konzapata.com

Carlos Holmes Trujillo

Zenaida Amador (KonZ).- El rearme de una fracción de las FARC y la posibilidad de que sus líderes se encuentren en Venezuela detonaron una nueva oleada de tensiones entre Bogotá y Caracas. Mientras Nicolás Maduro utiliza la coyuntura para manejar su propio conflicto interno, el gobierno de Iván Duque espera escalar la situación a Washington a la espera de medidas contundentes.

Zenaida Amador (ALN).- Juan Guaidó sabe que su vuelta al país es una nueva medición de fuerzas con Nicolás Maduro. Él es el centro de la atención global, es reconocido por buena parte de la comunidad internacional como el presidente legítimo de Venezuela y está al frente de la cruzada por restaurar la democracia en la nación. En esencia, es la esperanza de un cambio que Maduro quiere anular. El riesgo es alto, especialmente tras las últimas muestras de radicalización de Maduro, quien ya no pierde tiempo en el cuidado de las formas a la hora de tratar de alcanzar sus objetivos.
  • 1