konzapata.com

23 de Enero

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Lo mejor que he escuchado es esto: “Es como si Maduro no existiera”. Porque hay gente que comienza a vivir la vida como si la Presidencia de Guaidó no admitiera discusión alguna. Es gente de pueblo. Es gente llana. Que ya asume el presente mirando el futuro.

Por Orlando Zamora.- En Venezuela hoy se corrobora que ninguna idea es tan poderosa como aquella que llega en el preciso momento. En más de 20 ciudades del país, el alborozo y la alegría combatiente de los que se saben asistidos de toda razón, unificó a miles y miles de voluntades renuentes a perder la Nación.

Por Orlando Zamora.- Alegría, fe, seguridad en el cambio político de Venezuela. Se siente. Se sintió este 2 de febrero en las principales calles del país. El pueblo tiene ahora profunda convicción y seguridad de su poder real para superar de una vez por todas los 20 años nefastos de la era de chavismo.

Por Orlando Zamora.- Venezuela es un país que se encuentra en el suelo, funcionando a menos de media máquina, donde abundan las colas de hambre, dirigido por un gobierno enfrentado, por ahora, a 30 países que lo desconocen en todo sentido y que sumarán más de 40 en apenas ocho días. Son las naciones de América y Europa vitales para Venezuela.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Jorge Rodríguez lanza un video para afectar a Juan Guaidó y el ministro de propaganda de Nicolás Maduro es quien termina achicharrado. Y con el ministro, el entramado del poder. Aquí se mezclan dos aspectos. El de un régimen sin plan ante lo que se le vino y le viene encima, y la de unos funcionarios sin credibilidad. Así, con el video sobre el Guaidó encapuchado, terminan carbonizados el ministro, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Freddy Bernal. Bernal debe estarse lamiendo la herida más que todos. El Bernal que no es amigo de Jorge Rodríguez y el Bernal que se había distanciado de su “hermano” Cabello y otra vez andan juntos ya que la supervivencia así lo impone.

Por Redacción @konzapata.- Toda una guía política. Eso es el más reciente artículo del padre Luis Ugalde titulado La esperanza toma de la calle. Del texto destacamos estas frases.

Por César Morillo.- La noche de este lunes resultó bastante larga en la desvencijada Caracas. Ayer Nicolás Maduro no durmió como un bebé. El oeste caraqueño, muy cerca del Palacio de Miraflores, fue sacudido por caóticas protestas en las barriadas populares. Esta vez no fue el este de clase media el que salió a protestar, sino el barrio.

Por Juan Carlos Zapata.- Solo faltan los militares. Porque la protesta popular ya comenzó. Los cacerolazos ya se escuchan. El rechazo a Maduro, al Gobierno, y a lo que representan; el rechazo al Grupo de los 7, se hace sentir. Solo falta la Fuerza Armada, y Juan Guaidó lo tiene claro. Solo faltan ellos, los militares, pues la Iglesia está del lado de los que quieren cambio, también la comunidad internacional, también la empresa privada, también los periodistas, también el chavismo disidente, también los partidos políticos, también los movimientos sociales, también la sociedad civil, también las familias de los militares.

Por Orlando Zamora.- Cuanto más grande es el clamor por un nuevo gobierno, el sector más radicalizado y obcecado, que aún sujeta a un pésimo régimen perdido sin brújula, intenta en su desespero tocar tambores de una “guerra popular” sin el acompañamiento del pueblo.

Por José Manuel Rotondaro.- El reconocimiento de Juan Guaidó como el legítimo presidente de Venezuela ha venido acompañado de decisiones respecto a quién le corresponde el control de los activos del Estado venezolano en el exterior. Esta es una situación sin paralelo en la historia moderna: un presidente con control de activos financieros internacionales pero sin capacidad operativa interna para darle uso a esos recursos.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- El discurso militar de Nicolás Maduro ya es viejo. Suena a disco rayado. Maduro llama a la lealtad, a la cohesión, a la disciplina interna. Maduro no quiere sorpresas. Teme sorpresas. Si no las temiera, no actuara en reacción. Pues lo de este domingo en el fuerte Paramacay fue en reacción a la propuesta de Juan Guaidó de que la gente se acercara a los militares y les entregara, les hiciera saber los detalles de la Ley de Amnistía.

Por Orlando Zamora.- El 23 de Enero vuelve a representar una fecha libertaria para Venezuela a 61 años del fin de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. En las principales ciudades del país y en muchas ciudades extranjeras, millones de venezolanos vieron renacer la fe por el definitivo retorno democrático al país.

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Hace unos días estos no era así. Hace unas semanas el Gobierno lo tenía todo calculado. Maduro se juramenta para un segundo periodo presidencial y si se van los embajadores pues que se vayan. Eso decían. Al fin y al cabo el costo de la factura de la comunidad internacional ya se estaba pagando. Nicolás Maduro y Diosdado Cabello y también Jorge y Delcy Rodríguez preveían era esto: más presión del Grupo de Lima, más presión de Europa, más presión de los Estados Unidos. Hasta allí. Lo que no calculaban es que, de pronto, un discurso, una línea política, un acuerdo, un llamado, y una ruta en tres fases –cese la usurpación, transición y elecciones libres-, iba a despertar a todo un pueblo. Pero no en los sectores de siempre. El llamado prendió. Y con ella la protesta nacional. Inclusive en los barrios pobres.

Por José Manuel Rotondaro.- Los periódicos anuncios económicos del gobierno de Nicolás Maduro generan cada vez menores expectativas, al menos de algo positivo. Quizás lo único favorable de la alocución del lunes pasado fue que, al anunciar el incremento del encaje marginal de la banca a 60%, Maduro dejó en claro que es el Gobierno el que decide las medidas en materia monetaria, con la directiva del BCV actuando como mera ejecutora de lo decidido en el Palacio de Miraflores.

Juan Carlos Zapata (ALN).- En Caracas, un puesto de la Guardia Nacional amaneció tomado esta mañana del lunes. Según los videos que se han difundido, los efectivos alzados denuncian la situación de penuria que sufren mientras la oficialidad, la alta oficialidad se llena de dinero, o lo que es lo mismo, se enriquece a base de la corrupción. El puesto rebelde es el Escuadrón Montado de Cotiza.