konzapata.com

Alberto Fernández

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- “La economía del mundo se ha dado vuelta”, dice el presidente de Argentina, Alberto Fernández. La crisis desatada por el coronavirus lo justifica todo. Y justifica el discurso que sostuvo Fernández durante la campaña electoral y ahora en el poder: que Argentina no puede pagar la deuda, que no es que no quiera pagar sino que no puede y que primero hay que poner la economía en marcha para producir dólares y sólo con dólares es con lo que se pagan las deudas en el planeta.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- Brasil, México, Argentina. Tres casos, tres potencias de América Latina. Tres presidentes cuyos estilos se distinguen y hasta se marcan distancia. ¿Pero qué está pasando con el coronavirus?

Rogelio Núñez (ALnavío).- En este nuevo decenio la división bloquea algunos procesos (OEA y Celac) y la fragmentación condena a la extinción de otros (Prosur, Unasur y ALBA). América Latina se ve recorrida por fracturas transversales plasmadas en la pugna entre el Grupo de Lima y el Grupo de Puebla con la crisis de Venezuela recorriendo todas y cada una de las fracturas regionales. La Alianza del Pacífico luce con mejores opciones de futuro, pero condicionada por la necesidad de dar un salto cualitativo para no caer en una inercia paralizante.

Daniel Gómez (ALnavío).- La tarea principal del presidente de Argentina, Alberto Fernández, es renegociar el préstamo del FMI. En las condiciones actuales el país no lo puede pagar. Para que las conversaciones resulten exitosas, Argentina necesita el apoyo de EEUU, socio clave del Fondo. El problema es que en la Casa Blanca están molestos con los movimientos de Fernández en política exterior en lo referente a Evo Morales y Nicolás Maduro.

Daniel Gómez (ALnavío).- Que Evo Morales no esté en Bolivia no quiere decir que su partido esté muerto. Andrónico Rodríguez, posible candidato del MAS, aparece empatado en las encuestas con Fernando Camacho y Marco Pumari, quienes lideraron el movimiento cívico que forzó la dimisión del expresidente. Lo que ocurre es que están inmersos en una disputa que los está dejando mal parados. Y mientras discuten, el MAS se une. Andrónico Rodríguez fue a visitar a Evo Morales en Buenos Aires, y este lunes se dio un baño de masas entre las juventudes del MAS, que lo ratificaron como su candidato para las próximas elecciones. De cara a los comicios tampoco hay que descartar a los exmandatarios Carlos Mesa, Tuto Quiroga y a la presidenta interina, Jeanine Áñez.

Por Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Un venezolano lidera el equipo del FMI que ya comenzó a trabajar con el gobierno de Alberto Fernández. Decimos gobierno, porque Mauricio Macri es historia, y el equipo del peronista lleva días enfocado en el tema de la deuda con el FMI, la deuda que le deja como herencia Macri. Este venezolano se llama Luis Cubeddu y es subdirector del Departamento de Investigación del FMI.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Alberto Fernández tiene un as para enfrentar la crisis de deuda que hereda del gobierno de Mauricio Macri. Ese as no es otro que el propio FMI. Argentina le debe al FMI. El FMI le prestó a Argentina casi 57.000 millones de dólares. Pero, según el presidente electo de Argentina, fue un préstamo para sostener a Macri en el poder, y en eso el FMI fue cómplice, y eso lo sabe Europa, dice, y lo sabe todo el mundo.

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Alberto Fernández, presidente electo de Argentina, fue a México en procura de formar un eje político con Andrés Manuel López Obrador. Fernández ofreció una charla en el que analizó la situación de desigualdad de América Latina. Habló, por supuesto, de Chile. ¿Pero en qué términos lo hizo?

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- El FMI le ha dado la razón a Alberto Fernández. La deuda es impagable. Argentina si no crece, no puede pagar la deuda. Cuando era candidato presidencial, y aun como presidente electo, Fernández señalaba que quería pagar, pero si el país no produce divisas no puede pagar. No hay otra fórmula. No se conoce otra fórmula para pagar, es lo que ha sostenido el presidente de Argentina.

Daniel Gómez (ALnavío).- Al presidente de Argentina, Alberto Fernández, no le gusta que le digan que es complaciente con Nicolás Maduro. Dice que no define al régimen como una dictadura por ser cuidadoso con su posición, pero que sí lo ha condenado en numerosas ocasiones por violar los derechos humanos.

José Miguel Farías (KonZ/Rendivalores).- La agencia calificadora de riesgos, Fitch Ratings, sacó este lunes a la deuda soberana de Argentina de “default restringido” y la colocó en “CC”, luego de terminar una postergación unilateral del pago de Letras del Tesoro. Fitch Ratings subió la calificación de Argentina, revirtiendo el recorte del viernes a la moratoria restringida impuesta después de que el gobierno retrasara los pagos de 9.100 millones de dólares de Letras del Tesoro. La calificación de incumplimiento de los emisores a largo plazo se elevó a CC, dijo Fitch en un comunicado, al tiempo que indicó que era muy probable que se produjera otro incumplimiento de algún tipo.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- En estos próximos días, Alí Moshiri estará viajando de Houston a Nueva York. Pero siempre con el foco puesto en Caracas. Porque Alí Moshiri, uno de los petroleros con mayor experiencia en el mundo, se prepara para entrar en grande en Venezuela. Este hombre conoce Venezuela y, por supuesto, conoce la dinámica del poder en los Estados Unidos. Por ello va a Nueva York. Tras la gestión de mucho dinero. Cientos de millones de dólares cuyo destino sería la Faja del Orinoco.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Evo Morales dejó a Bolivia en el caos. Lo que hizo y lo que está haciendo forman parte del patrón del chavismo. Después de mí, el diluvio. Yo soy el único que garantiza la paz, decía Hugo Chávez en Venezuela. Yo soy el único que garantiza la pacificación, señala Evo Morales, desde su exilio en México. Hace una semana que Evo Morales se fue de Bolivia. Renunció. Y con él, el núcleo del poder. Pero Evo Morales dejó dadas y sigue dando las instrucciones a su partido, el MAS, y a los movimientos que lo respaldan, de cómo deben actuar para que la paz no vuelva a Bolivia, y sea llamado de vuelta a la Presidencia. Ya ha dicho, quiere volver con el fin de darle término al mandato. Esta puede ser una trampa más de Evo Morales. ¿Qué garantías hay de que suelte el poder?

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Alberto Fernández sigue sin nombrar a Nicolás Maduro. Es como si la línea estuviera marcada. Como si la decisión es mantenerse bien lejos de Maduro, y de su régimen autoritario, que así es como lo define el presidente electo de Argentina. Pero lo curioso es que Fernández también mantiene cierta distancia con Hugo Chávez y el chavismo. Ya lo hizo y lo volvió a hacer. ¿Dónde?

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- No fue olvido. No pudo ser olvido. Porque al kirchnerismo no es posible entenderlo sin Hugo Chávez. Ni tampoco es posible hablar de Rafael Correa. Ni tampoco de Evo Morales. Ni siquiera de Lula Da Silva. Y no hablar de Hugo Chávez. Pero el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, no habló, no mencionó, a Hugo Chávez cuando en una conferencia en México analizó la que él llama la década progresista que vivió América Latina. Interesante esta omisión de Alberto Fernández. Muy a propósito. Aquí está la explicación.