ley de Hidrocarburos y un sistema fiscal que se convirtieron en camisas de fuerza. Es un modelo inflexible y paralizador, precisa la fuente.

Lea esta nota completa en ALnavío