konzapata.com

Confidenciales KonZapata

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Jorge Rodríguez lanza un video para afectar a Juan Guaidó y el ministro de propaganda de Nicolás Maduro es quien termina achicharrado. Y con el ministro, el entramado del poder. Aquí se mezclan dos aspectos. El de un régimen sin plan ante lo que se le vino y le viene encima, y la de unos funcionarios sin credibilidad. Así, con el video sobre el Guaidó encapuchado, terminan carbonizados el ministro, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Freddy Bernal. Bernal debe estarse lamiendo la herida más que todos. El Bernal que no es amigo de Jorge Rodríguez y el Bernal que se había distanciado de su “hermano” Cabello y otra vez andan juntos ya que la supervivencia así lo impone.

Por Juan Carlos Zapata.- Ni en los cálculos de los más optimistas se preveía lo que ocurrió el 23 de Enero en Venezuela. El país se levantó y rechazó a Maduro y a la cúpula del poder. Ahora se desencadenan los eventos y la suerte de Maduro, la de Juan Guaidó, la de Venezuela entera, se decide en varios terrenos.

Por Juan Carlos Zapata.- Solo faltan los militares. Porque la protesta popular ya comenzó. Los cacerolazos ya se escuchan. El rechazo a Maduro, al Gobierno, y a lo que representan; el rechazo al Grupo de los 7, se hace sentir. Solo falta la Fuerza Armada, y Juan Guaidó lo tiene claro. Solo faltan ellos, los militares, pues la Iglesia está del lado de los que quieren cambio, también la comunidad internacional, también la empresa privada, también los periodistas, también el chavismo disidente, también los partidos políticos, también los movimientos sociales, también la sociedad civil, también las familias de los militares.
  • 1

Por Juan Carlos Zapata @periodistajcz.- Hace unos días estos no era así. Hace unas semanas el Gobierno lo tenía todo calculado. Maduro se juramenta para un segundo periodo presidencial y si se van los embajadores pues que se vayan. Eso decían. Al fin y al cabo el costo de la factura de la comunidad internacional ya se estaba pagando. Nicolás Maduro y Diosdado Cabello y también Jorge y Delcy Rodríguez preveían era esto: más presión del Grupo de Lima, más presión de Europa, más presión de los Estados Unidos. Hasta allí. Lo que no calculaban es que, de pronto, un discurso, una línea política, un acuerdo, un llamado, y una ruta en tres fases –cese la usurpación, transición y elecciones libres-, iba a despertar a todo un pueblo. Pero no en los sectores de siempre. El llamado prendió. Y con ella la protesta nacional. Inclusive en los barrios pobres.