konzapata.com

CNE

Zenaida Amador (KonZ).- Son momentos cruciales para la definición de la agenda político-institucional de Venezuela y eso lo saben bien tanto los opositores como el chavismo. De allí que Guaidó esté aumentando la temperatura de la calle para generar presión interna y acompasarla con la creciente presión internacional que se está ejerciendo contra Maduro. La idea es forzarlo a aceptar “una elección presidencial libre, justa y verificable”, antes de que el régimen consume su objetivo de desmontar la Asamblea Nacional en unos comicios amañados.

Pedro Benítez (ALnavío).- Que Nicolás Maduro no haya designado por vía del Tribunal Supremo o de la Constituyente un Consejo Nacional Electoral (CNE) a su medida, y que ahora afirme estar dispuesto a aceptar uno designado por la Asamblea Nacional (AN) es una señal clara de que la estrategia de presión internacional de Juan Guaidó ha funcionado. Al menos por ahora. Estamos viendo lo que quizás sea la última oportunidad de llegar a un acuerdo político en Venezuela antes de que la presión por parte de la Casa Blanca al régimen de Maduro escale a otro nivel.

Por Juan Carlos Zapata (KonZ).- AD sube. En el ámbito nacional como en el segmento de opositores. Por el contrario, Voluntad Popular baja y Primero Justicia se estanca. El PSUV también sube. Esto lo dice la más reciente encuesta de Datincorp que, entre otros aspectos, apunta que si hay acuerdo entre el gobierno de Maduro y la Asamblea Nacional para escoger un nuevo CNE, una abrumadora mayoría irá a votar.

Por Caleb Zuleta (KonZ).- La diplomacia de Maduro se mueve. Se mueve por Europa. Se mueve menos por América Latina. Pero se mueve. Intenta con dirigentes del PSUV y de la oposición minoritaria acciones en el Parlamento Europeo. Estos mismos entregan por taquilla una carta al Papa. Se reúnen con algunos eurodiputados de izquierda. Son acciones limitadas. De poco impacto. Pero no dejan de moverse. Y es lo que acaba de hacer en Rusia la diplomacia de Maduro con el excandidato Henri Falcón.

Zenaida Amador (ALnavío).- Juan Guaidó y Nicolás Maduro siguen de frente en la puja por perfilar el sistema electoral que definirá el futuro político de Venezuela. Guaidó hace intentos por imponer desde la mayoría parlamentaria opositora unas condiciones mínimas para avanzar hacia un ente electoral que garantice comicios democráticos en Venezuela, mientras que Maduro está moviendo todas sus piezas para bombardear cualquier iniciativa que ponga en riesgo su permanencia en el poder. La última jugada de Maduro es afirmar que hay negociaciones avanzadas para garantizar la participación política en unas elecciones parlamentarias bajo las condiciones que su régimen propone.

Juan Carlos Zapata (KonZ).- Si todos los partidos de la oposición estuvieran haciendo lo que a conciencia está adelantando Acción Democrática, otro sería el escenario de presión de calle contra el régimen de Nicolás Maduro. AD prepara el terreno de la maquinaria electoral, pero es más que eso.

Por Omar Noria.- Hemos visto cómo esta, autoproclamada, revolución del siglo XXI, se ha organizado alrededor de un círculo de hierro construido sobre una idea: “Limpieza Ideológica”. Si es que se puede llamar a esta aglomeración de nociones y consignas llevadas hasta el disparate, ideología. Pero el punto es que el chavismo construyó una suerte de Comité de Salud Pública de la revolución que ha tenido como función vigilar y corregir los desvíos ante el orden que impone el aparato gubernamental y su pretensión de homogenizar el poder total. Para ello se ha valido de un uso e interpretación de la ahora moribunda Constitución de 1999, muy a su favor.
  • 1

Por Caleb Zuleta (KonZ).- El G-5 del régimen de Maduro no va a ceder en la agenda del golpe de Estado contra Guaidó y la Asamblea Nacional. Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Cilia Flores, Delcy y Jorge Rodríguez, diseñaron la ruta que llevará al régimen, según sus cálculos, a convocar las elecciones parlamentarias 2020 y así ponerle la mano al Parlamento. Para este plan cuentan con el respaldo del general Vladimir Padrino López y de Rusia.

Caleb Zuleta (KonZ).- 2020 será año electoral. Parece inevitable. Puja hacia allá el régimen de Nicolás Maduro. Puja hacia allá la comunidad internacional. Los Estados Unidos habla de elecciones, sin aclarar si se trata de presidenciales o parlamentarias. Rusia y China, apuestan por las elecciones. El informe de Michelle Bachelet ve elecciones en 2020. Algunos partidos políticos se preparan. Y en la Asamblea Nacional está abierto el debate para la designación de un nuevo CNE.

Pedro Benítez (ALnavío).- Hoy en Venezuela tanto chavistas como antichavistas desean un cambio. La estrategia de Juan Guaidó es poner en evidencia que el obstáculo para ese cambio tiene nombre y apellido: Nicolás Maduro. Este quiere aparentar ante el mundo que pretende normalizar la vida política nacional escogiendo a su propia oposición y justificando la elección de nuevos miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) por parte de un órgano que controla, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), desconociendo a la institución que constitucionalmente tiene esa responsabilidad, la Asamblea Nacional.

Zenaida Amador (KonZ).- Si bien Juan Guaidó, quien en enero asumió las funciones ejecutivas de la República, estableció el cese de la usurpación de la Presidencia por parte de Nicolás Maduro, el establecimiento de un Gobierno de transición y la celebración de elecciones libres como la ruta de acción a seguir para regresar a Venezuela a la senda democrática, estos pasos no se han cumplido hasta ahora. Aun así la maquinaria política venezolana ya comienza a activarse.