konzapata.com

Cilia Flores

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Nadie está contento en Venezuela. Nadie puede estarlo. Ni el padre de familia. Ni el joven universitario. Ni la madre. Ni el trabajador. Ni el empleado público. Ni el rico ni el pobre. Ni el político de oposición. Ni el político chavista. Ni siquiera el político más madurista. Ni el militar. Nadie está contento. Ni Maduro. Ni Guaidó.

Por Pedro Benítez (ALnavío).- ¿Por qué Nicolás Maduro no encarcela a Juan Guaidó? Lo amenaza directa e indirectamente. Encarcela y persigue a sus colaboradores. Estrecha el cerco en su contra. Incluso Cilia Flores pronunció algo que sonó a sentencia: “Guaidó no se salva de esta”, haciendo referencia a la Operación Gedeón. Pero no lo detienen. ¿Por qué?

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Ayer jueves lo decíamos. Uno de los peores enemigos de Maduro es la pésima imagen del régimen en el mundo. A pesar de la serie televisada que Maduro, Cabello y Cilia Flores han montado con la Operación Gedeón, no hay actor en la comunidad democrática internacional que les compre el libreto, que los apoye, que condene los hechos.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Nada es estable. Nada puede ser estable en el régimen de Maduro. No ha pasado un acontecimiento cuando ocurre otro. Lo que no pasa es el despeñadero. Es lo único que no es estable. Porque cambia de dirección. Y movimiento. Y velocidad. Hay un aspecto que sin embargo es constante. Y es la solución a la crisis. ¿Las elecciones presidenciales? ¿Siguen vigentes? Les cuento una experiencia muy cercana de unos empresarios con algunos jerarcas del régimen.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- El problema es el fracaso. El problema es el miedo. ¿Dónde están los autores materiales e intelectuales del incendio de los galpones del CNE? El autor intelectual es alguien que tiene miedo a contarse con reglas de juego claras y sin ventajismo. Por eso queman las máquinas. ¿Y por qué el miedo? Por el fracaso. Lo de PDVSA tiene esa dosis. De fracaso y miedo. En PDVSA no fracasaron el general Manuel Quevedo y su equipo. Fracasaron también Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Delcy Rodríguez, y Tareck El Aissami que son los que vienen manejando la empresa. Quevedo no pudo con la producción petrolera. Pero no fue Quevedo. Fueron todos ellos los que no pudieron. ¿Y ahora? La persecución otra vez.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- El G-5 del régimen de Maduro no va a ceder en la agenda del golpe de Estado contra Guaidó y la Asamblea Nacional. Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Cilia Flores, Delcy y Jorge Rodríguez, diseñaron la ruta que llevará al régimen, según sus cálculos, a convocar las elecciones parlamentarias 2020 y así ponerle la mano al Parlamento. Para este plan cuentan con el respaldo del general Vladimir Padrino López y de Rusia.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Se dio el golpe de Estado contra Juan Guaidó. Maduro dijo que Diosdado Cabello lo había pronosticado. Para Nicolás Maduro y Cabello, la junta directiva de la Asamblea Nacional que reconocen es la que encabeza el diputado Luis Parra. De modo que para Maduro y Cabello, Guaidó no es presidente del Parlamento y por tanto tampoco presidente Interino. Y si no lo es, Fabiana Rosales tampoco es Primera Dama.

David Placer (ALnavío).- Esta es la segunda entrega de la entrevista de Rafael Ramírez con el diario ALnavío. Aquí habla por primera vez de su primo Diego Salazar, el hombre que manejó los seguros y reaseguros de PDVSA mientras Ramírez se desempeñaba como presidente de Petróleos de Venezuela. Diego Salazar que terminó preso en La Tumba y El Helicoide. Ramírez acusa al entorno del propio Maduro de estar detrás de una trama de extorsión.

Pedro Benítez (ALnavío).- El madurismo insiste en sus maniobras de distracción. Umberto Eco señalaba que ante la opinión pública se puede tapar una crisis con otra crisis, un escándalo con otro escándalo. El chavismo ha sido experto en este tipo de estratagemas. La falsa invasión armada de la semana pasada le ha dado la oportunidad distraer la atención del principal problema que paraliza a Venezuela y que Nicolás Maduro se ha mostrado incapaz de resolver: la crisis de la gasolina.

Zenaida Amador (ALnavío).- Desde el 23 de enero de 2019 han pesado sobre Juan Guaidó decenas de amenazas y riesgos. Haber asumido la Presidencia Interina dada la usurpación de la presidencia de Venezuela por parte de Nicolás Maduro ha sido razón suficiente para que el régimen tendiera un cerco a su alrededor, detuvieran a miembros de su equipo de trabajo y, en más de una ocasión, lo hayan agredido físicamente. Sin embargo, las autoridades nunca han dado el paso para atreverse a encarcelar a quien es reconocido como el presidente legítimo de Venezuela por más de 50 naciones. Al menos así había sido hasta ahora.

Juan Carlos Zapata (ALnavío).- Hace un año fue la megaconspiración que intentó sacar a Maduro del poder. El protagonista militar de esta evento, hace un balance. ¿Fue un fracaso? ¿Qué se logró? ¿Y qué nuevas revelaciones hay sobre la mesa?

Caleb Zuleta (KonZ).- O la gente se equivoca. O los dirigentes engañan. O la gente se autoengaña, lo cual no está descartado. Pasa con Nicolás Maduro. Pasa con Daniel Ortega. Ortega fue mandatario antes que Maduro. Pero el Maduro cruel e implacable, ¿fue antes que Ortega? El poder transforma a los hombres, reza el refrán. ¿Transformó a Maduro? ¿Transformó a Ortega? ¿Ya eran así? Desde Nicaragua llega una versión.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Son los cinco y el guardaespaldas. Los cinco que constituyen el anillo del poder. Y aquí no hay policía malo ni policía bueno. Todos juegan en la misma operación. A sostenerse en el poder, sin que les importen los costos que ello le genera a Venezuela. Los cinco y el guardaespaldas: Nicolás Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez y el general Vladimir Padrino López.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- Viene la salutación de fin de año. Maduro va dirigirse en las próximas horas al mundo militar. Y desde hace varios días se analizan los datos del más reciente “estado político” que se levanta en los cuarteles con el fin de pulsar la opinión de los oficiales, en qué andan y qué piensan sobre la situación del país.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- La destrucción de PDVSA con Maduro es tres veces más profunda que cuando el paro petrolero. Lo dice el exZar de PDVSA, Rafael Ramírez. Porque con Maduro se han destruido la imagen de la empresa, los yacimientos, la capacidad productiva, los recursos humanos, las instalaciones. Se ha destruido todo. Hasta la “moral, la autoestima, la conciencia, el compromiso”. En una escala de 1 a 10, con el paro de 2002 la destrucción fue de nivel 3 mientras que con Maduro alcanza nivel 10.